Comenzamos el año llenos de nuevos objetivos que cumplir y, por regla general, tras los excesos de las Navidades, hacer ejercicio y perder aquellos kilos de más suele ser el primero que queremos tachar de la lista.

Enero parece el mes de las oportunidades, donde todo puede cambiar, y eso nos motiva a ponernos en marcha y a ilusionarnos con nuevas metas. Pero lo cierto es que el deporte y las dietas precisan de algo mucho más importante: la constancia.

Hacer deporte y mantener una dieta sana y saludable es fundamental para el día a día. Para los que no sean apasionados de un deporte en concreto, el gimnasio viene genial, ya que nos permite ejercitar todo el cuerpo más allá de la temperatura que haga en el exterior. Y seamos sinceros, en Enero se abarrotan de gente.

Pues bien, nosotros queremos que este año triunfes con tu propósito y para eso queremos enseñarte cuáles son los 15 errores más comunes que solemos cometer cuando vamos al gimnasio. Si los evitas, verás que los buenos resultados llegarán mucho más rápido. ¡Atento!

1. Solemos hacer ejercicio con el estómago vacío

Es importante hacer las 5 comidas diarias para activar nuestro metabolismo. Del mismo modo, si queremos hacer un entrenamiento efectivo, es importante que tengamos algo de alimento. Eso sí, algo ligero como una pieza de fruta o pavo.

2. Nos creemos expertos

En los gimnasios nos encontramos personal cualificado capaz de hacernos una rutina específica. Por muchas películas de Rocky que hayas visto, seguro que la rutina que tú mismo te has puesto no es igual de efectiva, así que déjate aconsejar.

3. Repetir los mismos ejercicios una y otra vez

La primera semana de gimnasio nuestro cuerpo tendrá que trabajar mucho para llegar a los objetivos, pero si repetimos siempre la misma rutina es el propio cuerpo que llega a su zona de confort, y aunque repitamos los ejercicios, nuestro cuerpo no trabajará igual. Hay que ir subiendo el nivel poco a poco y variar los ejercicios.

4. Descansar demasiado entre ejercicio y ejercicio

No hay que forzar demasiado al cuerpo pero tampoco hay que dejar que se relaje del todo entre serie y serie. Una vez más, déjate aconsejar por los expertos sobre el tiempo de descanso adecuado para ti.

5. Ir vestido como no debemos

La ropa deportiva no sólo sirve para lucirla, elegirla bien es, sobre todo, una cuestión de salud. Un calzado apropiado es fundamental, así como una ropa cómoda que se ajuste a nuestra talla.

6. Sólo hacemos ejercicio aeróbico para bajar de peso

Los ejercicios aeróbicos nos aumentan las pulsaciones, pero si lo que queremos es bajar de peso, lo más recomendable es mezclar la cardio con circuitos que incluyan otros ejercicios.

7. Improvisar

Si tenemos una rutina hecha debemos seguirla, y si en el momento que nos toca hacer una máquina está ocupada, saltamos a otro ejercicio, pero nunca improvisamos con una máquina que sí está vacía. Es importante seguir un orden en la rutina.

8. No soltar el teléfono

Disfrutar del gimnasio es fundamental para nuestra motivación. Utilízalo como un momento de desconexión y pon todo tu empeño en los ejercicios. Si te distraes con el teléfono posiblemente no subas de pulsaciones como podrías.

9. Elegimos mal los días de descanso

Está bien que tengas como propósito convertirte en un deportista nato, pero elegir bien los días de descanso también es importante. Lo mejor que puedes hacer es dosificar el deporte en días alternos y subir la intensidad a medida que nos vaya apeteciendo. Empezar yendo todos los días puede ser contraproducente.

10. Cuanto más tiempo entrenamos, mejor

Es un pensamiento muy equivocado, ya que después de unos 90 minutos de ejercicio nuestro cuerpo no puede dar lo mismo y somos más propensos a lesionarnos. Dosifica las sesiones.

11. Hacemos deporte pero no cuidamos la dieta

Hacer ejercicio es tan importante como cuidar la alimentación. No pienses que por ir al gimnasio puedes atiborrarte de todo lo que se te ocurra. Mantén una dieta sana y saludable y verás como notarás los progresos mucho más rápido.

12. Pensamos que cuanto más sudamos más adelgazamos

Por más que sudemos no significa que estemos quemando calorías, podemos hacerlo por muchos otros motivos. Utilizar prendas específicas para que nuestro cuerpo sude más debe estar siempre supervisado por un experto, de lo contrario podría llegar a ser contraproducente.

13. Nos olvidamos de estirar

No sólo es importante calentar antes de empezar a hacer ejercicio, también es fundamental estirar al terminar y dedicarle por lo menos 10 minutos a este proceso.

14. El exceso de bebidas energéticas

Este tipo de bebidas están pensadas para ejercicios específicos de larga duración. Si lo usamos para hacer un ejercicio común a la larga podríamos tener problemas gastrointestinales, por lo que hay que tomarlas con moderación.

15. Socializamos más de la cuenta

El gimnasio puede ser un lugar genial para conocer gente, pero tenemos que tener cuidado con las largas conversaciones. No debemos olvidar cuáles son nuestros objetivos y no aflojar la intensidad por hablar con compañeros.

Fuente: Mundo