Saltar al contenido

7 consejos para aumentar tu fuerza mental

fuerza mental

El propósito del entrenamiento mental es poder invocar la propia fuerza, especialmente la psicológica, en el momento requerido.

Porque la capacidad de concentrarse al máximo en el momento adecuado y de reunir las energías es, en última instancia, también decisiva para el éxito o la superación de un desafío.

No solo los atletas se benefician de la fuerza mental, sino todas las personas que tienen que lograr cosas extraordinarias para poder actuar con objetivos o incluso en situaciones extremas.

Gente mentalmente fuerte

Cuanto más fuerte es una persona mentalmente estable, menos temores y dudas siente en el camino hacia la meta o en la situación correspondiente, incluso en circunstancias adversas. 

Recuerdo la declaración de un médico de urgencias que comentó sobre su estrés en situaciones extremas en una entrevista: Simplemente trabajas y haces lo que tienes que hacer. Las emociones a menudo solo surgen después, tan pronto como todo termina durante mucho tiempo.

Las personas mentalmente fuertes pueden concentrarse en su objetivo, en su tarea, incluso en situaciones difíciles. Desde su punto de vista, los contratiempos y las derrotas sirven para aprender de los errores y no conducen a la frustración tan rápidamente como en las personas que no son tan estables mentalmente.

Lo siguiente se aplica especialmente a los deportistas:

La fuerza mental estabiliza la salud y el rendimiento físico y mental. Numerosos atletas competitivos tienen un entrenador mental a su lado. Porque de nada sirve, estar en las mejores condiciones físicas si la “cabeza no juega”.

Si un atleta se «debilita» mentalmente, esto se puede demostrar por el hecho de que siempre marca los mejores tiempos en los entrenamientos, pero siempre termina en los rangos más bajos en las competiciones debido a errores.

Pero, ¿Es posible incluso entrenar la fuerza mental? ¿No es más bien «innato»?  Un alto grado de fortaleza mental ciertamente necesita ambos: talento y entrenamiento.

Entrenamiento mental: ¿cómo funciona?

Básicamente, el entrenamiento mental es similar a la meditación. Su propósito es armonizar el cuerpo, la mente y el alma, unir tus fuerzas y alinearlas con el objetivo previsto.

Porque solo a través de un equilibrio entre cuerpo, mente y alma se puede aumentar y aprovechar plenamente el potencial de rendimiento.

De nada sirve si la mente consciente quiere ganar, pero la mente subconsciente crea escepticismo. El estrés, el miedo y la inseguridad afectan el desempeño y, a veces, conducen al fracaso de un proyecto.

Cómo entrenar tu fuerza mental

A continuación, he enumerado formas en las que puedes aumentar y movilizar tus fuerzas mentales para poder activarlos cuando los necesites.

Prepárate

La preparación puede no estar directamente relacionada con la fortaleza mental de uno u otro. Pero solo a primera vista. Aquellos que se preparan intensamente para su tarea, para el desafío, actuarán en consecuencia con más confianza.

Por ejemplo, los servicios de emergencia han practicado los procedimientos en situaciones extremas en innumerables ocasiones y están, en la medida de lo posible, bien preparados.

Esa es una de las razones para «funcionar» en tales situaciones. Por lo tanto, la preparación también juega un papel importante para poder recuperar la fuerza mental con precisión milimétrica.

Usa la autosugestión

Ya sea que creas que puedes hacerlo o que creas que no puedes, ¡definitivamente tendrás razón! Cualquiera que dude del objetivo previsto tendrá dificultades para lograrlo. Cuanto mayores sean las dudas, mayor será la probabilidad de fracaso.

Un deportista que quiere ganar desesperadamente, pero tiene grandes dudas al respecto, pone obstáculos en su camino. Estas dudas actúan como una mochila pesada en el camino hacia la meta, desde la preparación hasta la competencia en sí.

Tales dudas sobre uno mismo se hacen sentir a través de pensamientos «destructivos». Y son precisamente estos pensamientos los que deben mantenerse bajo control. Esto se puede lograr con la autosugestión.

Piensa en tu objetivo y sigue diciéndote a ti mismo: «Puedo hacerlo, puedo hacerlo…» por la mañana después de levantarte, mientras te cepillas los dientes, en el desayuno, al mediodía, por la noche y justo antes de ir para dormir. Evita los pensamientos negativos que sugieran que no puedes hacerlo.

Accede al subconsciente con visualización

La visualización que ciertamente ya has observado en atletas que están cerca de la competencia. Por ejemplo, con los corredores de esquí que, antes de la salida, conducen mentalmente por la pista con los ojos cerrados y realizan los movimientos adecuados.

La visualización no se trata solo de imaginar la situación (competitiva) con imágenes lo más detalladas posible, sino también del objetivo alcanzado. Es esencial que haya imágenes de pensamientos positivos combinados con emociones, por ejemplo, la percepción de alegría, el alivio después de cruzar la línea de meta.

Cuanto más fuertes se sienten estas imágenes de pensamiento y las emociones, mayor es la influencia positiva en el subconsciente.

Lidia con los obstáculos en tu cabeza

Si los miedos o los pensamientos negativos obstaculizan tu éxito, entonces debes lidiar con ellos conscientemente. La represión es contraproducente. Incluso si estos obstáculos en tu cabeza no desaparecen de un día para otro, si aceptas tus miedos, acéptelos, puede ser un gran paso hacia tu objetivo.

Es mejor lidiar con tus propios miedos y dudas por escrito. Porque la discusión escrita suele ser mucho más intensa y, a menudo, tiene un efecto depurativo.

Lleva un diario

Llevar un diario y confiarle todas las preocupaciones y miedos por escrito ayuda a captar los pensamientos (negativos) y a reflejarlos con calma. Tratar directamente un problema en particular a menudo conduce a su solución.

En el diario, sin embargo, debes anotar sobre todo situaciones en las que ya hayas demostrado fortaleza mental. Este enfoque en los éxitos ya logrados refuerza la confianza en uno mismo y, por lo tanto, también la fortaleza mental. Esto funciona mejor con un diario de éxitos. El proceso escrito es una herramienta eficaz para desarrollar la fortaleza mental.

Encuentra tu entrenador mental personal

Difícilmente hay un atleta profesional que no dependa de un entrenador mental. Tal entrenador lo apoya en la “programación” de su mente consciente y subconsciente hacia los objetivos previstos.

Pero no tiene por qué ser un entrenador. En tu entorno privado encontrarás personas que creen en ti y en tus objetivos, que te inspiran, que te ayudarán en caso de contratiempos y te renovaran.

Dicho apoyo puede hacer una contribución significativa para garantizar que te encuentres en la situación (extrema), por ejemplo, en competición: podrás recuperar tus habilidades mentales con una precisión milimétrica.

La fuerza radica en la tranquilidad: busca el silencio

Este dicho va al grano. Porque ¿qué hace un deportista unos minutos antes de la gran competición? Bien, se adentra en sí mismo, busca paz y tranquilidad.

Por tanto: si te enfrentas a una situación desafiante en la que necesitas todas tus fuerzas, aíslate. Al menos durante unos minutos. Si es posible, retírate a un lugar donde no te molesten.

Respire hondo y luego visualiza tu gran proyecto. Motívate con la autosugestión. ¡Y luego alcanza el gran objetivo, el desafío!

Así es como te vuelves fuerte mentalmente

Finalmente, un resumen de cómo puedes entrenar tu fuerza mental:

  • Prepárate.
  • Practica la autosugestión y transforma los pensamientos destructivos en constructivos.
  • Visualizar.
  • Enfréntate a los obstáculos en tu cabeza (por escrito).
  • Lleve un diario (de éxitos).
  • Encuentra tu entrenador mental personal.

La fuerza está en la tranquilidad: busca el silencio.