Saltar al contenido

¿Cómo cuidar tu cuerpo cuando viajas?

cuidar cuerpo

Quien quiera llegar lejos no solo debe tener cuidado con su montura, sino mucho más: su cuerpo. Tomar algunas precauciones sencillas que son casi de sentido común le ayuda a mantenerse en buena forma y a mantener una buena fuerza física, incluso durante viajes largos

Cuidado con las zonas sensibles

Algunas partes de nuestro cuerpo son más sensibles que otras al esfuerzo del viaje:

  • La espalda es una zona muy estresada, especialmente cuando se viaja. Sentarse un rato, pero también cargar la mochila y, a menudo, dormir en camas bastante incómodas puede ejercer presión sobre la espalda. Unos días antes de su partida, prepare su cuerpo haciendo ejercicios sencillos para fortalecer su espalda y su hombro. A continuación, se muestra un ejemplo de un ejercicio fácil: De pie frente a una silla, doble la espalda e intente mantenerla recta para agarrar el respaldo con ambas manos. Despegue una mano y déjela en el aire, luego vuelva a colocarla en el respaldo y alterne. Este ejercicio fortalece todos los músculos de la espalda.

Una buena selección de equipos y accesorios de viaje ofrece una mayor comodidad al mismo tiempo que protege su espalda. Elija una mochila que tenga correas perforadas y acolchadas para los hombros con una pretina ajustable que distribuirá el peso de sus cosas entre las caderas y la espalda. Preferiblemente, opta por una mochila moldeada a tu morfología, que te da un mejor arco y protege tu espalda. Coloque los artículos más pesados ​​en el fondo de la bolsa de modo que quede cerca de su espalda.

  • 10 kilómetros a pie… desgasta tanto los pies como los zapatos. Por tanto, es fundamental elegir zapatos cómodos, ni demasiado ajustados, ni demasiado grandes, ni demasiado pequeños. Debes sentirte cómodo por dentro, lo ideal es que sean “transpirables“, ya que tus pies sudarán durante el día. Si viaja a países tropicales, lleve zapatos abiertos en su equipaje. No olvide sus botas de montaña que le serán útiles para largas caminatas. La ligereza debe ser, junto con la comodidad, un criterio principal de selección.
  • La piel está constantemente expuesta a múltiples ataques durante un viaje. Protéjase del sol con gafas de sol, sombrero o gorra y una camiseta o pareo, especialmente en los momentos en que el calor está en su punto máximo. Para una protección óptima, no olvide cubrir su piel con una crema con un índice de pantalla total superior a 15.
¿Cómo cuidar tu cuerpo cuando viajas?

En cuanto baje la temperatura, ponte una bufanda o un cárdigan pequeño para protegerte del frío. Las picaduras de mosquitos suelen ser una verdadera calamidad cuando se viaja. Además de irritarte, pueden enfermarte. Afortunadamente existen aerosoles, pulseras para mosquitos, cremas, geles, leches repelentes o incluso difusores eléctricos que caben fácilmente en una mochila y son efectivos para repeler mosquitos y otros insectos. 

En países tropicales, elija hoteles cuyas habitaciones estén equipadas con mosquiteros. Algunos productos pueden aliviarle en caso de mordedura, consulte a su farmacéutico antes de salir.

Estos pequeños complementos que son imprescindibles para nosotros

Hay accesorios que son muy útiles durante un viaje, ¡así que no los olvides!

  • Para poder dormir tranquilamente durante su viaje en tren o autocar, use una venda para cubrirse los ojos. Las aerolíneas te ofrecen una máscara gratis si vuelas. Los tapones para los oídos también son esenciales para evitar oír ruidos externos y permitirle conciliar el sueño rápidamente.
  • Consiga un cojín para el reposacabezas que se pueda comprimir para no ocupar demasiado espacio en una bolsa. Antes de las noches frías, no olvide empacar un chal, una manta pequeña o un plaid, que este más justo y cubra su cabeza y hombros mientras viaja por países musulmanes, además de servir como cubierta de polvo para excursiones a desiertos.
  • Si tiene problemas de espalda, no olvide empacar un cinturón o un rodillo lumbar de espuma para aliviar el dolor. Por último, no omita el botiquín de emergencia.
¿Cómo cuidar tu cuerpo cuando viajas?

Centrarse en la comodidad

  • Durante los vuelos, estar sentado no permite que la sangre circule normalmente, lo que puede causar dolor. Levántese con regularidad para dar unos pasos por el pasillo y hacer algunos ejercicios de estiramiento. Como la presurización de la cabina seca el aire, beba mucha agua. Como resultado, “matarás dos pájaros de un tiro” porque irás al baño con frecuencia, lo que al mismo tiempo te permitirá estirar las piernas.

Elija asientos reclinables que le permitan estirarse en su lugar. Los ubicados junto a las salidas de emergencia ofrecen la máxima cantidad de espacio, incluso en clase económica. Para sentir menos turbulencias, colóquese al nivel de las alas del avión.

  • Si toma el tren, evite el mareo eligiendo un asiento orientado hacia la dirección de viaje. Asegúrate al fondo para no sentir demasiado la aceleración y desaceleración. No dude en pasear por el pasillo si siente que sus piernas se vuelven pesadas.
  • Si conduce un automóvil, ajuste los controles para no tensar los brazos y endurecer los músculos. Debes colocarte bien delante del volante, y si es necesario, utilizar un cojín de posicionamiento o soporte lumbar para mantener siempre la espalda recta. También hay cojines de masaje que relajan la espalda mientras conduce. Planifique descansos de 15 a 20 minutos cada dos horas para estirar las piernas, estirar los brazos y aliviar los hombros y el cuello.

Cuando viajan, los viajeros suelen pensar en todo menos en el bienestar de sus cuerpos. Sin embargo, es nuestra principal “herramienta” y, siguiendo estos consejos, tu cuerpo no sufrirá demasiado durante el viaje y la estancia.