Saltar al contenido

Los Mejores Suelos para Jardín

suelos para jardin

Cuando te animas a renovar tu jardín y hacer una nueva decoración en este, lo primero que debes tener en cuenta son los suelos, ya que hay distintos tipos y materiales que puedes usar para crear diseños realmente hermosos.

Para darle a tus suelos un toque único e innovador Woodmagik tiene buenas opciones, como las tarimas exteriores de composite que también son conocidas como sintéticas y están elaboradas en plástico, lo que le da una mayor durabilidad.

Además, hay que tener en cuenta el tipo de suelo en el que vas a plantar flores, arbustos y todas las plantas que desees agregar a este espacio de tu hogar, ya que algunos son más favorables que otros para obtener una buena siembra.

¿Es buena idea colocar una tarima exterior composite?

Estas tarimas son una excelente opción, ya que a diferencia de las de madera natural, las tarimas de composite pueden aguantar mucho mejor las inclemencias de los exteriores, ya que al encontrarse elaboradas en plástico duro y sintético, tienden a durar mucho más, se estima que tienen un tiempo de vida de más de 10 años.

Además lucen muy bien en el suelo del jardín, sin afectar la contracción y la dilatación del suelo, requiriendo un mantenimiento sencillo y también va muy bien con los lugares que tienen abundante humedad.

Las tarimas exteriores de composite son muy fáciles de limpiar, ahorrando tiempo al momento de realizar mantenimiento y protegiendo el suelo en donde son colocadas.

¿Cuáles son los tipos de suelo para sembrar en el jardín?

Existen diferentes tipos de suelo, unos mejores que otros al momento de sembrar tus flores, arbustos, arboles o cosechar hortalizas, entre ellos tenemos:

Suelo arcilloso

Como su nombre lo indica este suelo contiene arcilla, un componente reconocido por la capacidad de retener los nutrientes, en este tipo de suelo las partículas de roca son muy pequeñas, haciendo que la tierra se vuelva mucho más compacta.

Se destaca por ser un suelo muy fértil e ideal para sembrar tus plantas, pero también puede tener un mal drenaje, ya que el agua queda retenida en la superficie y puede que no todos los nutrientes necesarios lleguen hasta la planta.

Pero no todo son malas noticias, si se le agrega compost este suelo puede mejorar muchísimo, además puede mezclarse con otro tipo de suelo para facilitar el drenaje adecuado a las plantas del jardín.

Suelo arenoso

Este es uno de los suelos más comunes en los jardines, destaca por tener rocas más grandes que el arcilloso, además es un suelo permeable, que se seca rápidamente, aunque permite un mejor drenaje, requiere de un regado frecuente.

Cuando el suelo arenoso se riega tiende a dispersarse, para evitar esto se recomienda agregar materia orgánica y aplicar agua con regularidad.

Es ideal para el césped, árboles y crasas, pero no es tan común para sembrar cultivos que requieran de mayor humedad, sino buscar plantas que resistan la sequía de este suelo. Hay que destacar que es un suelo fácil de trabajar durante todo el año.

Suelo pedregoso

Es un sueño con piedras de distintos tamaños, lo que le impide retener el agua por tiempos prolongados, así que no son muy recomendables si lo que quieres es cosechar plantas agrícolas.

Este suelo también es conocido como rocoso, es muy usado en los jardines para realizar decoraciones o figuras, ya que no es muy recomendado para plantar en este, sin embargo, es una buena opción para sembrar lavanda y caléndula.

Suelo de marga

Es el mejor suelo para sembrar tus plantas en el jardín, también conocido como suelo franco, destaca por tener reservas de nutrientes y una humedad abundante, lo que es muy beneficioso para cosechar en él.

Este tipo de suelo se reconoce por tener un color marrón oscuro y ser desmenuzable, lo que es señal de presentar materia orgánica, lo que disminuye cualquier inconveniente para cultivar.

Además, es un suelo en el que se pueden encontrar lombrices en su capa superficial, que cumplen la función de mejorar la estructura del suelo con sus excavaciones.

Es una de las mejores opciones, ya que permite cultivar casi cualquier tipo de planta sin problema y guarda gran cantidad de agua y nutrientes, sin necesitar de gran aporte extra de fertilizantes o materia orgánica.

Suelo calizo

Este suele ser un tipo de suelo más difícil para trabajar, ya que la materia orgánica se descompone rápidamente, al momento de realizar la labor de cultivo.

Para mejorar este suelo se debe agregar un buen acolchado y suministrarle suficiente agua, incorporando también fertilizantes y materia orgánica, para crear un terreno adecuado ante la siembra de diversidad de flores y plantas, preferiblemente estas deben ser resistentes a la sequía.

¿Cómo mejorar las condiciones del suelo en el jardín?

Como habremos notado hay diversos tipos de suelo, algunos más favorables ante la siembra que otros, por lo que te daremos algunos consejos para mejorarlos:

  • Asegurarse de que tengan los nutrientes necesarios: Puedes agregar fertilizantes y compost, para ayudar a que las plantas crezcan sin problema.
  • Crear un buen drenaje para reducir el exceso de líquido.
  • Ofrecer un soporte: Esto ayudará a que las plantas se mantengan firmes.
  • Asegurarse de que las raíces reciban agua y aire suficiente.

El suelo del jardín es muy importante, así que dedica el mayor tiempo posible a su cuidado y tendrás los mejores resultados.