Sentirnos a gusto en nuestro hogar es importante para todos. Es el lugar donde estamos durante muchas horas, reponiendo fuerzas o compartiendo con los seres queridos. Y seguro que en algún momento te has planteado reformar parcial o totalmente tu casa para que sea más práctica y acogedora. Transformar nuestro hogar a veces se nos hace muy cuesta arriba: permisos, ruidos, gastos… ¿vale la pena? Seguro que sí.

Para el mejor resultado es importante que elijas una buena empresa de reformas, como reformas ardanaz.  De entrada lo que todo el mundo quiere es que sea barato y al mismo tiempo bonito y de calidad. Evidentemente no queremos gastar más de la cuenta. Pero a veces lo que en un principio puede parecer más barato acaba saliendo más caro.

Muchos problemas en las reformas surgen por trabajar con empresas “demasiado” baratas que lo único que pretenden es ahorrarse costes en la ejecución: ya sea en el material (a menudo de mala calidad), en las horas de los operarios (haciéndoles trabajar con estrés y mal pagados) y ofreciendo un resultado mediocre (ya que no tienen capacidad para más). Con todo esto el cliente se queda insatisfecho. Realizar una reforma que no sea de tu agrado es de lo más frustrante.

Piso reformado interior suelo madera sofa butaca mesita
Salón-comedor reformado. Interiorista Eba Heredia

Tú decides todo

Lo más importante es que la empresa encargada de hacer las reformas te lo haga tal como has pensado. Desde un principio y en todo momento es necesaria una buena comunicación para no tener sorpresas desagradables y para que los tópicos sobre los problemas en las reformas no se cumplan. La empresa debe escucharte y comentarte los imprevistos que surjan. Su función es entender tus necesidades y llevarlas a la práctica impecablemente. 

Mantener una relación sincera es necesario para asesorarte en los materiales o para darte opciones que quizás son mejores que las que tu planeas y sobre todo para que el resultado sea de tu agrado. No es para menos, una reforma durará muchos años. Para ello es fundamental que la empresa tenga experiencia y una buena infraestructura. La experiencia no solo son los años desde que la empresa ha sido creada. Una empresa de reformas, como reformas JRC, que ha obtenido muchos y buenos resultados en múltiples situaciones, es una empresa de fiar. Como resultado de este buen hacer se hablará muy bien de ella. Una infraestructura capaz de hacer frente a todas las tareas necesarias es imprescindible. Una buena coordinación entre los diferentes operarios que realizan la reforma es garantía de que el resultado sea óptimo, se acabe a tiempo y con el precio acordado previamente.

reforma piso salon  mesa sofa estanterias ventanal luz
Salón-comedor piso reformado

Una buena empresa de reformas no juega con los clientes

Los presupuestos que nos realiza una buena empresa son transparentes y lo incluyen todo. En todo momento se dejan claros los materiales a utilizar (que deberían ser de la mejor calidad posible dentro de nuestros medios), los posibles imprevistos que puedan surgir y encarecer el precio y el tiempo aproximado que llevará la reforma. Una buena empresa de reformas no juega con los clientes. La satisfacción final del cliente es lo ideal: todo el mundo gana.

Es recomendable una empresa que abarque varias áreas: reformas integrales, obra nueva, viviendas unifamiliares, rehabilitación de edificios, rehabilitación energética, eliminación de barreras arquitectónicas, interiorismo y decoración… Esto nos indica que dispone de muchas opciones de ejecución, por lo tanto, te podrá recomendar qué es lo mejor para tu hogar. También conoce materiales diversos y podrás elegir el más adecuado y además es garantía de que dispone de una buena plantilla de operarios que puede acometer cualquier trabajo con éxito. 

cocina reformada suelo madera mesa comer armarios blancos luz pasillo
Cocina reformada

La filosofía de una buena empresa de reformas debe consistir en ofrecerte una atención personalizada en todas las fases de ejecución, con el fin de mantenerte plenamente informada de cada progreso logrado y con la finalidad de llevar a cabo tu idea de la mejor manera posible. Solo así sentirás satisfacción con la reforma.