Saltar al contenido

Así eran tres momias de Egipto antes de morir

Estudiar la historia es una forma fantástica de conocer la evolución del hombre sobre la tierra, y de hecho, la propia curiosidad del ser humano nos lleva a indagar acerca de nuestro pasado y de nuestro futuro. Sin embargo, las demás tecnologías están haciendo que estas investigaciones sean mucho más amplias y con muchas más posibilidades, como es el caso de este proyecto de reconstrucción 3D que nos permite conocer cómo eran tres momias de Egipto antes de morir.

√ćndice

    La reconstrucción 3D permite conocer el rostro de tres momias de Egipto

    La tecnología nunca deja de traernos nuevas ideas sorprendentes, y en esta ocasión hablamos de la reconstrucción 3D que nos va a ofrecer la oportunidad de conocer el rostro de tres momias de Egipto, y pronto la podremos seguir utilizando para conocer cuál era el rostro de otros muchos personajes clave en la historia de la humanidad.

    Este tipo de proyectos resultan verdaderamente interesantes, ya que nunca antes había podido recrear el rostro de una persona que ya ha muerto hace más de 2000 años, y con tan sólo disponer de los fenotipos de ADN y de unos restos como ocurre con el caso de estas momias.

    En este proyecto se ha hecho una reproducción con el objetivo de saber la apariencia que tendrían estas tres momias cuando cumplieron los 25 años.

    Estos hombres murieron entre los años 1380 a. C. y 450 a. C. en El Cairo, concretamente en Abusir el-Meleq , una antigua ciudad que se encuentra ubicada en el sur de Egipto.

    Tal y como se puede observar en la imagen, los rostros obtenidos son muy parecidos a los hombres modernos que se pueden encontrar por ejemplo en la zona del Mediterráneo, y de hecho, son más parecidos a los hombres mediterráneos que a los propios hombres egipcios.

    Todo esto es información muy valiosa que puede llegar a ser incluso determinante a la hora de realizar investigaciones acerca de la civilización egipcia, y es que todavía hay muchos eslabones pendientes para poder formar una cadena que realmente nos ayuda a comprender el modo en que hemos evolucionado y hemos cambiado en todos estos siglos.

    Un proceso reconstructivo complicado

    Hay que tener en cuenta que estamos hablando de un proceso reconstructivo que es muy complicado, ya que no sólo se basa en introducir unos simples datos en un ordenador y que estos se procesen para ofrecer un resultado, sino que es necesario recurrir al fenotipado del ADN y combinar esto con diferentes sistemas tecnológicos que se encargarán de componer las imágenes finales.

    Este fenotipado es imprescindible, entre otras razones, debido a que de esta manera se puede determinar tanto el color como otras características clave en el cabello, la piel o incluso en los ojos de las personas que se están intentando reproducir.

    De esta manera, se basará en su lugar de procedencia con el objetivo de crear los rasgos más claros y completos de todos.

    Sin embargo, obtener el ADN de estas momias es un trabajo muy complejo, y de hecho, muchos expertos consideraban que el clima cálido y la humedad elevada habrían actuado sobre los cuerpos haciendo que sea prácticamente imposible que, a estas alturas, todavía se pueda obtener ADN de los cuerpos.

    (Visited 11.688 times, 1 visits today)