Hay algunos temores que están extendidos en todo el mundo y que incluso nos afectan aunque nunca los hayamos experimentado. El monstruo que nos espera debajo de la cama o las reformas, que también nos dan pavor aunque no hayamos hecho ninguna, son algunos claros ejemplos.

Y es que no nos hace falta haber hecho ninguna reforma para saber que: o tenemos cuidado o nos pasaremos de presupuesto, que hay que pedir mil permisos para poder hacerla y que, en general, tu vida se vuelve un caos durante ese tiempo. Con toda esta información, ¿quién tiene ganas de reformar su casa?

Pues si bien es cierto que meternos en una reforma es algo serio que debemos estudiar con cautela, sobre todo porque supone un desembolso económico importante y no queremos fallar en la decisión, no es tan cierto que sea tan caótico.

Nosotros hoy queremos tranquilizarte y guiarte acerca de la realidad de las reformas. Dicen que todos pasamos, al menos, por una reforma en la vida, así que toda esta información no te vendrá mal saberla. Por nuestra parte, desmontamos 6 de los mitos más famosos acerca de las reformas.

1. Si es una reforma del interior, no hay que pedir permisos

La legislación dice que hay que pedir permisos aunque no se alteren elementos comunes y es tan fácil como dirigirnos a nuestro ayuntamiento e informarnos. Si hacemos las cosas bien desde el principio evitaremos sustos en el futuro o durante la obra. A grandes rasgos existen tres tipos de licencias, pero varía dependiendo del lugar:

– De obra menor: no se modifica la estructura de la vivienda, como por ejemplo cambiar el suelo o renovar los alicatados.
– De obra mayor: modificamos la estructura de la vivienda, como por ejemplo construir una nueva planta, eliminamos pilares, etc.
– Enterado de obras: Obras muy pequeñas que no necesitan licencia pero sí un comunicado con al ayuntamiento.

mitos-sobre-reformas-01

Nicolás Fotografía

2. No se puede modificar un muro de carga

No es cierto que los muros de carga no se puedan modificar. Lo que sí es verdad que al tratarse de un elemento que repercute en todo el edificio y no sólo en tu vivienda, es necesario que un arquitecto colegiado verifique que no hay riesgos por su modificación.

mitos-sobre-reformas-02

revistaad

3. Mejor no cambiar la distribución de la vivienda, resultaría muy caro

De todas las modificaciones que podemos hacer, desde luego derribar un tabique no es el más caro. Evidentemente, si se trata de cambiar de lugar la cocina o los baños, el precio ascenderá, pero otras muchas habitaciones no. Ya que hacemos una reforma, es importante que nos quedemos contentos con el resultado, así que si quieres aprovechar más la luz natural de otra habitación, etc., lánzate.

mitos-sobre-reformas-03

revistaad

4. Cambiar las ventanas no merece la pena

Una reforma en casa no sólo la hacemos por una merca cuestión estética. Ya que nos involucramos, también nos interesa hacer que nuestra casa sea más eficiente y ahí las ventanas juegan un papel muy importante. Es fundamental que elijamos unos cerramientos que aíslen bien para así aprovechar mejor la energía.

Es posible que sea más caro que unas ventanas normales, pero ahorraremos mucho más en energía el resto de nuestra vida, tanto en calefacción como en aire acondicionado.

mitos-sobre-reformas-04

Richard Leo Johnson / Atlantic Archives

5. Los arquitectos encarecen el proyecto, mejor dirigir la obra uno mismo

En este punto depende, evidentemente, el tamaño de la obra en cuestión. Pero si es una obra mayor, desde luego que merece la pena tener la ayuda de un experto arquitecto. Él nos ayudará a hacer un proyecto personalizado, nos dará las ideas que necesitemos e incluso te ayuda con la tramitación de licencias y permisos. Te ahorras también, tener que mediar con los trabajadores, ya que tu relación puede ser única y exclusivamente con el arquitecto.

Algo importante, además, es que los arquitectos tienen un seguro de responsabilidad por 10 años, por lo que cualquier problema que pueda surgir en ese tiempo después de la reforma, estará respaldado.

6. Las puertas correderas son demasiado frágiles

Este mito también es falso. Si queremos optimizar el espacio de nuestra casa, las puertas correderas son la mejor opción. En el mercado encontramos muchas opciones, algunas incluyen obra y otras no, y pueden aislar nuestra casa de la misma manera que una puerta convencional.

Fuente: proyectos.habitissimo

1 respuesta

  1. 13/12/2018

    […] todo momento es necesaria una buena comunicación para no tener sorpresas desagradables y para que los tópicos sobre los problemas en las reformas no se cumplan. La empresa debe escucharte y comentarte los imprevistos que surjan. Su función es […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Entreblogggs - Jordi Tornés José .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Intergrid SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.