Saltar al contenido
Casas Increíbles

Como obtener una hipoteca para la casa de tus sueños

15/07/2019
photo 1560518883 ce09059eeffa

Si quieres comprar una casa, y no tienes grandes sumas de dinero disponible, seguramente estarás pensando en adquirir una hipoteca.  Quizás una de las transacciones financieras más importante que hagas en tu vida y que representa un proceso largo y complicado que requiere de mucho esfuerzo y dedicación.   

Para hacer de este un trabajo más sencillo hemos decidido publicar una guía que te permitirá saber qué debes hacer para obtener una hipoteca y qué debes considerar para que el proceso final tenga éxito.

Lo primero, ajusta tus expectativas

Cuando quieres obtener un préstamo debes tener muy claras las características del préstamo que puedes llegar a obtener.  Lo primero es saber cuál es tu capacidad real de pago, es decir, debes tener en cuenta la cantidad de dinero del que dispones y el que generas mes a mes.  

Los préstamos hipotecarios no cubren el 100% del coste de la vivienda, los mejores pueden llegan a cubrir un máximo del 80% del mismo. Por esta razón debes asegurarte de tener fondos para pagar de entrada al menos este 20%.  Adicionalmente, hay gastos asociados a la formalización del préstamo, tales como: comisión de apertura, gasto de notario y registro, seguros asociados, etc. que generalmente suman un 15% adicional sobre el coste de la vivienda.  Así que, en total, necesitas contar, de entrada, con fondos para pagar un 35% del coste de la casa que quieras comprar.

También debes tener en cuenta el monto de las mensualidades que, de acuerdo al Banco de España, nunca deberían superar el 30% o 35% de tus ingresos netos mensuales.

Busca tu vivienda

Foto de Grant en Unsplash

Ahora que ya sabes de cuánto dinero dispones, puedes empezar a buscar tu casa. Y es que antes de buscar una hipoteca debes saber qué casa quieres comprar y conocer su precio, con esto podrás tener una idea de cuánto necesitas de entrada y a cuánto puede ascender las mensualidades a pagar. Para tener la idea lo más precisa posible de estas mensualidades puedes usar este calculador de hipotecas.

Prepara la documentación

Foto de Helloquence en Unsplash

Al momento de empezar a preparar la documentación para solicitar la hipoteca debes revisar si cumples con los requisitos para solicitarla.  Aún cuando hay diferencias entre las entidades, hay ciertas condiciones que debes cumplir en todos los casos:  

  • Edad: solo pueden solicitar hipotecas personas de entre 18 a 75 años
  • Fuente de ingreso fija:  Esto es bastante sencillo de demostrar si tienes un empleo fijo y a tiempo indefinido desde hace algún tiempo. Tener un empleo fijo le da mayor seguridad a la institución financiera de que podrás pagar el crédito.  Sin embargo, si eres autónomo, esto no evita que puedas acceder a este tipo de préstamo, solo que deberás buscar por otros medios demostrar que tienes la capacidad de pago.  Es más laborioso y te exige aportar mucha más documentación, pero es posible.
  • No estás en ningún registro de morosos: Muchas entidades financieras pueden rechazar tu solicitud de inmediato si ven estás inscrito en alguna de estas listas. Es conveniente que revises tu situación y, si estás en algún registro, realices las gestiones necesarias para salir, pagando la deuda pendiente.
  • Busca avalistas:  En algunas ocasiones el banco te puede negar la hipoteca por considerar que tu perfil no cumple con los requisitos mínimos indispensables.  Para estos casos existe la opción de contar con un aval.  Esta figura es particularmente útil en el caso de los autónomos. El avalista es la persona que asume la obligación legal de pagar el crédito si tú no puedes hacerlo.  Esta obligación incluye el uso de todo su patrimonio y sus bienes tanto presentes como futuros y, si el avalista fallece, la obligación pasará a sus herederos. Esta es una opción que debe considerarse con mucha seriedad y responsabilidad ya que el avalista asume un riesgo muy alto.

Si cumples estas condiciones ya puedes empezar a reunir la documentación necesaria, que, en general incluye: Tu carnet de identidad, copia de tu contrato de trabajo, de tu nómina y de tu declaración de renta, tus cuentas bancarias y copia del registro de las propiedades que tengas, así como cualquier otro documento de demuestre tu situación patrimonial y tu capacidad de pago.

Selecciona la hipoteca

Foto de Nik MacMillan en Unsplash

En el mercado existen muchas entidades financieras que ofrecen hipotecas, cada una con diferentes opciones y particularidades, así que es importante que analices las diferentes ofertas que existen para ver la que se ajuste más a tus necesidades.  Para saber cuáles son las mejores hipotecas para ti debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • TIN, o tipo de interés nominal: Es la tasa de interés que cobran las entidades por prestar dinero.  Este porcentaje se aplica sobre el capital pendiente de devolución en cada momento.  No incluye gastos ni comisiones.
  • TAE o tasa anual equivalente:  Es el tipo de interés que indica el coste efectivo de un préstamo.  Se calcula considerando el tipo de interés nominal, la frecuencia de los pagos, las comisiones bancarias y otros gastos generados por la operación.  Es la que debemos utilizar para comparar las distintas ofertas.
  • Tipo de hipoteca:  Existen dos tipos: de interés fijo e interés variable.  La primera es aquella donde se mantiene la misma tasa de interés a lo largo de toda la vida del crédito, y la segunda tiene un interés que depende de las fluctuaciones del mercado, generalmente se utiliza el Euribor como tasa de referencia.  Otro tipo común de hipoteca es el de tasa mixta, que aplica una tasa fija durante los primeros años de la hipoteca y luego pasa a aplicar una tasa de interés variable dependiente del Euribor.
  • Monto de comisiones y gastos: tomar en cuenta todas las comisiones que incluya la hipoteca tales como apertura, estudio, amortización y cancelación anticipadas.  También debes considerar los gastos asociados como la tasación, registro, notario, gestoría e impuestos.  Ten en cuenta que, al adquirir una hipoteca, la entidad nos puede exigir la contratación de seguros cuyo coste debe incluirse en el cálculo total.
  • Cualquier otra condición adicional que pueda afectar a la hipoteca.

Una vez que hayas analizado todas las condiciones selecciona las tres mejores hipotecas y solicita una oferta vinculante, de tal manera de que sepas exactamente cuál es el coste de la operación. Estudia bien las ofertas recibidas y elige la mejor hipoteca de las ofertadas y cierra la operación legalmente.  Durante el proceso es probable que te hagan otras ofertas y puedas negociar sobre ellas, es importante que lo hagas, sobre todo si puedes mejorar las condiciones iniciales.  En este momento también debes estar pendiente de cualquier cláusula abusiva que pueda haber en el contrato.  Recuerda que este es un compromiso al que estarás atado por más de 20 años, así que haz todas las preguntas que estimes conveniente y tómate tu tiempo.  Si sigues teniendo dudas siempre puedes recurrir a un asesor independiente para que te ayude.


Angel Pitarque

Angel Pitarque

RSS
Facebook
Facebook
Instagram