Hoy en día, el reciclaje debería verse como una auténtica prioridad a nivel mundial, pero por desgracia esto no ocurre así en todos los países. Sólo nos hace falta viajar para descubrir cómo hay ciudades que están realmente concienciadas con el reciclaje y otras a las que aún les queda mucho camino por recorrer.

La cantidad de plástico que se genera cada día, y por ende el que se desecha, es un problema grave para el medio ambiente. Es por eso que el reciclaje del mismo es fundamental para progresar en cuanto a ecología y sostenibilidad.

El único camino que hay para conseguir eso es concienciar y motivar a la gente para que recicle sus propios desechos. Y eso en Alemania -al igual que otros países- lo han sabido hacer muy bien.

En la entrada de la mayoría de supermercados de allí nos encontramos con una máquina en la que podemos tirar nuestras botellas de plástico o latas de aluminio. Según la cantidad de envases que aportemos, la máquina nos dará un cupón descuento que podremos gastar dentro del propio supermercado. Sí, en Alemania te pagan por reciclar.

Esto no sólo sucede en Alemania, otros países como Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Holanda tienen el mismo sistema, el cual han comprobado que sale rentable y da resultados muy óptimos en cuanto al reciclaje.

El funcionamiento de este sistema es muy sencillo y lógico. Todos los productos envasados en plástico se venden por unos céntimos más caros. Si tú reciclas lo que vayas comprando, esos céntimos se te van devolviendo y así no pagas extra por el plástico. De esta manera, quien no recicla es quien acaba pagando un precio más alto por los productos deseados.

Iniciativas como estas han convertido el reciclaje en todo un éxito, ahora sólo falta que lo implanten en todos los países del mundo. Mira cómo funciona exactamente la máquina de la que te hablamos, ¿no te gustaría que estuviese en tu supermercado de confianza?

Fuente: ecoinventos, Jardim perfeito