Saltar al contenido

Trucos para elegir las mejores cortinas para salón

Trucos para elegir las mejores cortinas para salón

Hemos preparado una guía a través de la cual vamos a intentar resumir todos los elementos a los que debemos prestar atención a la hora de elegir las mejores cortinas para salón, logrando de esta forma conseguir alcanzar una perfecta combinación y equilibrio entre la estética y la funcionalidad, garantizando en todo momento la calidad y disfrutando de un entorno mucho mejor adaptado en esta estancia de la casa.

¿Qué tipo de cortina es mejor?

Vamos a empezar analizando los diferentes tipos de cortinas que podemos encontrar, ya que cada una de ellas tiene unas características que es interesante conocer para garantizar los resultados.

  • Cortinas tradicionales: se trata de una de las alternativas más utilizadas que generalmente está dividida en dos piezas y que se desplaza por una barra superior para abrirlas o cerrarlas. Dependiendo del tipo de tela pueden ser más translúcidas u opacas.
  • Estores: son un tipo de cortina en cuya parte superior hay un tambor donde se va enrollando conforme la subimos. Permite subir y bajar como si se tratase de una persiana.
  • Cortinas romanas: son similares a los estores, aunque sin utilizar el tambor superior puesto que se van plegando sobre sí mismas.
  • Paneles japoneses: generalmente también se gestionan subiendo y bajando, optando por diferentes sistemas que permiten un plegado exterior (sin tambor) que a la vez es muy estético.
  • Persianas horizontales: se utilizan a menudo en lugares donde se busca la máxima sencillez y que ocupen el menor espacio posible, y es que se trata de una serie de láminas dispuestas horizontalmente que se pueden subir y bajar así como girar para aumentar o disminuir el nivel de luz que entra al interior del salón.
  • Persianas verticales: es una cortina fabricada en láminas que generalmente se instala en dos piezas de manera que podemos girar estas láminas para abrir o cerrar el espacio, e incluso también nos permite retirarlas del todo en caso de ser necesario.
  • Cortinas de macramé: un tipo de cortina con un estilo muy definido y que tiene un único cometido que es el de decorar.
  • Visillos: cortinas fabricadas en una tela muy fina que dejan pasar grandes cantidades de luz pero evitando que se pueda ver el interior del salón desde el exterior, siempre y cuando la luz exterior sea más intensa que la interior. Aportan sencillez al entorno, siendo habitual su combinación con otro juego de cortinas tradicionales para aumentar la privacidad sobre todo por la tarde y la noche.

Ten en cuenta los diferentes sistemas de sujeción

Tal y como hemos podido observar, existen diferentes tipos de cortina, y atendiendo a esto, también vamos a encontrar distintos sistemas de sujeción.

El más tradicional es la barra horizontal por encima de la ventana o puerta, en la cual se engarza la cortina a través de agujeros hechos en la misma tela para este cometido o mediante trabillas, que son trozos de tela de la misma cortina, o también directamente mediante arandelas para las cortinas modernas.

Es verdaderamente importante que tengamos en cuenta el tipo de cortina que vamos a colocar, ya que de esto dependerá que utilicemos una barra más o menos resistente y que optemos por un sistema de sujeción más eficiente, ya que si por ejemplo colocamos varias cortinas o son muy pesadas, es evidente que debemos optar por aumentar la resistencia.

Elige una tela de calidad e ignífuga en las cortinas para salón

Actualmente tenemos la posibilidad de acceder a amplias colecciones de cortinas para salón, pero el problema es que no todas ellas cuentan con una calidad suficiente como para garantizar los resultados.

Elegir una tela de calidad por una parte nos va a ayudar a tener la tranquilidad de que la cortina va a durar en perfectas condiciones durante muchos años, pero además, también permitirá mejorar la apariencia y por supuesto conseguiremos disfrutar de mayores beneficios a nivel de privacidad, iluminación y clima.

Lo ideal es optar por un tejido antipilling, ya que de esta forma no aparecerán las tan temidas bolitas que habremos observado en algunas cortinas, sin olvidar que hay otro requisito imprescindible, en esta ocasión en materia de seguridad, que es el de asegurarnos que la tela ha recibido un tratamiento ignífugo, ya que en caso de incendio esto evitará que las llamas se aviven.

Estudia bien la iluminación que necesitas en la estancia

Las cortinas también os van a ayudar a regular la iluminación de la estancia, de manera que es muy importante que elijamos aquellas que cuenten con un nivel de transparencia adecuado en función de nuestras necesidades.

Comentábamos antes que hay cortinas como es el caso de los visillos que dejan pasar una gran cantidad de luz, garantizando en buen grado la privacidad, pero quizás nos interese colocar dobles cortinas para conseguir que, de esta forma, podamos utilizar una fina y translúcida para las horas del día en las que queramos que pase la luz, mientras que cuando queramos disfrutar de la máxima privacidad, pasemos a las siguientes que serán completamente opacas, con lo que se reducirá al mínimo la luz exterior.

Es importante que tomes bien las medidas de las cortinas para salón

Uno de los mayores errores que podemos cometer a la hora de instalar una cortina es no haber tomado adecuadamente las medidas.

La cortina no debe quedar ni demasiado corta ni demasiado larga, tanto hablando de altura como para los laterales.

El objetivo es que cubra por completo la ventana, sin arrastrar por abajo y sin que queden huecos alrededor por los que pueda entrar la luz, el ruido y el calor, y que, por tanto, estropeen parte de la función de la propia cortina.

La forma y características de la ventana son importantes

También debemos tener en cuenta el tipo de ventana, su orientación y características como la forma, ya que esto va a ser determinante a la hora de elegir el tipo de cortina que mejor se va a adaptar en materia de decoración y por supuesto también en base a la funcionalidad.

Por ejemplo, para una ventana por la que entra el sol a lo largo del día, puede ser interesante instalar cortinas más tupidas para limitarlo, de la misma forma que aquellas ventanas que den a un espacio abierto que no ponga en peligro nuestra privacidad, quizás pueda ser más interesante optar por visillos para que entre la luz a lo largo de todo el día.

El color es un factor clave a tener en cuenta

También es muy importante que tengamos en cuenta el color de la cortina, ya que por una parte es esencial para conseguir que se adapte al estilo decorativo que hayamos utilizado en el salón, mientras que por otra también va a ser determinante a nivel funcional.

Por ejemplo, durante el verano y en aquellas ventanas en las que da el sol fuertemente, un tono crema ayudará a mejorar mucho la sensación térmica en el interior, mientras que para aquellas donde no da el sol y durante el invierno, un tono cálido y claro puede ser ideal para aumentar la iluminación y también la sensación en el salón.

Recuerda que también hay cortinas degradadas, es decir, que utilizan dos o más colores de forma progresiva, logrando así un efecto muy interesante por ejemplo para aumentar la iluminación en las zonas altas como el techo, mientras que en las bajas aumentamos la privacidad.

Trucos para elegir las mejores cortinas para salón

Recuerda que el color y forma de la barra también es importante

Pero no sólo debemos tener en cuenta el color de las cortinas y su forma, sino que también hay que prestar atención a la barra.

En la actualidad podemos elegir entre barras de cortina de diferentes colores, con distintos acabados y con características diversas.

Lo más importante es asegurarnos que tiene las terminaciones adecuadas que permitan una perfecta combinación estética y garanticen una buena resistencia para aguantar el peso de la o las cortinas que hayamos instalado.

También te ayudan a regular el clima en el salón

Comentábamos antes que una de las principales ventajas de las cortinas es que ayudan a mejorar la sensación térmica en el interior del salón.

Cabe partir de la base de que esto nos puede ayudar tanto a aumentar como a reducir la temperatura, por lo que dependiendo del lugar en el que vivamos, es posible que nos interese una cortina que aumente la sensación de frescor o directamente otra que aporte más iluminación y sensación más cálida.

De cualquier manera, en estos casos es muy importante que utilicemos una tela de calidad para garantizar el mejor resultado.

Y también sirven para reducir el ruido exterior

Para conseguir reducir los niveles de ruido que vienen del exterior, es importante que elijamos una cortina que sea bien tupida y recia, además de que deberemos asegurarnos de que cubre la ventana perfectamente tanto por arriba como por los lados y por la parte de abajo.

Esto significa que deberemos dejar un margen adicional, y cuando se realice la instalación de la barra superior, nos aseguraremos que la cortina quede suficientemente pegada a la ventana, ya que así maximizaremos este efecto.

Las cortinas para salón con estampados te ayudan a dar un toque más desenfadado

El color de fondo de la cortina es representativo, pero además también puede ser una buena opción el introducir algunos estampados, ya que esto nos va a ayudar a dar un toque más desenfadado al salón.

Recuerda que desenfadado no es sinónimo de poco elegante ni mucho menos, ya que hay estampados sencillos que ayudarán a romper con la monotonía a la vez que seguirán respetando la tónica general del estilo decorativo del salón.

Tal y como podemos observar, antes de comprar es muy importante que tengamos en cuenta estos trucos para elegir las mejores cortinas para salón, logrando de esta forma disfrutar de un entorno bien decorado, regulando a la vez tanto el clima como la iluminación para mejorar la calidad de vida en esta habitación de la casa.