Cuando tenemos niños pequeños nuestra vida cambia por completo. Llega una nueva persona a nuestra vida y nos la pone patas arriba, pero da igual, porque la adoramos y sabemos que todo, aunque es más caótico, también es mejor.

En ese momento sabemos que los días se hacen cortos, y es que no nos dan las horas para todo lo que tenemos que hacer, aunque al final siempre lo conseguimos. Y es que en estos momentos siempre abogamos por lo mismo: hay que ser prácticos.

En casa nos organizamos rápidamente para que los niños se sientan cómodos y seguros mientras juegan y corren. Es fundamental que los pequeños puedan tener algo de independencia para que así nosotros tengamos más libertad también. Quizás el interior de la casa lo tenemos dominado, pero ¿qué ocurre cuándo salimos?

Los trayectos en coche pueden convertirse en una auténtica locura si no tenemos un mínimo de organización. Los niños muchas veces se aburren, quieren comer, hay que limpiarlos… y nosotros tenemos que estar preparados para todas y cada una de las situaciones. Hoy te traemos una serie de trucos que te ahorrarán algún que otro quebradero de cabeza.

1. Ten siempre en el coche una libreta y unos colores portátiles. Busca un estuche que sea fácil de abrir y cerrar y así los niños podrán utilizarlo independientemente

2. Coloca un recipiente accesible para los niños de manera que siempre tengan sus cosas a mano

3. Pon una bolsa en el respaldo del asiento delantero para que los niños puedan tirar los desechos fácilmente. Evitarás que el coche se ensucie más de lo debido

4. Pon algunos organizadores en el maletero y guarda todo lo que puedas necesitar: toallitas húmedas, ropa de cambio, juguetes, etc.

5. Haz tu propio libro de actividades portátiles con varios juegos diferentes

6. Si los niños van a comer en el coche, porque es un trayecto largo o lo que sea, consigue que lo hagan de la manera más limpia. Distribuye la comida en una cesta cómoda

7. Si quieres evitar esto:

Pon una sábana alrededor del asiento y encima la sillita del niño, todas las migas caerán sobre las sábanas y será muy fácil limpiarla

8. Pon una cuerda que vaya desde el asiento trasero al delantero con un “sistema de polea”, así podéis pasaros cosas fácilmente y de manera segura

9. Los niños adoran los aperitivos y no tienen pensado renunciar a ellos. Ten una canasta con la comida cerca, ellos podrán tomarla cuando quieran

Fuente: Diply