Saltar al contenido

Meghan Budden: la mujer que casi pone en peligro la vida de su bebe por el uso de velas aromáticas

pone en peligro la vida de su bebe

Meghan Budden es una madre que residía en Nueva Jersey que hace poco vivió una de las experiencias más traumáticas de su vida. Todo inicio un día normal, cuando se encontraba en casa cuidando a su bebe. Cuando sonó su nariz, Meghan se dio cuenta que tenía unas motas de color negro (no les prestó mucha atención). Pero entonces, al momento de darle pecho a su bebe, también noto que dentro de la nariz del niño que se encontraban las mismas manchas negras que salieron de la nariz de ella.

Meghan no tenía ni la mínima idea de donde podían provenir estas motas, entonces empezó a recordar todas las actividades que había realizado recientemente y también detallo todo lo que se encontraba alrededor de la habitación. Es entonces cuando pudo sacar una conclusión de que era lo que estaba pasando.

Meghan Budden había encendido unas velas perfumadas en la noche anterior, las cuales dejo encendidas por unas 6 horas aproximadamente. Cuando detallo el paquete, empezó a entender todo: dentro de la etiqueta del producto, se encontraba una pequeña advertencia que indicaba que las velas solamente se podían usar por 3 horas como máximo. Si se llegan a dejar más tiempo, las velas pueden producir hollín.

A pesar de que el hollín puede parecer algo inofensivo, la realidad es que al aspirarlo está comprobado que puede generar padecimientos coronarios hereditarios, como bronquitis, asma u otros inconvenientes que afecten la respiración. Por ejemplo, nada más en los Estados Unidos, el hollín a provocado más de 20.000 muertes prematuras al año. Además, su aspiración a causado más de 300.000 ataques de asma por año, todos estos datos han sido recopilados del organismo especializado en salud Cashins.

Meghan Budden 1

El aprendizaje que nos dejo Meghan Budden

En dado caso que Meghan Budden no se hubiera percatado de lo que estaba sucediendo, tanto ella como su bebe se encontraran en grave peligro. Es de mucha importancia prestarle detallada atención a las instrucciones que tienen los productos y, en esta ocasión, gracias a la astucia de Meghan pudimos conocer los efectos nocivos que puede causar algo que parece tan insignificantico como lo es el hollín.

A pesar de que todas las velas producen hollín, existe muchas formas para poder evitarlo, una de ellas es cortando la cuerda o el pabilo de la vela de manera que esta quede a tan solo unos 0,3 centímetros sobre la cera y nunca se debe dejar una vela encendida en una estancia donde haya corriente de aire. Pero, lo más importante de todo es que, si se nota que se está produciendo hollín hay que apagar la vela inmediatamente.

Todos los padres y personas que estén acostumbrada a usar velas aromáticas deben estar al tanto de esta información, es por ello que no te puedes olvidar de compartir esta nota para que todos estén al tanto, además, queremos que nos dejes tu opinión con respecto a todo este caso.