Saltar al contenido
Casas Increíbles

Los muebles ideales para un cuarto pequeño

31/01/2020
cuartos pequeños

En nuestra casa no todos los cuartos tienen las mismas medidas. Y muchas veces necesitamos mayor espacio del que creemos. Cuando queremos incorporar más muebles o lugares de guardado por separado, muchas veces el espacio físico de la habitación no nos lo permite. Sobre todo si se trata de un cuarto pequeño.

Cuando los espacios no son los suficientes hay que escoger en detalle los elementos que lo componen. Para así poder aumentar sus metros cuadrados, tanto de guardado como de uso. Hay que tener en cuenta ciertos principios para escoger los muebles. Así no gastaremos ni tiempo ni dinero en elementos que no podremos usar o no le daremos el uso correspondiente.

Esto puede ser por diferentes razones, como por ejemplo, que dejan poco espacio entre los diferentes muebles. Estos espacios residuales lo que producen es que solo se termine usando el cuarto para descansar y no para pasar más tiempo.

Otro de los resultados que nos puede otorgar la mala elección de los muebles es que no nos sean útiles para el guardado.

Calcular la cantidad de personas

Lo primero que debemos tener en cuenta es la cantidad de personas que pasarán tiempo en esta habitación. No es lo mismo el diseño de una habitación para una sola persona que para más. Como también tendremos en cuenta la edad, es decir, si es para niños o para gente más grande. De esto va a depender la decoración de los elementos que incorporemos en ese cuarto pequeño.

cuartos pequeños
cuartos pequeños

Una vez analizado todo esto comenzaremos con los muebles. En primer lugar debemos decidir qué elementos queremos incorporar. Si es un dormitorio, además de la cama debemos contemplar los otros muebles. Una vez que ya los tenemos presentes, tendremos que medir los largos del cuarto. Teniendo en cuenta que una cama de una plaza estándar mide 0,90 por 1,90 metros sabremos el espacio que nos queda para el resto de los muebles.

Cóm elegir un placard para un cuarto pequeño

Cuando queremos incorporar un placard para guardado de ropa, lo aconsejable es que entre este mueble y el lado de la cama no quede menos de un metro de distancia totalmente libre, para que su uso sea lo más cómodo posible y poder retirar las cosas del mueble.

Si además queremos incorporar un mueble tipo escritorio, la forma ideal sería que se coloque entre la cama y el placard. Si en ese sentido no se puede, es posible colocarlo en el otro sentido de la habitación. Pero siempre dejando como mínimo un metro o más para la utilización del escritorio.

Si el cuarto es pequeño y estos tres elementos se encuentran con las medidas justas, se recomienda que el escritorio que elijamos sea de formas puras. Es decir, que no cuente como mucho lugar de guardado. A lo sumo, uno o dos cajones en sus laterales. Para que visualmente aparente ser una estructura liviana. Vienen de diferentes materiales.

Una de las opciones es de metal redondo. Y también hay que tener presente el color que escogemos para estos muebles. Lo mismo pasa con el mueble de guardado. Debe ser de colores claros para que beneficie el ingreso de la luz. Porque el lugar que restará en la habitación es grande. Entonces, para que además no nos quite luz, necesitamos que sea de colores claros y que así refleje los rayos solares o los que irradien las bombillas al interior de la habitación.

Otra de las recomendaciones es elegir los que son más angostos. Con 60 centímetros de ancho es más que suficiente. Otra de las características a tener en cuenta es que posea puertas. Pueden ser corredizas o de abrir, pero lo importante es que no se vea su interior.

Esto es indispensable para un cuarto pequeño ya que las puertas otorgan un orden al cuarto. Cosa que no sucede si el placard no tiene puertas y vemos su interior. Porque por más que se encuentre ordenado, la variación de colores de nuestra ropa termina desordenando el ambiente.

La cama

Por último, para este estilo de cuartos nos queda la elección de la cama. No es aconsejable optar por una cama con una estructura ancha. Porque estaríamos perdiendo espacio en el cuarto. Lo ideal es utilizar una estructura de cama tradicional con patas que separen el colchón del piso.

Pero si se necesitara mayor lugar de guardado se pueden escoger las camas con cajoneras.

Ahora bien, puede suceder que el cuarto sea aún más pequeño y necesitemos de todos modos un espacio para poder trabajar o estudiar. Lo recomendable es optar por otro lugar de la casa, pero si no tenemos esa posibilidad se lo puede incorporar en el cuarto. La forma más sencilla es elevar la cama. Existen diferentes modelos que son una buena opción para estos cuartos. La característica que comparten es que son estructuras resistentes de metal. Que a la vista dan apariencia de estructuras livianas y, al igual que en el ejemplo anterior, se recomienda que sean de colores claros.

Una vez que la tenemos elevada, se puede colocar el escritorio debajo de la cama. Este escritorio se recomienda que sea en combinación con la cama, y que sea del mismo ancho, es decir de 90 centímetros. Para que sigamos teniendo el lugar de pasillo que teníamos antes de la elevación de la cama.

Lo más importante para que cualquiera de estos cuartos aparente ser más grande de lo que en realidad es mantener el orden. Además de la incorporación de los colores claros. Tanto en los elementos que la componen como en las paredes, techo y piso.


Juan Ruggieri

Periodista formado y especializado en el ámbito deportivo, cuya pasión por la comunicación lo hizo expandirse también a los campos de "la salud, la ciencia, la historia y la naturaleza".
RSS
Instagram