Saltar al contenido
Casas Increíbles

Te enseñamos a quitar fácilmente las manchas de la ropa más difíciles y comunes

08/12/2016
trucos quitar.manchas

Cuando salimos de casa con nuestra ropa impecable sabemos que, por mucho que nos esforcemos, no entraremos de la misma manera. El paso de las horas y nuestra actividad física ensucia la ropa de por sí, pero si además nos topamos con algún accidente y nos manchamos, mucho peor.

Por mucho cuidado que tengamos, los accidentes son eso, accidentes, prácticamente inevitables. Así que no es de extrañar que en una de nuestras salidas se nos derrame un poco de café o vino.

Todas estas manchas tienen algo en común: pueden ser muy difíciles de sacar, sobre todo si las lavamos horas más tarde. Pero bueno, difíciles pero no imposibles, y menos con los trucos que os vamos a enseñar hoy.

Os traemos un vídeo en el que nos explican cómo quitar rápidamente y de manera sencilla las manchas más difíciles, que también resultan ser las más comunes. Como hemos dicho, mancharnos con café, con vino o con aceite puede ser común, pero también con el césped o con aceite. Pues bien, ¿cómo quitamos cada una de estas manchas?

1. Mancha de café:

Humedece la mancha con un poco de vinagre blanco, esparce por encima bicarbonato de sodio y después limpia la zona con un cepillo de dientes bañado en más vinagre blanco. Deja reposar la mezcla unos minutos, ¡y a la lavadora!

2. Mancha de vino:

Vierte un poco de vinagre blanco sobre la mancha y déjalo reposar durante 15 minutos. Esparce bicarbonato de sodio por encima y frota con un cepillo de dientes. Déjalo reposar unos minutos, quita el exceso de bicarbonato y lávala como normalmente.

3. Mancha de aceite

Espolvorea bicarbonato de sodio generosamente sobre la mancha y déjalo actuar durante 45 minutos. Después pon un poco de jabón para los platos y con un cepillo de dientes mojado en vinagre blanco ve frotando toda la superficie. Déjalo reposar unos minutos y lava la prenda con total normalidad.

4. Mancha de césped

Vierte un poco de alcohol sobre un trapo y humedece la zona afectada. Déjalo secar al aire y después aplica encima un poco de detergente de la ropa, encima pon bicarbonato de sodio y frota bien con un cepillo de dientes. Quita cualquier exceso y lávala en la lavadora.

Comprueba estos sencillos trucos por ti mismo en este vídeo, y olvídate de las manchas más costosas.

Fuente: Nifty


Raquel Medina

Además de Internet y la tecnología también me gusta la decoración en general.