En Casas Increíbles te enseñamos reformas de todo tipo en cualquier espacio para crear lugares en sitios insólitos. Por ejemplo somos muy fans de las pequeñas caravanas convertidas en espacios impresionantes.

Convertir una furgoneta en una pequeña casa acojedora es un trabajo magnífico que nos sorprende con el resultado, ya que no nos importaría vivir allí en absoluto. Dipa Vasudeva Das, un hombre de mediana edad de Europa del Este, se puso manos a la obra con una antigua furgoneta que concluyó siendo una casa con ruedas para vivir dónde quieras.

Vasudeva Das cuidó todos y cada uno de los detalles, aprovechando cada rincón para hacer compartimentos y dotar a la furgoneta con todas las comodidades que se necesitan. Es un espacio muy pequeño, sí, pero el resultado es de sobresaliente. Vean:

Esta era la furgoneta cuando Dipa Vasudeva Das y su fiel compañero canino la compraron.

Una típica furgoneta, con unos asientos un tanto desgastados.

La mayoría puede ver que es una furgoneta bastante espaciosa, pero lo que Vasudeva Das vió fue algo más complejo que un simple medio de transporte. Manos a la obra.

Hizo la estructura principal para su nueva casa y añadió muchos compartimentos para tener espacio de almacenaje suficiente.

No sólo el suelo está repleto de pequeños compartimentos. También las paredes están llenas de secretos.

Se le añadió una ventana en el techo para proporcionar luz natural al interior de la furgoneta.

Una vez terminado el esqueleto, todo el espacio fue cubierto por tablas de madera clara que lo hacían reconfortante.

Como ahorrar espacio era una prioridad, creó muebles hechos a medida.

De esta manera cubrió sus necesidades en el menor espacio posible.

La puerta lateral corredera es toda una obra de arte.

En la parte inferior de la puerta hay dos cajones muy grandes, que pasan por debajo del suelo en el interior, como vimos en las primeras fotografías.

Salón a doble altura en una furgoneta… increíble.

La puerta está hecha con varios módulos, de manera que se puede abrir entera o parcialmente, para poder jugar con la luz natural.

Una vez dentro, si mueves algunas partes del suelo te encuentras con una estupenda ducha junto a un lavabo, para aprovechar tanto la salida del agua como la manguera.

Nuestro protagonista no podía pasar la oportunidad de aprovechar al máximo la puerta trasera.

Una tabla abatible da la posibilidad de disfrutar de un espacio extra.

Además, si quitas la tela tienes un sitio más para almacejar cosas, como por ejemplo un par de bicicletas.

El espacio superior está pensado para varias funciones según las necesidades del momento.

Puede ser un pequeño despacho para trabajar cómodamente.

Un dormitorio.

El comedor para las reuniones con amigos y familiares.

Lo ideal de este diseño es que bajo el suelo se esconden muchas sorpresas que no puedes creer que quepan ocultas.

Por ejemplo una mesa.

Hay sitios de almacenaje a lo largo de todo el suelo para que las cosas no resten espacio vital.

Cuando decíamos que no falta detalle no exagerábamos, hasta una chimenea de leña tiene nuestra furgoneta.

Perfectamente pensado para que no haya problemas por inhalación de humo, ya que la furgoneta dispone de un extractor.

No está nada mal la transformación, ¿no creéis?

Fuente: littlethings