Saltar al contenido

Cómo doblar una maleta para que quepa todo: trucos de vida

Si nos vamos de vacaciones queremos llevar todo con nosotros, pero los problemas empiezan cuando vemos que en la maleta no hay espacio suficiente.

Recoger una maleta para un viaje se lleva a cabo bajo el lema “misión imposible”. Aunque a simple vista pueda parecer que la tarea no es fácil, en realidad es toda una ciencia. Pero si se adhiere a ciertas reglas de empaque efectivo de una maleta, esto le permitirá al turista evitar la pérdida de cosas y muchos otros problemas durante el viaje.

Checa el clima

Una vez que haya aprendido lo que espera el clima en su destino, comprenderá qué tipo de ropa necesita llevar. Sin embargo, asegúrese de empacar algunas cosas que no se ajusten a su pronóstico en caso de un calentamiento repentino o una ola de frío.

Haz una lista de cosas

Anote la ropa y otros artículos personales que desee llevar. Recójalos en un solo lugar y luego clasifíquelos de acuerdo con lo que realmente necesita y lo que no necesita. Esto realmente te ayudará a doblar tu maleta de manera más eficiente, porque no es interminable.

 

 

 

 

 

 

 

Pesado hasta el fondo

Empiece a doblar con los artículos más pesados: zapatos, botellas, cinturones de cuero, termo, etc. Tenemos que ser ordenados y aprovechar cada espacio, por eso es mejor primero acomodar las cosas más pesadas debajo ya que no se tocará hasta que lleguemos a nuestro destino. Las cosas más livianas van en la parte de arriba que son más fácil de manejar.

Dobla las cosas bien

Supongamos que tiramos toda a ropa en la maleta sin doblar, entraron muy pocas cosas, por eso tenemos que doblar toda la ropa lo más que se pueda y dejar todo bien acomodado para ahorrar espacio y que entren más cosas. Si tiene algo que se arruga: una chaqueta o un pantalón, retire los rodillos que ha doblado. Pon todo lo pesado en la maleta, y luego dobla los pantalones según las flechas, endereza y ponlos de manera que las piernas cuelguen fuera de la maleta. Pon tu chaqueta encima. 

Coloca la parte superior en el interior, deja que la parte inferior dé un paseo. Dobla las mangas una encima de la otra. Llene los hombros de su chaqueta con ropa interior o calcetines para utilizar los espacios vacíos y reducir el riesgo de hematomas. Envuelva con cuidado la parte inferior de su chaqueta y pantalones en su maleta. Rellene las cavidades de los lados con rodillos.

 

READ  Te enseñamos a hacer tus propias velas aromáticas

 

 

 

 

 

 

Recuerda tus bolsillos

Si su maleta tiene bolsillos externos, utilízalos para artículos de acceso rápido. Por ejemplo, coloque zapatillas, una camiseta variable o cargadores allí (aunque son mejores en su equipaje de mano).

Empaca lo esencial en el neceser

Ponemos productos de higiene y cosmética por encima de todo. Pero elija las cosas de las que no puede prescindir: su cepillo de dientes y su crema favorita. Pero no puedes llevar jabón, champú, geles de ducha, y si no puedes renunciar a tus productos habituales, tómalos en mini botellas, o ponlos en bolsitas con cierre.

 

 

 

 

 

 

 

Ponte lo que no te quede

Si tienes un deseo irresistible de llevarse esto o aquello, pero ya no es posible meterlo dentro, saca lo más voluminoso: un jersey grueso y unas botas y metelas.

No llenes tu maleta

Nunca llene demasiado su bolso, si es difícil cerrar la cremallera en casa, entonces uno de ellos puede romperse en la carretera. Si quiere evitar estos problemas o perder mucho tiempo intentando cerrar la maleta, lo mejor es lograr que la maleta cierre bien desde casa.

Esperamos que nuestros consejos te ayuden a preparar tu maleta de manera eficiente.