Saltar al contenido

Principales beneficios de una fachada ventilada

fachada ventilada

Las tendencias actuales sobre sostenibilidad en las edificaciones, obligan a buscar soluciones viables a los problemas generalizados de éstas. Uno de los más comunes se refiere a la eficiencia energética, donde se han buscado soluciones que aporten valor general a la edificación a la vez que benefician la estética de la misma. Nos referimos a las fachadas ventiladas.

Las fachadas ventiladas representan una de las soluciones más viables en la actualidad en lo referente a ahorro energético, ya que su funcionalidad beneficia la disipación del calor de la edificación. Esto reduce significativamente el uso de energías para mantener la climatización interior, por lo que se disminuye el consumo eléctrico.

Para realizar correctamente la instalación de este tipo de fachada, se requiere evaluar con precisión el detalle de fachada ventilada, donde se especifican cada uno de los componentes, así como su correcta ubicación.

Pero las ventajas no se limitan al ahorro energético, por lo que enseguida mencionaremos algunos de los beneficios más importantes de las fachadas ventiladas.

1.     Capacidad de aislamiento térmico y acústico

Las fachadas ventiladas, al funcionar como un sistema de capas, cuentan con un componente aislante, que no solo ayuda a evitar el calor, sino que a su vez propicia el aislamiento acústico.  

Esta propiedad es sumamente importante, ya que la insonorización de los espacios suele representar un gasto adicional y con este sistema se puede obtener a la vez que otorga otros beneficios.

2.     Impermeabilidad

La condición de doble fachada propicia a que se pueda proteger la superficie exterior de la fachada original. Por ello, los espacios se mantienen impermeabilizados de manera eficiente.

Por supuesto que para lograr una correcta impermeabilización, se deben seguir cuidadosamente las especificaciones del  detalle de la fachada ventilada.

3.     Evita la humedad

Esta condición le otorga además protección en lo referente al exceso de humedad, manteniendo el confort del clima interno de la edificación.

4.     Facilidad de instalación

La instalación suele requerir de un componente aislante y el soporte para instalar las capas de revestimiento exterior. Estos se sujetan al muro original de la edificación, generando una cámara de aire que genera el proceso de ventilación.

La gran ventaja de este tipo de instalación es que no genera desperdicios y se coloca directamente sobre la superficie. Al revisar el detalle de la fachada ventilada, es posible determinar la facilidad de instalación del sistema.

5.     Fácil mantenimiento 

Las superficies lisas del revestimiento exterior requieren poco mantenimiento, pues la suciedad no se adhiere con facilidad y se retira simplemente con agua.

6.     Alta durabilidad

Los componentes que forman parte de las fachadas ventiladas están elaborados en materiales de alta resistencia, que aseguran una utilidad extendida con el paso de los años. Por lo que se trata de una inversión a largo plazo.

7.     Sostenibilidad

El factor más importante de las fachadas ventiladas está relacionado a la sostenibilidad que propician, ya que se trata de una manera de beneficiar el medio ambiente a través de la disminución del consumo energético. Esto representa un elemento de gran valor, puesto que a nivel de normativas se debe cumplir con este tipo de requerimiento para que un proyecto pueda ser aprobado.Precisamente por este factor es que resulta de gran importancia el desarrollo preciso de cada detalle de fachada ventilada, para suministrar los datos precisos que respalden su sostenibilidad.