Saltar al contenido
Casas Increíbles

Cómo mantener tu hogar con reparaciones fáciles y sencillas

18/03/2020
reparacion

Algunos trucos de reparación en casa que solucionarán tus problemas y te harán quedar como todo un profesional, además de ahorrar dinero.

Las reparaciones caseras no suelen ser un trabajo a gusto para todos. Muchas veces no sabemos tratar adecuadamente la situación y optamos por resolverlo de una forma poco convencional . Y aunque no lo creas, algunas de ellas pueden solucionarse de forma práctica y sencilla, sin tener que llamar a un experto, lo que se convierte en tiempo y dinero ahorrado. Todo dependerá de elegir correctamente las herramientas para ello. 

Tener herramientas en casa nunca viene mal

Contar con herramientas adecuadas para hacer una reparación en casa, nunca está de sobra. Desde juegos de herramientas hasta un kit profesional completo para trabajos en específico ayudan de por mucho en tareas de reparación.

Entre las principales herramientas a las cuales sueles recurrir se encuentran los destornilladores, alicates, martillos, llaves fijas y sierras. En general, son las herramientas manuales las más frecuentadas para labores del hogar, desde destornillar una toma de corriente como cambiar el pomo de una cerradura.

Por otro lado, herramientas eléctricas como taladros, lijadoras, atornilladores y llave de impacto, son para trabajos un poco más complejos, y que requieran dar un acabado más profesional. Llegan a ser muy útiles si deseas colgar un nuevo cuadro o repisa, como también darle un retoque a tus viejos muebles de madera.

Herramientas como la escalera, generador y linterna, entran dentro de la clasificación de herramientas auxiliares. Esenciales en sitios donde la altura, la electricidad o la luz se encuentran en nuestra contra.

Si tienes pensado empezar reparaciones en el hogar, deberías comenzar adquiriendo algunas de las herramientas anteriores, ya que te facilitarán la tarea. Pero, no debes olvidar adquirir el equipo de seguridad necesario para su manejo y uso apropiado.

Ahorra dinero, ahorra tiempo y mantén tu hogar en óptimas condiciones

Ahorrar dinero, y más aún tiempo, es algo que con poca frecuencia suele ocurrir; pero no es un imposible. Al tratarse de reparaciones caseras, es posible con algunos trucos de reparación casera que podrás aplicar contando con las herramientas adecuadas.

Restaura muebles y suelos de madera

Cuando tienes mascotas como un gato, puede ocurrir que tomen como rascador la madera de tus muebles. No te preocupes por su apariencia ya que puedes repararlos desde la comodidad de tu hogar. Debes adquirir una cera que se asemeje al color de la madera.

Utilizando un secador de pelo para fundirla podrás lograr que se filtre en las zonas dañadas. También usa una espátula plástica para distribuir la mezcla. Y puedes eliminar los excesos con gasas limpias. Este mismo truco es posible aplicarlo en suelos de madera.

Retira el papel tapiz de las paredes

Si notas que el papel pintado de la pared de alguna habitación ya está desgastado, puedes retirarlo por tu cuenta. Para hacer más fácil el trabajo, prepara una mezcla de vinagre con agua caliente en partes iguales.

Toma un rodillo de pintura, y mojalo en el preparado. Pásalo sobre el muro, y repite este movimiento hasta que veas como se empieza a despegar el papel. Poco a poco lo podrás retirar fácilmente.

Sellar una tubería rota

En el momento en que se rompa una tubería, y está botando mucha agua, puedes sellar la cañería hasta que un fontanero pueda llegar a tu casa. Para esto, compra en un ferretería un sellador de tipo cinta. Lo primero que hará es cerrar el paso de agua a través del tubo.

Comprueba que ya no gotee y cubre con el sellador la zona afectada. Ya puedes llamar al especialista y esperar sin miedo a que se siga esparciendo agua dentro de tu casa.

Una puerta roza con la superficie del piso

Al abrir y cerrar la puerta, esta puede hacer fricción con el piso, dañando su superficie. En primera instancia, hay que comprobar que ningún objeto entorpezca el desplazamiento de la puerta. Utiliza una espátula y pásala por la rendija hasta liberar el espacio.

También puedes verificar que las bisagras estén en buen estado. Si es necesario realizar un ajuste, busca un destornillador para realizar este trabajo. En caso de que estén desgastadas, compra unas nuevas y que sean el mismo modelo o similar.

Como un consejo extra, al momento de instalarlas, puedes utilizar anillos para bisagras logrando que queden un poco más elevadas. Esto eliminará el roce que exista entre el piso y la puerta.

La opinión y técnica de un experto es importante en algunas ocasiones

Muchas veces nos sentimos algo cohibidos al tratar de hacer alguno de los trucos anteriores, y más si se trata de reparar nuestro propio hogar. Principalmente por el miedo de que todo salga para mal. Basta tener algo de confianza y seguridad para ello.

Pero, si sientes que debes esperar por una opinión un poco más profesional, no está de más llamar al experto específico en el área que requieras para hacer una reparación en casa.

Debes tener en cuenta que puedes ahorrar dinero en reparaciones caseras, pero de la misma forma, es necesario realizar el correcto mantenimiento de la mano de un profesional cada cierto tiempo. 

No por ser un poco tacaño, vayas a dejar que tu hogar se venga cuesta abajo.