Muchas personas dedican todo un año a la preparación de su enlace matrimonial. Todos los detalles, por muy pequeños que parezcan, están calculados al milímetro para que llegado el día nada salga mal.

El vestido de la novia siempre ha tenido un especial protagonismo en este tipo de eventos siendo, generalmente, vestidos voluminosos que otorgan a la novia una majestuosa belleza.

Sin embargo, a veces cuesta entender como la novia es capaz tan siquiera de meterse dentro de un coche con tal cantidad de tela a su alrededor. Pero, si pensáis que andar, sentarse o ir en un coche es difícil, ¿alguna vez os habéis planteado lo que supone ir al baño?

invento-vestido-novia-01

Las bodas son largas, después de la ceremonia viene la celebración, en la que no se suele escatimar en bebidas. Cuando la novia tiene que acudir al servicio, generalmente debe hacerlo con la ayuda de sus amigas. Y es que, con un vestido tan caro, toda precaución es poca.

El momento se hace incómodo y tedioso, así que la diseñadora Heather Stanlake quiso ponerle remedio con algo práctico y asequible: Bridal Buddy.

invento-vestido-novia-02

Se trata de una especie de bolsa hecha de gasa que recoge el vestido de la novia sin ningún tipo de esfuerzo. Por menos de 60 dólares puedes tener la garantía de que el momento de ir al baño el día de tu boda no será aparatoso. El funcionamiento es muy sencillo y muy discreto, no dejes de ver el vídeo que ponemos a continuación para conocer todos los detalles. ¿Qué os parece?

Original: Bridal Buddy