Saltar al contenido

¬Ņ Como se diferencia un ojo de gallo y un callo ?

callo

¿Te has cuestionado alguna vez cuál es la diferencia entre un callo y un ojo de gallo? La diferencia como verás es sutil, se parecen, pero no son lo mismo.

¿Cómo nace un callo y qué tipos de callos podemos encontrar?

Los callos, también llamados queratosis, se producen cuando la piel necesita defenderse de algún factor externo, por eso la piel reacciona volviéndose más gruesa debido a la migración de un importante número de células en su superficie. Esto lo que provoca es que la formación de una zona hiperqueratósica, vaya acumulando capas de piel muerta alrededor.

Los callos están causados por una fricción o presión continua en el punto en el que aparece. 

Los principales tipos de callos son:

  • Heloma: Es un callo con núcleo sobre un punto óseo.
  • Tiloma: en este caso el callo se da en el dorso de los dedos de las zonas articulares y no tiene núcleo.
  • Hiperqueratosis: Normalmente lo encontramos en las cabezas metatarsales (en la parte superior de los huesos metatarsianos, que están después de los dedos de los pies).

Los callos son muy habituales: y se dice que hasta el 60% de la población a partir de 65 años tiene este tipo de dolencia.

callos
callos

¿ Qué es un ojo de gallo, y en que se diferencia con el callo?

El ojo de gallo es también un callo que suele aparecer entre los dedos de los pies, y se llama heloma, es normalmente pequeño y bastante doloroso.

El ojo de gallo aparece en los pies debido a que nuestros zapatos nos vienen justos y nuestra piel se protege con el callo de la formación de ampollas. Puede deberse también a que pasamos demasiado tiempo de pie.

¿Cómo se puede tratar un ojo de gallo?

Que te salga un callo en el dedo del pie suele ser muy doloroso y molesto. Es tan importante curarlo como prevenirlo, Deberemos por ello evitar el roce para aliviar el dolor y de esta manera evitar su evolución.

De esta manera, podremos usar los protectores para callos que encontrarás en farmacias y que pueden absorber la presión y esos roces tan molestos del calzado y de esta manera proteger la piel.

Depende del sitio en el que se forme este tipo de callo, podrás usar un método u otro para que te proteja. Por ejemplo, para esos callos que están en la parte superior del dedo o entre los mismos, podemos encontrar en las farmacias los protectores tubulares. Para proteger y aliviar la punta del dedo, podemos encontrar el típico dedil. Si por ejemplo, sufres a causa de un ojo de gallo, lo mejor es hablar con un podólogo o con el farmaceutico.

image
Callo



Desde Casas Increibles te recomendamos:

  • Cambia zapatos estrechos por zapatos más anchos,
  • Evita forzar la presión sobre la parte anterior del pie.
  • Evita el sobre peso.
  • Higiene e hidratación sobre todo en la zona dañada
  • Acudir al podólogo.


    En los casos más extremos, el callo o ojo de gallo deberá ser eliminada con cirugía en la que no hace falta hospitalización. La recuperación total suele ser de 3 semanas.