Saltar al contenido

Los andamios: la herramienta perfecta para la construcción de casas

Los andamios son construcciones de carácter provisional que dan a los trabajadores el acceso que necesitan hasta los diferentes puntos de una construcción a los que sea necesario llegar.

Estamos acostumbrados a ver andamios cada vez que caminamos por las calles de una ciudad, ya que son una herramienta imprescindible en la construcción. Los vemos frente a edificios y construcciones enormes en remodelación, frente a bloques de pisos que han sido dañados o, incluso, frente a monumentos en restauración.

En lo que no nos solemos fijar es en que también se encuentran, en determinadas ocasiones, frente a casas particulares, o en lugares inhabitados donde se están construyendo casas desde cero.

La comodidad de un andamio frente a otros métodos

Las personas que trabajan en la construcción prefieren trabajar sobre un andamio, antes que utilizar cualquier otro método. Por ejemplo, a la hora de reparaciones en la parte superior de una casa, o en su propia construcción, el andamio aporta una comodidad y una seguridad que hacen que el trabajo sea mucho más fácil y, sobre todo, más seguro, ya que a pesar de los riesgos que se corren trabajando sobre una de estas construcciones, se está trabajando desde una superficie plana y mayoritariamente estable.

Mientras más fácil les resulte el trabajo a los obreros, mejor será el resultado final que obtengan, y esto es algo muy importante cuando hablamos de una construcción, donde es fundamental que el acabado sea lo mejor posible, tanto por estética como por seguridad.

Cómo escoger el andamio perfecto

 Por una cuestión de garantizar la seguridad, siempre se debe revisar que los andamios estén fabricados según los estándares europeos para que cumplan con la normativa de resistencia. Por otra parte, deben utilizar un sistema tubular que aumente su resistencia frente a otros andamios. Si optamos por un andamio de aluminio, este material hará que su montaje y desmontaje sea mucho más sencillo. Además, tenemos que asegurarnos de que el andamio disponga de ruedas y frenos para su desplazamiento y que se pueda adaptar el montaje a diferentes alturas, cosa que además los hará aptos para una mayor variedad de clientes y de necesidades.

No obstante, lo mejor siempre es buscar la calidad y dejarnos asesorar por profesionales, por ejemplo, en esta web podemos encontrar todo tipo de andamios de buena calidad y podremos dejar que los profesionales de la empresa nos orienten en cuál escoger según cuál sea el proyecto de construcción en el que estamos trabajando y cuáles sean nuestras necesidades para llevar a cabo el mismo adecuadamente.

Evitar los riesgos

Como en cualquier otro trabajo, especialmente en el campo de la construcción, a la hora de la utilización de un andamio para construir una casa lo más importante es garantizar la seguridad de los trabajadores.

Es importante, por tanto, adecuar la protección teniendo en cuenta cuáles son los riesgos más habituales cuando se trabaja sobre un andamio, es decir:

–          Las caídas desde diferentes niveles. Necesitamos asegurarnos de que el montaje del andamio es el correcto, así como de que hacemos un uso adecuado del mismo.

–          El derrumbe de la estructura.

–          La caída de materiales.

–          Los contactos eléctricos.

–          Los golpes contra elementos fijos.

De cualquier forma, los andamios se fabrican cada vez más enfocados a la seguridad del trabajador, por lo que poco a poco estos riesgos, si usamos estas construcciones de la forma correcta, se van disminuyendo cada vez más, convirtiéndolos así en la mejor opción a la hora de construir una casa.