Saltar al contenido

Sofá rinconera o chaise longue: ¿cuál elegir?

sofa rinconera

Los aficionados a la decoración de interiores siempre se preguntan cuál opción escoger entre un sofá rinconera y un chaise longue. La verdad es que, a primera vista, ambos lucen casi iguales, pero en realidad tienen características y funciones muy diferentes.

La decoración de los espacios del hogar trae consigo decisiones importantes, pues no se trata solo de encontrar elementos que se vean bien, sino que también deben ser funcionales. Aquí es donde toma importancia una de las preguntas que la mayoría de personas se hace: ¿es mejor un chaise longue o un sofá rinconera? 

Aunque ambos parecen iguales, existen muchos aspectos que diferencian al uno del otro. Sus características están adaptadas para tipos de espacios y necesidades específicas. Un sofá rinconera es ideal para optimizar los espacios y un sofá chaise longue garantiza comodidad por encima de todo. Como estas, existen un gran número de diferencias. 

En el mercado de muebles, la gran variedad de alternativas disponibles puede llegar a ser abrumadora, por lo que confundirse es muy fácil. Así que para escoger el mobiliario más indicado, hay que saber muy bien las diferencias entre un sofá rinconera y un chaise longue.

Diferencias entre un sofá rinconera y un sofá chaise longue

A primera vista, un sofá rinconera y un chaise longue podrían confundirse como el mismo tipo de sofá, por esta razón, para diferenciarlos primero hay que saber que es lo que caracteriza a cada uno de ellos y qué funciones pueden cumplir en la decoración del salón y las habitaciones. 

Características del sofá rinconera

El sofá rinconera fue ideado para cubrir el ángulo que forman las paredes al juntarse, es decir, una esquina. También se conoce como sofá en L, por su forma, lo que resulta ser una de sus mayores ventajas en cuanto a funcionalidad. 

Al estar situado en una esquina, evita dejar puntos muertos y permite un mejor aprovechamiento del espacio. Además, ofrece un número de plazas considerablemente mayor que un sofá convencional, esto lo ha convertido en un clásico dentro del mundo de la decoración a lo largo del tiempo.

La versatilidad es también una de las principales características del sofá rinconera, pues también queda muy bien en espacios abiertos o en una ubicación central, por lo que se podría decir que es la opción ideal para alguien que quiera brindar un espacio a sus invitados.

Un sofá en forma de L brinda muchísimas más posibilidades: puedes colocar una mesa en la zona de la esquina que haga juego, optar por pufs en los brazos o elegir asientos que sean deslizantes. 

Chaise longue

Un sofá chaise longue también tiene distribución en L, pero a diferencia de un sofá rinconera, incorpora un módulo especial que permite que las plazas se prolonguen para poder tumbarse en él; en conjunto forma una especie de cama. 

La otra diferencia con un sofá rinconera es que no tiene respaldos en los módulos de extensión. En cambio, cuenta con un brazo que se extiende aproximadamente hasta la mitad del asiento.

En un chaise longue, lo que importa es la comodidad, más que la optimización del espacio. Las personas que compran este tipo de sofás buscan relajarse y disfrutar de un momento acogedor mientras están sentadas o tumbadas. 

En este sentido, los fabricantes se han encargado de mejorar la experiencia de usuario al añadir modernos mecanismos internos para facilitar el desplazamiento de los asientos hacia afuera. 

¿Cuál es el mejor sofá? 

Como se puede ver, ningún sofá es mejor que otro, cada uno tiene sus propias cualidades y la decisión final solo dependerá de las necesidades puntuales de decoración del hogar. Para hacer más fácil el proceso de selección, a continuación se presentan las principales ventajas de los sofás rinconeras y los chaise longue. 

Ventajas de un sofá rinconera

  • Esta es la opción de sofá ideal para familias numerosas o aquellos que disfrutan de recibir gente en casa.
  • Los sofás rinconera sirven para optimizar al máximo los espacios, su distribución es ideal para acondicionar un lugar pequeño de forma cómoda para todas las personas que lo visiten.
  • Un sofá en L aporta orden visual, pues recoge todos los asientos en una sola pieza, esto hace que los espacios se vean mejor estructurados 

Ventajas de un chaise longue 

  • Los sofás chaise longue son ideales para recibir invitados que se vayan a quedar a dormir, es como tener una cama extra sin ocupar espacio adicional.
  • Una característica ideal de un sofá chaise longue es que muchos vienen con prestaciones extra, como módulos de almacenaje.
  • Se pueden adaptar a todo tipo de espacios, tanto amplios como pequeños.

Bien sea un sofá rinconera o un chaise longue, ambos brindan una amplia cantidad de beneficios con respecto a decoración y funcionalidad, solo hace falta puntualizar las necesidades que se quieren cubrir y disfrutar de todas sus características.