Saltar al contenido

El chocolate, pasión de multitudes

Hoy decidí introducirme en este fantástico y delicioso mundo del chocolate. Es increíble pensar que hay gente que no disfruta de saborear este manjar de los dioses. En todas sus formas, sabores, texturas, presentaciones, envolturas, ¡para mi siempre es intenso y sobre todo exquisito! Qué mejor que devorar esta delicia de cacao cuando la angustia nos invade, o lloramos por una película de amor, el chocolate ha sido el refugio de muchos desde sus orígenes gracias a esa energía que nos brinda y su sabor inigualable.

La locura por el chocolate ha invadido al mundo entero y día a día crece, ofreciendo nuevas formas y experiencias achocolatadas. En Estados Unidos, se ha convertido en moda culinaria y desde New York a California, el chocolate en todas sus variantes hipnotiza en masa.

New York, pareciera ser el paraíso para los amantes de este oro negro. Los locales gastronómicos dedicados exclusivamente al chocolate se multiplican en la gran manzana. Allí podrás degustar desde los tradicionales chocolates Lindt en la quinta avenida o Hershey’s en el impactante mega store de la luminaria Time Square hasta chocolates de alta gama y dorada presentación como Godiva donde se puede disfrutar de una frutilla bañada en chocolate, delicia que presentan en la mayoría de sus vidrieras.

Hay tiendas para todos los gustos, éstas clásicas, y otras más nuevas como Jacques Torres, escondida en una callejuela del barrio de Dumbo, en Brooklyn, que se ha convertido en una de las principales razones para cruzar el río y probar un exótico chocolate picante en taza. La pasión por el chocolate se ha visto reflejada también en el éxito de restaurantes como el Chikalicious, que sólo sirven postres y que ha pasado de ser un secreto en el corazón del East Village a uno de los lugares de moda de la ciudad, con largas colas (no se pueden hacer reservas) a su puerta.

READ  El postre de chocolate más fácil de hacer

Pero también a muchos kilómetros la tradicional Chocolatería Ghirardelli en San Francisco, en la llamada Ghirardelli square con fábrica propia y todo, es un must para disfrutar de una copa helada o simplemente de este manjar en cualquiera de sus variantes con una vista aún más exquisita hacia la isla de Alcatraz.

El éxito es tanto que son muchos los que se han dejado llevar por su pasión y están abriendo locales exclusivos no solo en la gran manzana sino también en el mundo entero. Uno de ellos es Max Brenner, con sucursales en Melbourne y Sydney en Australia, pero ahora también en Manhattan, Filipinas, Singapur e Israel demuestra que un buen chocolate puede ser la fuente de grandes negocios. Reconozco que soy una fanática de Max Brenner, desde el tradicional croissant con chocolate, o la fondue con frutas hasta la pizza de chocolate con marshmallows. Todos son imperdibles y ya le dedicaré un post exclusivo.

Pero el escenario no está restringido sólo a los locales gastronómicos ya que hay degustaciones y shows anuales como el Chocolate Show que se celebrará por onceava vez este noviembre en la gran manzana, e incluso tours organizados para visitar las mejores tiendas de New York, los llamados chocolate tours.

De este lado del planeta, en Buenos Aires, los golosos también tienen su lugar. El restaurante Parolaccia Dolce Café ofrece distintos postres exquisitos muchos de ellos tienen al chocolate como protagonista principal, no dejes de probar “seducción de chocolate”, ¡simplemente exquisito!. También puedes visitar el relativamente Nuevo café Felfort del tradicional chocolate Felfort que presenta variedades deliciosas y una decoración que seguramente te retrotraerá a la infancia o el café Nucha.

READ  25 fotografías que nos devuelven al año 2000

Otras opciones donde comprar buen chocolate en Buenos Aires: Fénix, El Viejo Oso, Vasalissa chocolatier, Compañía de chocolate. Todos tenemos alguno para recomendar y tu seguro tienes el tuyo, cuéntanos ¿cuál es?.

Resumen
El chocolate, pasión de multitudes
Título
El chocolate, pasión de multitudes
Descripción
La locura por el chocolate ha invadido al mundo entero y día a día crece, ofreciendo nuevas formas y experiencias achocolatadas.