Las estufas de parafina a pesar de su precio reducido, no son muy conocidas. Con una estufa de parafina tienes un sistema económico, sencillo y rápido de calentar tu hogar. Vamos a hacer una breve explicación de qué son y cómo funcionan, además de sus ventajas y de sus desventajas. Si quieres informarte o estás buscando estufas para calefacción debes tener en cuenta los beneficios de este tipo de estufa.

¿Qué es una estufa de parafina?

Una estufa de parafina es un dispositivo portátil que caldea el ambiente gracias al calor liberado de la combustión de parafina, un combustible líquido fácil de adquirir. Se conocen también como estufas de kerosene o queroseno.


Tipos de estufas de parafina

Actualmente existen muchos modelos de estufas de queroseno en el mercado. Su funcionamiento es muy similar entre ellos, por lo que se pueden dividir en dos tipos.

  • Estufas de parafina de “mecha”: Es el tipo más clásico. Destaca por su simplicidad (rellenar el depósito con parafina, ponerla en marcha y en seguida beneficiarse del calor que desprenden). Funcionan con una mecha que se utiliza para poner activar la estufa, con la incomodidad de que se debe cambiar cada cierto tiempo.
  • Estufas de parafina electrónicas: Tiene varias ventajas respecto a las de “mecha” (se programan para su puesta en marcho o parada, tienen termostato para regular la temperatura y reparten mejor el aire en la estancia debido a un ventilador que tiene incorporado). Deben permanecer enchufadas en todo momento.

¿Cuánto consume una estufa de parafina?

Comprar estufas de parafina es económico y el combustible para estas estufas se puede encontrar a un buen precio. En Europa el litro de parafina cuesta unos 2€.

Una estufa de queroseno puede calentar una estancia de unos 35-45 m2 y su consumo se mueve entre 0,10 y 0,30 litros cada hora. Esta oscilación dependerá de la temperatura que se quiera conseguir en el ambiente determinado y en los materiales aislantes. Por lo tanto la oscilación del gasto es entre 0’20€ y 0’60€ cada hora.

Es importante resaltar que, los residuos de la combustión de la estufa de parafina se liberan en aire de la estancia en donde se encuentra la estufa y, aunque se trata básicamente de CO2 y vapor de agua, se debe tener la misma prudencia que con las estufas de gas butano:

  • Ventilar regularmente la estancia.
  • No utilizar la estufa en habitaciones cerradas.

Ventajas de una estufa de parafina

  • Generan muy poca humedad a diferencia de otras estufas. La sensación de calor se produce de forma casi inmediata.
  •  La parafina es un combustible seguro, sin riesgo de explosión y casi inexistentes riesgos de incendio.
  • Gran rendimiento. La eficacia energética ronda el 100%.
  • Precio. Actualmente es muy reducido.
  • Gran ahorro. Además de su económico precio, su gasto en pleno funcionamiento no es nada caro.
  • Instalaciones nulas. No se necesita ningún tipo de instalación para utilizar una estufa de parafina.
  • El calor se transmite muy rápidamente por todo el ambiente.
  • Se pueden utilizar para calentar espacios grandes de hasta 50m2.

Desventajas de una estufa de parafina

  • Únicamente se deben utilizar en espacios ventilados.
  • Disponen sistemas de seguridad que intentan evitar accidentes. De todas formas hay que considerar que el monóxido de carbono que producen puede ser dañino. Es importante no usarlas sin vigilancia ni ventilación.
  • La parafina desprende olor, que puede resultar desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Entreblogggs - Jordi Tornés José .
  • FinalidadModerar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Intergrid SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.