Saltar al contenido

La piscina municipal, una solución muy popular al problema del calor

piscina-municipal

Con la llegada del calor buscamos alternativas que nos permitan refrescarnos y a la vez desconectar un poco de la rutina diaria, y aquí es donde la piscina municipal se convierte en uno de los recursos más interesantes sobre todo en núcleos más poblados. Por esa razón, vamos hablaros acerca de todo lo relacionado con las piscinas públicas, incluyendo nuestros derechos y obligaciones, las particularidades que presentan estas piscinas y por supuesto también haremos un breve recorrido por los riesgos de los que nos tenemos que proteger.

√ćndice

    Qué es una piscina municipal

    Una piscina municipal es un recinto donde se encuentra uno o varios vasos artificiales destinados a la natación o al baño, además de que incluye también el equipamiento imprescindible para poder desarrollar estas actividades.

    Se trata de piscinas de uso público, ya que están abiertas a cualquier persona que la quiera utilizar una vez haya abonado la entrada o haya adquirido un abono.

    Usos de la piscina municipal

    Principalmente podemos destacar dos usos de las piscinas municipales, los cuales son:

    • Durante el invierno: siempre y cuando esté cubierta, se utiliza para que la gente aprenda a nadar, entrene o practique ejercicio. Requiere inscribirse a la piscina y pagar una cuota mensual.
    • Durante el verano: si es una piscina cubierta, lo más habitual es que siga manteniendo el mismo uso que tenía durante el invierno, y si es descubierta, se utilizará para que cualquiera que quiera refrescarse y tomar el sol pueda disfrutar de un día agradable. En este caso, se paga por día aunque también hay piscinas municipales que permiten obtener bonos para varios baños.

    Qué información debe figurar legalmente en toda piscina municipal

    Por ley, toda piscina municipal deberá contar con información accesible y visible para todo el público, la cual debe incluir lo siguiente:

    • Registro con los controles realizados y fecha de toma de las muestras.
    • Información detallada de las sustancias químicas que se han utilizado para el tratamiento del agua.
    • Recomendaciones a tener en cuenta en el caso de que exista algún tipo de riesgo tanto en el aire como en el agua.
    • Consejos para prevenir accidentes, destacando ahogamientos, lesiones medulares y traumatismos craneoencefálicos.
    • Información relacionada con la importancia que tiene la protección solar.
    • Indicativo de si existe o no un socorrista.
    • Direcciones y teléfonos de los centros de urgencias más cercanos.
    • Cuadro donde se indicarán todas las normas de uso de la piscina, incluyendo tanto los derechos como los deberes de los usuarios.
    • Indicación de la capacidad máxima de aforo de la piscina.

    Equipamiento imprescindible en la piscina municipal

    A continuación destacamos las particularidades de tres equipamientos de uso habitual en las piscinas que son los vestuarios, los aseos y las taquillas:

    • Aseos: es un equipamiento obligatorio, y deberá contar con agua corriente, papel higiénico, toallas de un uso y dosificador de jabón. Diariamente se deberá realizar la limpieza y desinfección.
    • Vestuarios: también es un equipamiento obligatorio. Los menores de ocho años podrán acceder al vestuario del sexo opuesto para el aseo o vestido siempre y cuando vayan acompañados por una persona mayor de edad que será el responsable.
    • Taquillas: no es equipamiento obligatorio. En caso de existir, el usuario será el responsable de custodiar la llave y responsabilizarse de las consecuencias que se produzcan debido a su pérdida. El centro no se responsabilizará del robo o pérdida de objetos o prendas que hayan sido depositados en las taquillas. Una vez finalice el día y se cierren las instalaciones, las taquillas deberán ser vaciadas. En caso contrario, el centro retirará los objetos contenidos en ellas y se podrán reclamar en un plazo máximo de 10 días, tras el cual, el centro ya no se responsabilizará de ellos.

    El socorrista, una pieza fundamental

    El socorrista será obligatorio en toda piscina de uso colectivo cuya superficie de baño sea igual o superior a 200 m², y deberá estar presente durante todo el horario de funcionamiento.

    El número de socorristas variará en función del tamaño de la o las piscinas siguiendo el listado que se detalla a continuación:

    • Piscinas desde 200 m² y hasta 500 m²: un socorrista.
    • Piscinas desde 501 m² y hasta 1000 m²: dos socorristas.
    • Piscinas a partir de 1001 m²: un socorrista por cada 500 m².

    Todos los socorristas deberán disponer de una titulación válida enfocada en el desarrollo de actividades de salvamento y socorrismo acuático, la cual deberá haber sido expedida por un organismo competente o una entidad privada autorizada.

    Cuidados y obligaciones del gestor de la piscina

    A continuación indicamos todos los cuidados y las obligaciones de la entidad encargada de la gestión de la piscina municipal:

    • Se deberá analizar periódicamente la calidad del agua de la piscina.
    • De forma mensual, se realizará un análisis para detectar la existencia de legionela.
    • Toda piscina municipal con una superficie de agua inferior a 600 m² deberá contar con un botiquín.
    • Toda piscina municipal con una superficie de agua igual o superior a 600 m² deberá contar con un local bien señalizado y de fácil acceso que estará destinado a la prestación de primeros auxilios. Este local deberá contar con botiquín, lavabo, vara de oxígeno, camilla, algodón, apósitos estériles, vendas, células y tablillas destinadas a la inmovilización, analgésicos y desinfectante antiséptico.
    • El andén o playa alrededor de la piscina deberá ser antideslizante y contará con al menos 1 m de anchura. Deberá estar en perfectas condiciones higiénicas y libre de obstáculos.
    • Deberá existir un número de duchas nunca inferior al número de escaleras de acceso al vaso de la piscina. Las mismas se encontrarán en las proximidades y deberán contar con una superficie antideslizante, bordes redondeados, un correcto sistema de desagüe y será de fácil limpieza y desinfección.
    • Deberá haber flotadores salvavidas con un número nunca inferior al número de escaleras. Estarán en un lugar visible y accesible para los bañistas.
    • Cada 25 m deberá haber una escalera con peldaños planos y antideslizantes, la cual estará fabricada en un material inoxidable.
    • Las instalaciones se deberán adaptar a la Normativa vigente en materia de eliminación de las barreras arquitectónicas.
    • Todas las instalaciones y espacios que pertenezcan a la piscina tendrán que cumplir con unas condiciones de saneamiento e higiene que eviten la proliferación de roedores e insectos.

    La hoja de reclamaciones, también en las piscinas municipales

    Al igual que ocurre con el resto de comercios, las piscinas municipales deberán contar con hojas de reclamaciones.

    Deberá existir un cartel que informe a los usuarios de la existencia de hojas de reclamaciones, las cuales serán entregadas en caso de ser solicitadas.

    Quién puede entrar en una piscina municipal y cuáles son las condiciones de uso

    Cualquier usuario que lo desee, podrá utilizar las instalaciones deportivas municipales, siempre y cuando sean autorizados y abonen el precio correspondiente para la entrada, teniendo en cuenta las posibles exenciones o bonificaciones a aplicar en casos específicos.

    Si se trata de personas con discapacidad igual o superior al 33%, se darán los siguientes supuestos:

    • Si se pueden valer por sí mismos, podrán acceder sin acompañante.
    • Si no se pueden valer por sí mismos, deberán ir acompañados en todo momento.
    • En caso de no poder valerse por sí mismos, independientemente de si van o no acompañados, deberán inscribirse en un curso específico de natación.

    Derechos y deberes de los usuarios de la piscina municipal

    Antes de visitar una piscina municipal, es muy importante tener en cuenta todos los derechos y las obligaciones del usuario, los cuales detallamos a continuación:

    Derechos del usuario

    Comenzamos enumerando cuáles son los derechos del usuario en la piscina municipal:

    • Los usuarios podrán hacer uso de las instalaciones siempre y cuando este esté relacionado con la actividad contratada, y dentro de los días y horarios previstos.
    • El usuario deberá tener a su alcance toda la información relacionada con el funcionamiento de las instalaciones. Entre los detalles más importantes se encuentran los siguientes:
      • Los precios.
      • El calendario y horario de apertura y cierre.
      • Horario de atención al público.
      • Aforo máximo.
      • Programas que se desarrollan en las instalaciones.
    • Los empleados de las instalaciones tratarán siempre con corrección a los usuarios, y los atenderán cuando sea necesario.
    • El usuario tendrá la posibilidad de presentar un escrito en la recepción donde exprese quejas, reclamaciones o sugerencias si lo considera oportuno.

    Obligaciones del usuario

    Las obligaciones de los usuarios de piscinas municipales serán las siguientes:

    • El usuario seguirá en todo momento las instrucciones de los socorristas y del personal responsable de la instalación.
    • Todo usuario deberá cumplir con el reglamento de régimen interno, al cual se expondrá de forma visible al público, destacando principalmente:
      • Prohibición de entrar a la zona de baño con ropa o calzado usado en la calle.
      • Se utilizarán las papeleras.
      • Se utilizará la ducha antes de meterse en la piscina.
      • El gorro de baño será obligatorio en las piscinas cubiertas.
      • Está prohibida la entrada a la piscina con animales salvo si se trata de perros guía.
    • Antes de acceder a las instalaciones, el usuario deberá abonar el precio vigente en función del servicio o la actividad suscrita.
    • Todo usuario presentará su carné o documento identificativo antes de la entrada.

    Qué está prohibido en las piscinas públicas

    También es muy importante tener en cuenta las prohibiciones siguientes:

    • Tan sólo se podrán consumir bebidas alcohólicas o fumar en los lugares habilitados para ello, estando terminantemente prohibido en el resto.
    • No se pueden introducir a las instalaciones envases o utensilios de vidrio.
    • No se podrán consumir alimentos que produzcan desperdicios como es el caso de las pipas.
    • En ningún caso se podrá grabar vídeos o tomar fotografías salvo que exista consentimiento expreso de las personas que aparecen en ellos y del propio centro.

    Principales peligros que se pueden presentar en las piscinas municipales

    También es muy importante tener en cuenta que la piscina municipal, al estar abierta a un abanico tan amplio de usuarios, algunos riesgos aumentan en comparación con las piscinas privadas, de manera que vamos a enumerarlos para que podáis protegeros lo mejor posible:

    • Volumen de usuarios: estaremos con más personas, y algunas de ellas pueden no cuidar de la seguridad lo suficiente, por lo que hay que estar más atentos para evitar golpes o accidentes.
    • Infecciones: al haber más gente, también habrá una mayor cantidad de bacterias, por lo que aumenta el riesgo de coger algún tipo de infección, en especial para los pies, razón por la cual se recomienda utilizar calcetines para piscina.
    • Calidad del agua: al tratarse de piscinas municipales, por norma general los cuidados para garantizar la calidad del agua son muy elevados, por lo que es difícil encontrarnos con problemas de esta índole. No obstante, al ser un espacio generalmente abierto y en el que se bañan tantas personas, hay que tener en cuenta que siempre habrá más riesgo de que en el agua haya virus, bacterias, suciedad arrastrada por el viento, etcétera.
    • Comportamientos incívicos: hay personas que no respetan suficientemente al resto de bañistas, por lo que en ocasiones algunos cometen barbaridades como orinar en el agua.
    • Exposición al cloro: las personas que tienen la piel sensible pueden desarrollar irritaciones al estar mucho tiempo en contacto con el cloro, especialmente si no se bañan en piscinas de forma habitual.
    • Exposición al sol: en las piscinas municipales es habitual también disfrutar tomando un rato el sol, e incluso lo recibimos mientras nos estamos bañando, lo que supone un riesgo para la salud de nuestra piel. Por esa razón hay que utilizar una buena crema protectora que evite no sólo las rojeces y quemaduras, sino el tan temido melanoma que aumenta su incidencia durante los meses de verano.
    • Robos: en algunos casos puntuales, hay personas que pueden estar en la misma piscina y que no respetan los objetos personales de los demás, aprovechando el momento en el que se descuidan para hacerse con ellos. Por ello, siempre debe haber alguien vigilando estos objetos, o deberán estar guardados bajo llave.
    • Ruido: aunque siempre habrá gente vigilando para que se garantice el respeto a los bañistas, es normal que en la piscina municipal haya bastante gente, entre los que se encuentran niños jugando, bañistas con música o similares que pueden resultar molestos.