Saltar al contenido

En qué consiste el método japonés para vivir más de 100 años

Japón es una de las sociedades con más centenarios del mundo. De acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza de vida de sus habitantes es la más elevada del planeta. Según el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar de Japón, en 2019, se registraron 71.274 personas mayores de 100 años y la gran mayoría cuenta con un estado de salud óptimo.

 

Las mujeres representan el 88,1 % del total. En la ciudad de Fukuoka, Tanaka Kane, con 116 años, fue reconocida oficialmente por el récord Guinness como la persona más longeva del mundo. Asimismo, Watanabe Chitetsu, con 112 años, fue reconocido como el hombre de mayor edad en el mundo.

 

Sin embargo, ¿cuáles son los factores que contribuyen a su longevidad? Los japoneses prestan mucha atención a su alimentación, hábitos y forma de vida. Todo se puede resumir en una palabra: ikigai (razón de vivir).

 

El método japonés para vivir 100 años

 

“Hara hachi bu”

 

Es una técnica de alimentación que literalmente significa “estómago lleno 8 veces de 10”. Es decir, no comer en exceso y alcanzar un 80 % de la saciedad para evitar algunos problemas relacionados con comer en exceso, como indigestión o hinchazón abdominal.

 

Debemos escoger bien los alimentos que serán los protagonistas de una alimentación saludable. Los alimentos que sacian y no engordan son las patatas cocidas; aportan alrededor de 240 calorías, el aguacate, la avena; que contiene carbohidratos, proteínas y fibra. El pan integral; rico en fibra. Las legumbres, el chocolate negro (tiene propiedades antioxidantes), los frutos secos, las verduras y frutas frescas”, sostiene.

READ  Seguro que no conocías estos usos del papel de aluminio

 

La deshidratación de los alimentos

 

Según la web especializada en nutrición Guiadesuplementos, la deshidratación es uno de los métodos más antiguos de la historia y puede aumentar el valor nutricional de algunos alimentos.

 

“El secado de alimentos destruye algunos nutrientes como la vitamina C. Sin embargo, cuando eliminamos el agua existe una mayor concentración de otros nutrientes, ofreciendo mayores calorías, fibra dietética, vitaminas y minerales. Por ejemplo, el nabo deshidratado proporciona 15 veces más energía y 16 veces más fibra dietética. Asimismo, 100 gramos de albaricoques secos tiene 260 calorías, mientras que los frescos tienen 51 calorías”, indica el portal.

 

Limitar el consumo de azúcar y grasas

 

Reducir el consumo de azúcar y grasas saturadas es fundamental para mantener la salud cardiovascular. El azúcar se encuentra naturalmente en algunos alimentos, como la lactosa en la leche o la fructosa en las frutas. No obstante, los azúcares añadidos en alimentos y bebidas trae como consecuencia más calorías, lo que se traduce en un aumento de peso. 

 

Los japoneses limitan su consumo de calorías, concretamente 2.719 calorías diarias. Además, la cocina japonesa aporta mucho menos lípidos (grasas), en comparación con la de otros países. Por ejemplo, en Estados Unidos, los lípidos representan el 41.8 % de una comida, mientras que en Japón solo el 28,6 %”.