Saltar al contenido

Todo lo que debes saber sobre plataformas elevadoras

plataformas elevadoras

Las plataformas elevadoras, también conocidas como plataformas móviles elevadoras de personal, son máquinas móviles que se utilizan para desplazar a personas hasta sus posiciones de trabajo a diferentes alturas que necesiten libertad de movimiento. Es decir, estas plataformas suben, bajan o desplazan personas, pequeñas herramientas o materiales necesarios para llevar a cabo el trabajo que se vaya a realizar.

Este tipo de máquinas son muy habituales en trabajos de construccióno, por ejemplo, remodelaciones de fachadas, y es muy probable que las hayas visto de diferentes tipos y te hayas preguntado para qué sirven o en qué se diferencian. En este artículo te lo explicamos.

Los diferentes tipos que existen

Existen diferentes clasificaciones para estas plataformas.

Según su sistema de elevación

Atendiendo a cómo se elevan, existen cuatro tipos diferentes:

  • Unipersonales. Maniobradas por una sola persona y con una altura máxima de 15 metros. Se alimentan de electricidad y pueden adaptarse a cualquier trabajo en interiores.

  • Tijeras. Solamente suben de forma vertical y reciben su nombre por sus brazos en forma de tijeras que se entrelazan entre sí.

  • Telescópicas. De un brazo principal en forma de telescopio, salen otros brazos que se accionan hidráulicamente. Son especialmente útiles para llegar a áreas con acceso limitado.

  • Articuladas. Están formadas por dos brazos articulados que forman una “Z”.

Según su forma de desplazamiento

En esta clasificación encontramos otros tres tipos:

  • Plataformas de elevación sobre camión. La plataforma elevadora forma parte de un camión. Se utiliza especialmente cuando hay que hacer varios trabajos que requieren un amplio desplazamiento entre ellos, como instalaciones eléctricas o instalaciones de iluminación vial.

  • Plataformas remolcables. Aquí la plataforma no forma parte de un camión pero sí es remolcada por uno. Su desventaja frente a las anteriores es que hacen que el trabajo resulte más lento.

  • Plataformas autopropulsadas. Se pueden manejar incluso desde la propia canasta de la máquina y pueden moverse aunque los brazos estén elevados.

Según su motor

Por último, según el tipo de motor que tenga la plataforma puede ser eléctrica, diésel o híbrida.

Es importante mirar por la seguridad del usuario

Las plataformas elevadoras nacieron con la intención de facilitar y agilizar el trabajo, además de reducir riesgos, pero como en cualquier trabajo vertical es necesario tener en cuenta la seguridad del usuario.

El uso de plataformas elevadoras de segunda mano está tomando cada vez más relevancia, principalmente por su precio más bajo. No obstante, si se opta por utilizar una de cualquier forma es muy importante que se haya revisado y ofrezca todas las garantías, además de que deberá disponer de certificados oficiales de uso.

Aunque sea imposible evitar todos los riesgos, especialmente cuando se va a realizar un trabajo en las alturas es necesario cumplir con todas las medidas de seguridadobligatorias y las que sean posibles para cuidar la integridad física del operario que vaya a utilizar, en este caso, la plataforma. Todo esto con el objetivo de evitar accidentes como caídas de la plataforma o los golpes por desprendimientos de objetos, entre otros. Además, es importante también confiar siempre en manos de profesionales con experiencia en este tipo de trabajos y nunca pensar que podemos hacerlos por nuestra cuenta, ya que existen una serie de regulaciones y recomendaciones que por lo general se desconocen.

De cualquier forma, ahora ya conoces los diferentes tipos de plataformas elevadoras y para qué sirven, y si estás pensando en hacer algún trabajo de construcción, sólo queda encontrar a buenos profesionales que te aconsejenaquello que cubrirá mejor tus necesidades.