El brócoli es un vegetal nutritivo y muy versátil a la hora de cocinar, que nos ofrece recetas con un sabor delicioso. Además tiene multitud de beneficios para la salud; protege la vista, controla la presión arterial, es antimicrobiano y anticancerígeno, antioxidante, diurético, fortalece el sistema inmunológico, etc.

Es un complemento ideal si buscas bajar de peso o simplemente comer más sano. Tiene elevados contenidos en vitamina C, hierro, beta-caroteno, potasio y ácido fólico.

Por todo ello, resulta una excelente opción en tu dieta y para ello vamos a enseñarte de forma sencilla cómo puedes cultivar en casa tu propia planta de brócoli en tan solo 2 pasos, sin necesidad de tener un huerto, ¡solo necesitas una maceta!

1. Selecciona el tipo de brócoli que deseas cultivar

Existen diferentes variedades, que varían dependiendo del sabor, si es más intenso o no: rappini de otoño temprano, sessantina grossa, sorrento y zamboni. Estas son las llamadas variedades de brócoli raab y se cultivan de forma rápida. Tardan entre 40 y 55 días en madurar si se plantan en primavera, o si se plantan en otoño tardan entre 50 y 75 días.

2. Elige la maceta y prepara la tierra

Si vas a plantar semillas, necesitarás primero hacerlos germinar en un semillero o recipiente pequeño (como un envase de yogur con agujeros en la base). Una vez que hayan germinado, podrás traspasarlo a la maceta.

En la tierra de la maceta, haz agujeros de 1.5 cm de profundidad en hileras con 10 cm de separación entre cada una. Coloca unas cuantas semillas en cada agujero y cúbrelas con tierra.

El brócoli prefiere la tierra con un pH de entre 6.0 y 7.0, por lo que debes tener en cuenta este dato a la hora de elegir la tierra, aunque siempre te puedes dejar asesorar por los expertos de la tienda.

Por último, riega abundantemente después de plantar las semillas de brócoli. Empapa la tierra, pero asegúrate de no dejar charcos de agua.

¡Ya solo queda esperar y podrás disfrutar de tu planta de brócoli!

Fuente: La Bio Guia