Hoy en día, una impresora 3D puede crear casi cualquier cosa. Desde los objetos más pequeños, hasta comida, ¡e incluso una casa!. Algo utópico hace apenas unos años. Hay muchos proyectos alrededor del planeta trabajando esta idea, de desarrollar grandes estructuras, de forma que se van imprimiendo piezas para luego ser ensambladas.

En el caso de la empresa rusa Apis Cor, han querido ir más allá, con ayuda de una impresora 3D gigante, con un brazo giratorio que crea la casa desde el punto central capaz de girar 360 grados sobre un eje, y de subir a 3 metros de altura, para imprimir la casa desde los cimientos. Sus creadores aseguran que es capaz de crear la casa estándar que tienen programada en apenas 24 horas.

El objetivo común de estas iniciativas es crear viviendas más baratas y accesibles, para aquellos que dispongan de menos recursos. Lo más complicado del proceso es levar a la impresora y demás materiales,  hasta la zona donde se tienen que crear las estructuras. A la impresora se la coloca en el centro de las operaciones y desde allí va moviendo el brazo impresor para construir las paredes necesarias.

casa-impresa-3d

M.Xataka

Bajo coste

Otra ventaja importante de esta casa impresa en 3D, es que no solo se puede crear en tiempo récord, sino que también tiene un coste muy bajo, en comparación con el resto de viviendas convencionales: poco más de 10.000 dólares, aproximadamente unos 232 dólares por metro cuadrado.

¿Cómo funciona?

La impresora lo que hace es sencillamente “dibujar” líneas de cemento con las que crear estructuras de soporte y división, luego otra máquina de menor tamaño se encarga del proceso de depuración, aislamiento y pintura. ¡Veamos toda esta increíble evolución en el siguiente video!

 

 

Fuente: M.Xataka