Saltar al contenido

Diseños originales de piscinas desmontables para tu jardín

piscina desmontable

Cuando se tiene un jardín, hay pocas cosas más bonitas que ir directamente desde tu habitación a tu propia piscina, y darte un refrescante chapuzón, literalmente, en el patio de tu casa. Adiós a los viajes hasta piscinas públicas o los clubes de recreación. Nunca más deberás estar esperando la invitación de ese amigo o familiar más afortunado. Es por eso que la piscina es la construcción más deseada cuando uno tiene su propio jardín. Por suerte, ahora no es necesaria una inversión demasiado grande. Ni tampoco contar con un terreno muy amplio en nuestra casa. Las piscinas desmontables son una opción genial para satisfacer nuestros deseos durante la primavera y el verano. Por eso, para ir planificando la próxima temporada estival, lo mejor es comenzar a estudiar los diseños más originales de piscinas desmontables para instalar en tu jardín.

Una gran alternativa

En los últimos tiempos se ha ampliado considerablemente el universo existente de las piscinas desmontables. Por eso, tendrás una gran variedad de opciones a la hora de elegir. Seguro, alguna de ellas se adaptará perfectamente a los requisitos de tu hogar, de tu familia y, también, de tu bolsillo.

Si no quieres tener tu jardín en obra por largas semanas, una piscina desmontable es una gran opción para ti. Una piscina tradicional trae consigo todo el movimiento que conlleva realizar el pozo necesario para su instalación. Con una piscina desmontable, evitarás ver como la tierra comienza a invadir no solo tu jardín, sino toda tu casa.

Además, la suciedad que generan el cemento y todos los otros materiales para la construcción luego se disemina por el resto de la casa y es muy difícil de limpiar definitivamente. Esa es otra ventaja: al ser desmontable, si con el paso de unos días no estás conforme con la ubicación de tu piscina, podrás desarmarla y volverla a colocar donde más desees. De esa manera, si te equivocas con tus cálculos con respecto al sol o la sombra, o la llegada de agua a la piscina y su desagote, podrás corregirlo. No es lo ideal, pero tiene solución. Y eso es muy importante.

READ  Trucos para que tu habitación parezca más grande

Otro beneficio es que una vez finalizada la temporada de calor, al desmontar la piscina recuperarás una zona importante de tu jardín. Lo podrás reacondicionar para utilizarlo de otra manera durante el otoño y el invierno. Así, tu hogar podrá adaptarse a los cambios de estación y estar siempre funcional y disponible para recibir invitados.

Los diferentes modelos de piscinas desmontables

Justamente, la última cuestión del párrafo anterior es otro de los puntos favorables de contar con una piscina desmontable. Con una de estas en tu casa, tus hijos podrán invitar a sus amigos. Y tú podrás tener la tranquilidad de tenerlos en el fondo de tu hogar, divirtiéndose con los otros niños. Y también, claro, podrás convertir tu casa en el centro de encuentro de tu círculo de relaciones sociales durante el verano. Para eso, debes elegir el modelo adecuado a tus necesidades y posibilidades.

Nadie quiere esforzarse más de la cuenta cuando está en su casa. Por eso, tengas la piscina que tengas, simplemente tendrás que utilizar las pastillas de cloro de la manera adecuada, conforme a la capacidad. También es recomendable medir el pH del agua para asegurarse de que todo va bien. Así, estarás seguro de que tu piscina estará limpia y disponible cuando quieras refrescarte.

Los mejores materiales para las piscinas desmontables son el acero y la chapa. Si son de buena calidad, te asegurarás un producto que durará años en tu casa, garantizándote veranos y más veranos de alegrías y buenos recuerdos.

Pero dentro de esos materiales, hay una última tendencia que es furor: las piscinas desmontables que simulan ser de madera. Estéticamente son preciosas y modernas. Y además, lucen muy bien en un jardín al aire libre, rodeadas del verde de tus plantas y los colores de tus flores.

READ  Con 42 palets hizo algo increíble en su jardín

Si solamente la utilizarás tú y pocos amigos o familiares, lo ideal es una piscina redonda. Esta forma hace que nunca estéis muy lejos de la otra persona. Es lo mejor si tienes niños pequeños. O si quieres compartir un momento agradable y relajado con amigos o una pareja. Nada de andar nadando y haciende deporte.

Ahora bien, si justamente lo que quieres es tener la sensación de amplitud dentro del agua, lo mejor será que elijas una piscina rectangular, para que puedas deslizarte a través de sus lados más extensos, y así estirar tus músculos todo lo que lo desees. Además, esta forma generalmente es la que mejor se adapta a los terrenos de jardines o a las terrazas.  

No hay que olvidarse del coste. Seguro que habrá un modelo acorde a lo que puedas pagar para darte el gusto de tu piscina propia. Hay distintos tipos para elegir, teniendo en cuenta el diseño, la capacidad, los litros, el tipo. Hay piscinas de acero o chapa, piscinas tubulares y también piscinas hinchables.

Otra posibilidad, si tienes un jardín, es optar por piscinas desmontables enterradas. Tal vez antes había una piscina de material pero el paso del tiempo la dañó. Y no quieres afrontar los enormes gastos de ponerla nuevamente en condiciones. Con unos pocos retoques, ese espacio en el jardín quedará listo para una piscina desmontable que pueda ser enterrada. Y tendrás la solución para volver a disfrutar de una piscina en tu propia casa durante el verano.