Saltar al contenido

Descubre las 10 mejores piscinas naturales de Tenerife

Poco a poco se va imponiendo el calor, y esto nos hace empezar a barajar las diferentes opciones que tenemos a nuestra disposición para disfrutar de un verano más fresco, y una de ellas es tener siempre cerca una buena piscina pero, ¿por qué no disfrutar de las piscinas naturales de Tenerife? En este artículo vamos a hacer un breve recorrido por esta isla ubicada en las Islas Canarias donde vamos a encontrar absolutamente todo lo que necesitamos para una experiencia inolvidable.

√ćndice

    Charco de Isla Cangrejo

    Vamos a empezar nuestro viaje visitando uno de los entornos más paradisíaco sí sorprendentes de la isla.

    Se trata de Los Gigantes, una zona de acantilados en Tenerife donde podemos encontrar esta playa elevada o piscina natural muy accesible y de grandes dimensiones.

    Se encuentra muy bien resguardada, pero es muy importante tener en cuenta que no nos vamos a poder bañar en el caso de que el mar esté muy revuelto o si la marea ha subido más de la cuenta.

    Este es un entorno muy cálido puesto que se encuentra en el sur de la isla de Tenerife, por lo que tendremos más horas de sol mientras que el mar estará más tranquilo la mayor parte del tiempo.

    Charco de la Araña

    Este es otro de los lugares imprescindibles para los amantes de las piscinas naturales de Tenerife.

    Se trata de un lugar donde mimetizarse con el medioambiente dándonos un agradable y saludable baño pero, eso sí, tan sólo está disponible cuando hay marea baja.

    Es un lugar ideal para practicar esnórquel así como otras actividades deportivas, con otra ventaja añadida que es el hecho de que se encuentra cerca de las piscinas municipales y del complejo turístico, por lo que es un lugar bastante frecuentado.

    Además de disfrutar de esta piscina natural de Tenerife, también podremos visitar algunos lugares muy interesantes como el propio paseo donde hay una escultura que no es otra cosa que un esqueleto natural de una ballena Baleanoptera borealis borealis, la cual es un tributo a estos cetáceos, a la par que sin duda sorprende sobre todo la primera vez que la vemos.

    Charco de La Jaquita

    Otro entorno paradisíaco imprescindible que se encuentra en la costa de Alcalá.

    Se trata de un entorno completamente natural pero bastante turístico, por lo que recomendamos ir a primera hora para evitar quedarnos sin un sitio para la familia.

    Por otra parte tiene más espacio que la mayoría del resto de charcos, lo que permite una mayor cantidad de visitantes así como disfrutar de zonas pavimentadas para tomar el sol.

    Dispone de interesantes servicios en la zona, destacando el hotel, sin olvidar que nos encontramos en una de las zonas donde las aguas son más mansas, lo que significa que prácticamente todo el año podremos darnos un buen baño.

    Charco de Los Abrigos

    Otro lugar de obligada visita y otra de las mejores piscinas naturales de Tenerife, aunque en este caso podemos observar una diferencia principal con el resto que es el hecho de que prácticamente no vamos a encontrar huella alguna del hombre.

    Este entorno natural es accesible aunque no hay carteles indicativos, por lo que deberemos dejarnos llevar por nuestro instinto una vez que lleguemos a la zona de la playa La Tejita.

    Este es un lugar muy bien protegido frente a las ráfagas de viento, pero en las partes más altas nos podemos llevar algún que otro susto, por lo que hay que tener mucho cuidado.

    Podemos encontrar varios charcos de pequeño tamaño, pero lo suficiente para darnos un buen y agradable chapuzón.

    Charco de Los Chochos

    El Charco Los Chochos se encuentra ubicado en el municipio conocido como Los Silos, un lugar paradisíaco donde podremos darnos un relajante baño con una gran tranquilidad, y es que en la parte más profunda tiene tan sólo 2 m, además de que dispone de una escalera de piedra con barandilla por la que se puede entrar y salir con facilidad y seguridad.

    Es importante tener en cuenta que este charco de agua salada está abierto a todo el público, siempre y cuando las condiciones del mar sean las adecuadas, y desde aquí podremos tener unas vistas privilegiadas del Teide cuando sea un día despejado, con lo cual es un entorno bonito y pensado para romper con el estrés y la monotonía.

    Como curiosidad, el nombre nace a partir del uso que hacían los campesinos de este charco, que era el de remojar los altramuces (conocidos como chochos en la isla) con el objetivo de reducir su amargor.

    Charco del faro de Punta de Rasca

    Rodeado por un entorno natural y sorprendente, el faro Punta de Rasca se convierte en otro de los paisajes imprescindibles dónde encontraremos uno de los charcos más grandes de toda la isla.

    Un poco más allá, dando unos pocos pasos, encontraremos otros muchos charcos y piscinas naturales que se caracterizan por tener pocos visitantes, por lo que son lugares tranquilos para relajarnos y olvidarnos del mundanal ruido.

    El único problema que podemos encontrar en este entorno es que apenas hay sitios de sombra, por lo que hay que ir bien protegidos y, si estamos en temporada de mucho calor, es mejor visitarlos a primeras últimas horas del día.

    Tampoco hay cobertura en toda la zona, pero en definitiva, ¿no hemos venido para desconectar?

    Charco del Viento

    Sin duda alguna se trata de uno de los lugares imprescindibles para visitar si viajamos hasta La Guancha, en Santa Catalina, con un entorno fantástico y la posibilidad de disfrutar de un sitio privilegiado y a la vez protegido en el mar.

    Lo mejor de todo es que para acceder tan sólo hay que bajar por unas escaleras con una huella enorme, hasta el punto que más que escaleras son una rampa con escalones pequeños para hacer que tanto la bajada como la subida sean lo más fácil es posible.

    Esta cala ubicada en el norte de Santa Cruz de Tenerife era originariamente un puerto natural que se utilizaba para embarque y desembarque especialmente de todo tipo de mercancías, aunque también ha sido utilizado en el pasado por los pescadores debido a sus características.

    Charco Roque

    Buenavista es otro de los lugares que vale la pena visitar para poder conocer el Charco Roque, donde disfrutaremos de baños relajantes a la par de un paisaje fantástico.

    Los accesos son pavimentados, y el charco está bien protegido del mar, pero hay que tener en cuenta que en esta zona no vamos a disfrutar de servicios, lo cual, por otra parte, puede ser una buena noticia sobre todo si lo que buscamos es un entorno donde no haya demasiados turistas.

    Lo que si vamos a encontrar en esta zona con mayor frecuencia es pescadores en las rocas, ya que es una zona donde se pueden obtener interesantes capturas, otro dato de interés que vale la pena tener presente.

    Piscinas de Bajamar

    En la playa de Bajamar encontramos un entorno paradisíaco.

    Se encuentra ubicada en San Cristóbal de La Laguna, y tiene una longitud de 200 m por 25 m de ancho.

    Su entorno es una mezcla de grava y arena donde también encontraremos todo tipo de servicios que incluyen desde aseos hasta bares y restaurantes, teléfono público, papeleras, servicio de limpieza, duchas e incluso también estaremos en la zona del club náutico.

    Aquí encontramos las piscinas naturales de Bajamar, las cuales han sido adaptadas a través de una completa remodelación que crea un entorno menos natural pero ideal para los amantes del baño.

    Es una de las zonas más interesantes y turísticas para aquellos que quieren disfrutar de una experiencia juntó a más gente, ideal para toda la familia y con la posibilidad de elegir entre dos piscinas de grandes dimensiones.

    Podemos ir intercalando entre la playa y las piscinas, aunque no debemos olvidar que en estas últimas es donde vamos a tener vestuarios y socorristas a nuestra disposición.

    Una de las particularidades más interesantes de estas piscinas es que se encuentran ligeramente por encima del nivel del agua, lo que quiere decir que en los momentos de oleaje o cuando sube la marea, el agua salada invade el entorno y las propias piscinas, creando un lugar de ensueño.

    Piscinas de El Calentón

    Para finalizar nuestra experiencia conociendo las mejores piscinas naturales de Tenerife, vamos a viajar hasta Garachico, donde encontramos algunos lugares de gran interés como el castillo de San Miguel y, por supuesto, también el conjunto de piscinas naturales en Tenerife conocido como El Calentón.

    Esta es una zona muy turística, lo que significa que vamos a acordarnos con un montón de visitantes y lugareños, además de que podremos acceder con gran facilidad a todo tipo de cafeterías y restaurantes.

    Este lugar se formó a partir de la erupción del volcán Trevejo que tuvo lugar en el año 1706.

    Conforme la lava iba entrando en contacto con el mar, se fueron creando las barreras naturales que podemos disfrutar a día de hoy y.

    También cabe destacar otra ventaja importante de esta zona que es el hecho de que, durante los meses de verano, dispone de servicio de socorristas, garantizando así nuestra seguridad.