Saltar al contenido

¿Cómo es la economía de Italia?

La economía de Italia es la segunda más impresionante de Europa. Se encuentra en la cima respecto a su PIB, calidad de vida e industrialización.

Sus ideologías amalgamadas la han posicionado como un centro financiero sorprendente, donde miles de personas se enriquecen, proporciona decenas de miles de puestos de empleo y mejoran su calidad de vida.

¿Cómo es la economía de Italia?

Teniendo el octavo puesto en el ranking de las naciones con PIB nominal más grande a nivel internacional y el tercero a nivel regional, Italia se encuentra detrás de Alemania y Francia.

El desarrollo italiano se ha establecido sobre el sector secundario (la industria) y es, hasta la actualidad, el eje central de su economía. Sin embargo, también resalta la participación del sector terciario (servicios), cuyas aportaciones son superiores a la media.

Se puede dividir al país en dos zonas:

  • Norte: la zona industrializada y desarrollada donde predominan las empresas privadas, que se instalan en el centro financiero: Milán.
  • Sur: donde se ejerce la práctica agrícola. Es muy dependiente de los subsidios del gobierno y cuenta con las tasas de desempleo más altas del país. Está menos desarrollada.

¿Cómo es el sector primario de la economía italiana?

A finales de 2018 se dataron las siguientes cifras:

  • Casi 10 millones de toneladas de uva.
  • Dos millones y medio de toneladas de manzana.
  • Dos millones de toneladas de aceituna.
  • Un millón de toneladas de melocotón.
  • Dos tercios de millón de toneladas de pera.
  • Medio millón de toneladas de kiwi.
  • Un tercio de millón de toneladas de alcachofa.

Siendo estos los productos más exportados por la nación.

Si bien es uno de los mayores exportadores agropecuarios, el sector ha experimentado graves retrocesos: la ocupación de producción activa se estima en 4 por ciento, mientras que su participación en el PIB es inferior al 3 por ciento. Ergo, es incapaz de abastecer la demanda alimentaria de la población.

¿Cómo es el sector secundario de la economía de Italia?

A comienzos de la fase industrial de la organización, uno de los primeros sectores en abrirse fue el textil.

Durante el s. XX otros sectores, como la moda y el automotriz, llegaron a tener mucha autoridad. Hoy en día, las actividades industriales han sido el mayor motor impulsor de la economía italiana. Sobre todo desde 1950.

¿Cómo es el sector terciario de la economía italiana?

Los servicios han representado un importante avance en todas las naciones desarrolladas: ocupan hasta el 60 por ciento de la población activa y el 70 por ciento del PIB.

El crecimiento económico ha impulsado el avance del comercio, transportes y otras compañías de servicios. La nación alberga una extensa red de transportes terrestres, así como enormes instalaciones portuarias (e.p. Génova, Augusta…) y aeropuertos importantes (e.p. Milán-Linate, Roma-Fiumicino.)

No solo se complementa con sus riquezas naturales, como la costa del Adriático, los Alpes o la Riviera, también con sus atracciones culturales, artísticas e históricas, como Venecia, Roma y Pompeya, brindando todo tipo de tours y vistas.

Fuertes de la economía de Italia

En un principio, fue una de las mayores economías basadas en la agricultura. La cual tuvo grandes retrasos e inconvenientes generados por ambas guerras mundiales.

Durante el s. XX, pasó a convertirse en una de las naciones más industrializadas, tomando el rol del país europeo líder en comercio internacional y de las exportaciones globales. A partir de entonces, se ha premiado en distintas área.

Su nivel de vida estándar es elevado: cuenta con la octava calidad de vida más alta del mundo, según lo específica el renombrado portal The Economist.

Por otro lado, en lo que respecta al oro, tiene la tercera reserva más grande a nivel internacional. También se considera el tercer mayor contribuyente al Presupuesto de la Unión Europea.

Entre sus mayores rasgos se distinguen:

  • Es reconocido por sus innovadores sistemas en el sector empresarial, lo que le facilita posicionarse como una de las naciones más industrializada. Es el segundo fabricante más importante a nivel regional después de Alemania.
  • Su riqueza privada es una de las más grandes del mundo.
  • Cuenta con un demandante sector primario. Especialmente cuando se refiere a la producción de vinos, siendo el mayor país exportador del mundo.
  • Sus diseños tienen fama por ser de alta calidad. Las industrias que destacan son: moda, electrodomésticos, naval, industrial y automotriz.
  • Es el mayor mercado de bienes de lujo en el continente europeo y tercero a nivel mundial.
  • La mayoría de las industrias, como en el caso de Alemania, son PYMEs o pequeñas y medianas empresas. Muchas de ellas se encuentran en lo más alto de su sector.
  • Aunque tiene carencia de gases y materiales minerales, como en el caso del carbón, petróleo, hierro, mármol y bauxita, lo recompensa con su alta capacidad industrial.
  • Aunque el sector secundario se enfoca en los elementos industriales, materiales de construcción y artesanía, también se vislumbran la industria mecánica, química, defensa, electrónica y textil.
  • Italia tiene uno de los mayores centros de moda en el mundo, únicamente comparado con Francia, cuya calidad de vida es una de las más altas.
  • El sector automotriz, por su parte, es dominado por Maserati, Iveco, Fiat, Alfa Romeo y Ferrari.

Principales conflictos de la economía italiana

A pesar de tener una vasta fama internacional y de proporcionar una calidad de vida por encima de la media, su economía tiene tanto problemas no estructurales como estructurales.

  • Cuando su PIB incrementó de forma radical en la década de 1990, las tasas de crecimiento anual promedio de la nación en el periodo 1999-2019 se posicionaron entre las más bajas de la Unión Europea.
  • Así mismo, el esfuerzo de los políticos por revivir la economía estancada, incentivado gatos masivos por parte del gobierno, ocasionaron el aumento de la deuda pública.
  • La Gran recesión económica mundial, originada en 2008, desestabilizó muchas de las economías europeas. En menos de 24 meses, el PIB de la nación se contrajo un 27 por ciento. De 2 billones de dólares a comienzos de la recesión, se dataron un billón y medio a mitad de la década de 2010.

Entre las multitudes de beneficios de la economía de Italia, se pueden encontrar una amalgama de convenientes. Sin embargo, sigue manteniéndose líder de Europa.