Saltar al contenido
Casas Increíbles

Un almacén ordenado, sinónimo de éxito

10/07/2019
almacen organizacion

Son muchos los factores que ayudan a que un negocio alcance el éxito deseado: desde la producción hasta su punto de venta. Pasando, por supuesto, por todos los procesos logísticos intermedios. Y, entre ellos, el almacenamiento.

Los grandes negocios han avanzado a pasos agigantados en la gestión del almacén y suelen utilizar las cargas paletizadas, en palets, para un almacenamiento más eficiente y controlado.

Sin embargo, en pequeños y medianos negocios todavía quedan muchas tareas de almacenaje por optimizar.

En este post repasamos los aspectos más importantes para tener en cuenta a la hora de ordenar un almacén y sacarle el mayor partido. Si tienes un pequeño comercio o buscas cómo organizar el almacén de tu negocio virtual o a pie de calle, ¡aquí van una serie de consejos!

1.    Escoge tu sistema de almacenamiento

A la hora de organizar este espacio existen dos sistemas de almacenamiento: la paletización y las estanterías. En Ractem, tienda on-line de estanterías metálicas, encontrarás todas las opciones tanto para carga paletizada como para almacenamiento con estantes.

Si cuentas con un pequeño comercio, lo lógico es que optes por las estanterías. Antes de comprarlas ten en cuenta la carga que son capaces de soportar por balda. Existen modelos que van desde los 150 k. hasta los casi 1.000, así que conviene pensar primero en las necesidades de la mercancía.

En segundo lugar, trata de adquirir el mismo modelo para ganar en espacio y en organización. Muchas veces, es posible unir varias estanterías haciendo una línea, lo cual resulta muy práctico para un almacén.

2.    Establece un sistema de gestión de inventario

Un método de gestión de la mercancía es elemental en un almacén, por muy pequeño que sea. Generalmente diferenciamos dos, que responden a las siglas de FIFO y LIFO. El FIFO es el más utilizado, pero todo dependerá del tipo de mercancía:

  • FIFO (Primero En Entrar, Primero En Salir): viene del inglés “First In, First Out” y se basa en que el lote de stock que primera entra, es el que primero sale. Se utiliza siempre con los productos perecederos como los alimentos y con cualquier tipo de mercancía que tenga fecha de caducidad o pueda quedar obsoleta.
  • LIFO (Último En Entrar, Primero En Salir): del inglés “Last In, First Out”. Si comercias con productos no perecederos que no caducan ni pierden valor, este método es ideal para evitar que tengas que mover la mercancía.

Este método condicionará en gran parte la ordenación. Si te decantas por el LIFO, trata de ir trayendo al frente de la estantería los productos que antes entraron.

3.    Respeta los espacios de paso

El diseño del espacio también forma parte crucial de la ordenación del almacén. Ten en cuenta las dimensiones de tu espacio y de los sistemas de ordenación. A la hora de escoger las estanterías, no olvides configurárlas en el ancho, alto o en el fondo para adaptarlas a tus necesidades.

En los almacenes medianos y grandes las carretillas y las transpaletas forman parte del ecosistema. Tenlas en cuenta a la hora de crear los pasillos.

4.    Un espacio para la preparación de pedidos

Finalmente, es necesario crear un espacio diferenciado para la preparación de pedidos o, lo que es lo mismo, el Picking. Esto será ineludible en los almacenes de E-commerce y en los espacios de almacenamiento intermedios.

No obstante, para los comercios que almacenan la mercancía a la espera de reposición también es recomendable contar con un lugar habilitado para preparar los artículos que van a salir a tienda..


Angel Pitarque

RSS
Facebook
Facebook
Instagram