Saltar al contenido

Cómo cambiar la cinta de la persiana

Cómo cambiar la cinta de la persiana
Hemos preparado un breve tutorial donde explicamos paso a paso cómo cambiar la cinta de la persiana, de manera que la podáis sustituir en el caso de que se presenten problemas en su uso, ya sea porque se haya desgastado, roto o incluso porque debido a algún fallo adicional se enganche o enrolle y dificulte el proceso de subir y bajar la persiana.
√ćndice

    Los problemas más habituales por los que no funciona la cinta de la persiana

    Existen diferentes razones por las que nos podemos encontrar con que tenemos que cambiar la cinta de la persiana debido a un mal funcionamiento, entre las que destacamos:

    • El eje del tambor está desnivelado: cuando se instala el eje del tambor, es muy importante que se haga garantizando que está bien nivelado, ya que de lo contrario, con el paso del tiempo y el uso acabará desgastando tanto la propia cinta como los ejes, las lamas y los soportes del tambor.
    • La cinta está desgastada: el desgaste se puede producir por el desnivel del tambor que mencionamos anteriormente, pero también por el paso de los años y el uso, de manera que el trenzado de la cuerda se va deshilachando hasta que tiene que ser sustituido.
    • Los soportes del eje están en mal estado: otra pieza que también se va desgastando con el paso del tiempo son los soportes del eje. Si estos soportes están en mal estado, es posible que el eje no esté girando de la forma adecuada, con lo que esto afectará negativamente al buen estado de la cinta.

    Pasos para cambiar la cinta de la persiana

    Independientemente de la razón por la que se haya producido el desgaste, anudado o rotura, vamos a explicar paso a paso cómo debemos proceder para cambiar la cinta de la persiana y solucionar los problemas que hayan causado el deterioro.

    Desmonta el tambor de la persiana

    Lo primero que tenemos que hacer es desmontar el tambor de la persiana, que es el receptáculo que se encuentra encima de la misma.

    Lo único que hay que hacer es quitar la tapa con lo que el cajón quedará al descubierto, donde veremos el eje de la persiana al que la cinta transmite el movimiento de giro.

    Baja la persiana y suelta los flejes

    Cómo cambiar la cinta de la persiana

    El siguiente paso es muy importante, ya que tenemos que bajar la persiana por completo, es decir, hasta que la cinta quede totalmente suelta.

    Esto es imprescindible para poder continuar con el desmontaje, y sobre todo para evitar que si hacemos el proceso en un orden erróneo, nos encontremos con que la persiana cae de golpe con el riesgo que esto supone tanto para la integridad de la propia persiana como para nuestros dedos.

    Una vez que hayamos bajado la persiana por completo, deberemos ir al eje del tambor y soltar los flejes, que son unos trozos de cinta que unen tambor con persiana.

    Suelta el recogedor de la persiana

    El recogedor de la persiana es el pequeño cajón que encontramos en la parte baja de la cinta, es decir, en su lado opuesto.

    Generalmente lo vamos a poder desmontar quitando un par de simples tornillos, con lo que saldrá el embellecedor y, normalmente, también todo el cuerpo del recogedor.

    Saca la cinta del recogedor de persiana

    Cómo cambiar la cinta de la persiana

    Ahora toca sacar toda la cinta que haya enrollada dentro del recogedor, para lo cual tendremos que desmontar el propio cajón del recogedor, lo cual podemos generalmente solucionar con quitar un par de tornillos.

    Como podemos observar, en el cajón inferior apenas hay unas vueltas de cinta, ya que como hemos bajado la persiana por completo, la mayor parte estará enrollada en el eje superior.

    No obstante, es interesante contar las vueltas que lleva para volver a dejarlo todo tal cual estaba.

    Desenrolla toda la cinta que está en el tambor superior y suéltala del eje

    Ahora nos queda soltar el otro extremo de la cinta, es decir, el que se encuentra en el eje superior.

    De igual manera, observaremos que aquí es donde se encuentra el grueso de toda la cinta, de manera que es buena idea hacernos una idea no ya de las vueltas que tiene, lo cual sería un poco complicado, sino de hasta qué punto del disco del eje llega la cinta, lo cual nos ayudará a volver a enrollar una cantidad aproximada, evitando que después tengamos problemas a la hora de subir o bajar por completo la persiana.

    Una vez que hayamos sacado la cinta del eje superior, observaremos que está atada al propio eje generalmente con un tornillo o mediante un nudo al final de la cinta.

    Cómo la vamos a cambiar, podemos cortarla sin problema en vez de deshacer el nudo, pero en el caso de que haya un tornillo, deberemos sacarlo para posteriormente instalar la cinta que hayamos comprado.

    Comprueba que el tambor esté nivelado para que no vuelva a estropearse

    Comentábamos que una de las razones más habituales por las que se produce desgaste en la cinta es que el tambor no esté bien nivelado, por lo que podemos hacer uso de un nivel de burbuja para comprobar que efectivamente se encuentre con el nivel adecuado, y en caso contrario deberemos solucionarlo o volveremos a encontrarnos con el mismo problema en poco tiempo.

    Sustituye los soportes del eje por otros nuevos

    Ahora es el momento de sacar el eje del tambor de la persiana, de manera que podamos comprobar el estado de los soportes del mismo.

    Si vemos que están muy deteriorados, lo mejor que podemos hacer es colocar nuevos rodamientos, con lo que la persiana también irá bastante más suave.

    Aprovecha para cambiar las lamas que estén rotas o deterioradas

    Si hay alguna lama que este en malas condiciones o rota, es un buen momento para cambiarla por una nueva, de manera que lo único que tenemos que hacer es sacar la persiana hacia el interior de la vivienda que es donde estamos trabajando, sacamos la antigua deslizándola hacia un lateral y metemos la nueva del mismo modo.

    Ata flejes nuevos a la primera lama del tambor, asegurando que estén centradas

    Cómo cambiar la cinta de la persiana

    Es interesante aprovechar el momento para cambiar los flejes que unen la persiana al tambor superior, ya que así nos aseguraremos de que todas las piezas son nuevas y tendrán una larga vida útil.

    Lo único que vamos a necesitar es cortar un trozo de cinta y volver a sujetarlo tal cual estaba antes de desmontarlo.

    Corta la cinta con la medida adecuada

    Cuando la compramos, generalmente la cinta va a contar con un largo algo mayor del que necesitamos, de manera que podemos utilizar la vieja cinta para cortar exactamente la cantidad que vamos a necesitar, con lo cual la instalación quedará de la forma original, evitando que haya un exceso de cinta ya sea en el disco superior o en el inferior, lo cual podría dar lugar a un bloqueo antes de poder subir hasta arriba del todo o bajar el máximo la persiana.

    Pon una nueva cinta atada al eje del tambor

    Ahora enrollamos la nueva cinta en el disco del eje del tambor superior, intentando que quede aproximadamente con las mismas vueltas que la vieja cinta.

    Recuerda que para garantizar la sujeción, deberemos volver a colocarla de la misma forma que estaba, ya sea haciendo un nudo o con un tornillo.

    Enrolla el otro extremo en el recogedor de la cinta.

    Una vez que la cinta ya está colocada y enrollada en la parte superior, es el momento de pasar al recogedor, donde introduciremos el otro extremo de la cinta para volver a colocarlo como estaba la anterior, para lo cual tenemos que hacer una pequeña raja en la cinta de manera que podamos sujetarla en la pequeña pata que hay en el interior del disco, logrando así evitar que se suelte o desenrolle con el uso.

    Recuerda que lo ideal es que hay aproximadamente la misma cantidad de cinta que había cuando desmontamos.

    Atornilla de nuevo el recogedor a la pared

    Es el momento de atornillar de nuevo el recogedor a la pared, para lo cual no tendremos más que montarlo y, posteriormente, colocar los dos tornillos del embellecedor.

    Coloca la tapa del tambor superior para finalizar

    Comprobamos que todo funcione adecuadamente, y será el momento de colocar la tapa del tambor superior, con lo que ya habremos terminado el trabajo.

    Si seguís estos pasos por el orden que hemos indicado, vais a poder observar que cambiar la cinta de la persiana es un proceso sencillo y que apenas nos lleva un rato, aunque recordad que para estas cosas es importante ir adquiriendo algo de experiencia, ya que la primera vez que lo hacemos suele ser más lento y costoso, pero en poco tiempo nos habituamos.