Saltar al contenido

¿Para qué sirve el almidón para planchar?

almidon para planchar
4.6/5 - (61 votos)

Seguro que alguna vez has leído que almidonar algunas prendas puede ayudar al momento de plancharla, como pueden ser las camisas. Pero, además de esto, es también una manera ideal de conservar esta ropa durante más tiempo, protegiéndola mientras no las vestimos.

En este artículo queremos contarte un poco más sobre este producto, cómo puede ayudarte en el día a día e incluso una sencilla receta para preparar almidón en casa. Con unos pocos ingredientes, conseguirás un producto totalmente natural que tiene diferentes beneficios tanto para tu ropa como para otros usos.

Índice

    Cómo usar el almidón en las prendas

    Lo primero que tendrás que hacer será lavar y secar bien las prendas que quieras almidonar. De no ser así, podrían tener restos de suciedad o polvo e impedir el correcto funcionamiento del almidón. Esta es la única manera de proteger tu ropa y que no presente un aspecto viscoso o pegajoso.

    Luego tendrás que ir hasta la tabla de la plancha, y extender la prenda como si fueras a plancharla. Déjala en una posición que te sea cómoda para trabajar, pero que no forme pliegues o se secará el almidón y tendrás un pequeño problema.

    Con un pulverizador de almidón (ahora te contamos cómo hacerlo), rocía un poco del producto sobre la prenda al completo. Deja que actúe durante unos segundos, y cuando ya veas que está totalmente absorbido puedes planchar.

    Utiliza una temperatura acorde a la ropa, no es necesario usar una temperatura específica para el almidón, pero si es importante usar una plancha de calidad y que sea fácil de limpiar, ya que el almidón puede dejar restos pegajosos que pueden acabar dañando la plancha. Si necesitas ayuda para elegir una plancha o centro de planchado puedes consultar webs como por ejemplo Casa Confortable, así te aseguras de no llevarte luego sorpresas desagradables.

    Te Interesa   Aprende a hacer 4 deliciosas tartas que no necesitan horno

    Después de unos segundos, dale la vuelta a la camisa y repite el mismo procedimiento. Un poco de almidón, esperamos unos segundos y pasamos la plancha.

    Puedes, en el caso de las camisas, darles un repaso a las zonas de los puños y el cuello. Esto hará que quede mucho más rígido, con un toque de tintorería profesional.

    Cuando ya hayas terminado, solo tendrás que colgar la prenda en una percha y dejar que se airee fuera del armario. Cuélgala en un lugar en el que no haya corrientes de aire, pero sí sea fresco y no incida la luz solar directamente. Tras unos minutos, ya podrás guardarla en el armario o donde prefieras.

    Para qué sirve el almidón en la ropa

    • El principal uso del almidón es para ayudar a eliminar las arrugas de una prenda de forma más sencilla y eficiente.
    • También verás que los tejidos de una prenda tienen mejor aspecto y mantienen tanto su textura como sus colores originales durante más tiempo.
    • Una vez se ha lavado una prenda, el almidón ayudará a que no retenga tanto polvo y suciedad del ambiente.
    • Los tejidos de algodón quedarán más suaves con el uso de esta técnica.
    • Sin embargo, hay tejidos en los que no conviene utilizar el almidón. Las fibras sintéticas, por ejemplo, pueden estropearse; y la seda y la lana también pueden sufrir algunas deformaciones.
    • Especialmente en prendas oscuras, no es recomendable el uso de altas concentraciones de almidón. Puede que al plancharlo se tornen de un color blanquecino.

    Otros usos del almidón

    • El almidón también puede servirte para eliminar las manchas de aceite en prendas de cuero. Solo tienes que cubrirla con maicena durante toda una noche y al día siguiente ya se habrá quitado y solo quedará un leve rastro.
    • Una pasta untuosa de maicena y agua puede calmarte los dolores de las quemaduras solares. Aplícala sobre la piel y deja que se seque y se vuelva dura; luego puedes retirarla con agua tibia.
    • En caso de que padezcas pie de atleta y tengas hongos, puedes poner un poco de almidón de maíz en tus pies y en tus zapatos, a modo de polvos de talco.
    Te Interesa   Mira cómo puedes hacer un rico y saludable postre con dos sencillos ingredientes

    Receta para hacer almidón casero

    Además de poder encontrarlo en numerosas tiendas, el almidón para planchado puedes hacerlo en tu propia casa. Si te gustan este tipo de ‘retos’ y quieres ahorrarte unos euros (puede llegar a ser caro), te proponemos este método para hacer almidón casero. No tardarás demasiado tiempo y es muy sencillo.

    Necesitarás:

    • Una olla o cazuela grande
    • 1’5 litros de agua aproximadamente
    • ½ taza de fécula de maíz (maicena)
    • Un bote pulverizador

    Cómo preparar almidón casero:

    1. Primero pondremos a hervir aproximadamente un litro de agua, cuatro tazas.
    2. En otro recipiente, mezcla la media taza de fécula de maíz y una taza de agua fría, removiendo bien para que no haya ningún grumo.
    3. Retiramos del fuego la cazuela en la que pusimos agua a hervir y la incorporamos a segundo recipiente, el de la fécula disuelta. Remueve de nuevo para que todo quede homogéneo y deja que se enfríe a temperatura ambiente.
    4. Una vez esté frío, lava el bote pulverizador para que no tenga ningún resto y cuela la mezcla para llenarlo.
    5. Ahora ya podrás usarlo, pero es importante que agites muy bien el pulverizador siempre antes de utilizarlo para que se mezcle bien por dentro.

    ¿Te animas?

    (Visited 111 times, 1 visits today)