Saltar al contenido

Consejos para escribir una carta bien hecha

Escribir una carta bien hecha requiere paciencia, tiempo y por supuesto conocer algunas recomendaciones que serán las que nos permitan realizar un trabajo profesional, con una buena apariencia y que ayude a que sea tenida en cuenta, para lo cual hemos preparado una serie de consejos muy útiles para hacerlo lo más sencillo posible.

Por qué es importante aprender a escribir una carta

Hay que partir de la base de que, cuando vamos a escribir una carta, independientemente de si se trata de una carta de recomendación personal, una carta de solicitud, una carta a un familiar o de cualquier otro tipo, vamos a preparar un escrito que deberá estar bien organizado, aportar toda la información que sea necesaria y, por supuesto, es importante que también tenga una buena apariencia que incite a la lectura y la haga agradable.

Cuando recibimos una carta o leemos un escrito que no está bien organizado y esquematizado, se puede convertir en algo desagradable, tedioso e incluso es más difícil que podamos absorber la información que incorpora.

Sin embargo, cuando lo organizamos todo de forma correcta, pasa a ser un texto ameno y fácilmente entendible, lo que significa que la comunicación va a ser más fluida y nuestra carta tendrá el efecto deseado.

Recomendaciones para crear cartas atractivas

A la hora de crear cartas atractivas, es importante tener en cuenta estos consejos que detallamos a continuación:

  • El enfoque: es importante empezar teniendo claro qué es lo que queremos transmitir realmente a través de la carta, de manera que aportemos toda la información necesaria sin extendernos más de la cuenta.
  • Objetividad: hay que contar las cosas tal cual son y sin dejarnos llevar por los criterios personales. Este es otro factor que aportará un gran valor a la carta.
  • El lector: hay que tener en cuenta cuál es la información que va a resultar más relevante para el receptor de la carta, evitando añadir elementos adicionales que puedan quitar valor al texto.
  • A mano o por ordenador: esta es una elección muy personal, ya que la mayoría de cartas se puede escribir sin ningún tipo de problema por ordenador, pero es cierto que hay otras en las que, si optamos por escribir a mano, vamos a dar un toque mucho más personal y elegante.
  • Datos: dependiendo del tipo de carta, es posible que necesitemos introducir una serie de datos específicos como pueden ser la fecha, nombre del receptor, dirección, saludo formal o informal, un título, datos personales, etcétera.
  • Despedida: también es importante estructurar una buena despedida que se adapte al tipo de carta que estemos escribiendo.
  • Esquema: prepara un esquema con toda la información y el orden en el que la quieres ofrecer.
  • Borrador: extiende la información del esquema de manera que consigas la estructura principal de la carta pero de forma provisional.
  • Estructura: generalmente escribiremos el texto alineado a la parte izquierda, dejando un buen margen tanto en la izquierda como en la derecha, en la parte superior y en la inferior de la hoja.
  • Personalización: recuerda que la mayoría de cartas son personales, es decir, están dirigidas a una persona concreta, lo que significa que lo ideal es crear un estilo específico que fomente la comunicación entre esa persona y tú.
  • Lenguaje: deberá ser claro y directo, y la utilización de tecnicismos o palabras complejas estará centrada tan sólo en cartas de un estilo más culto o que tengan como objetivo mostrar nuestros conocimientos sobre un tema específico.
  • Repaso: antes de enviar la carta, es importante realizar un repaso completo, a través del cual podamos resolver cualquier imperfección como puede ser una idea que repetimos en más de una ocasión y que lo único que hace es extender el texto más de lo necesario. También hay que comprobar que no existan faltas de ortografía.
  • Papel y sobre: es esencial utilizar papel y sobres de calidad, que estén en perfectas condiciones y ofrezcan una buena apariencia.

Teniendo en cuenta todas estas recomendaciones, tendremos la total seguridad de que vamos a escribir una carta bien hecha, con una buena apariencia, con la información necesaria y que resultará atractiva al receptor, logrando aportar un valor positivo y beneficioso para el que la nueve.