Saltar al contenido

¿Cómo elegir la mejor ropa de cama de algodón?

Elegir la ropa de cama adecuada es extremadamente importante: pasamos gran parte del día en ella, por lo que debe ser suave, agradable al tacto y propicia para un descanso efectivo. 

Pasamos la mitad de nuestras vidas en la cama, por lo que debe garantizar condiciones cómodas para descansar. La influencia de la ropa de cama en la calidad del descanso a menudo se subestima y, sin embargo, la ropa de cama es como una segunda piel. 

Ropa de cama de calidad

Hay varias características que hacen que sobresalga la ropa de cama de buena calidad. En primer lugar, debe ser lo suficientemente suave como para no causar irritación incluso en pieles muy sensibles. El material del que está hecha la ropa de cama ideal debe ser de origen natural, para que no nos veamos amenazados por reacciones alérgicas. 

Sin embargo, sobre todo, una buena ropa de cama calienta perfectamente en las noches frías y te refresca en el verano; solo necesitas elegir el material y la textura adecuados.

Ropa de cama de algodón

La ropa de cama de algodón es el producto más popular del mercado. Y es una muy buena elección, porque el algodón es una fibra natural que absorbe perfectamente la humedad, es delicada, suave, elástica y te calienta perfectamente. La ropa de cama de algodón permite que la piel respire, es muy aireada y proporciona comodidad térmica, y esto es solo el comienzo de la lista de ventajas.

Además, el algodón es un material extremadamente agradable: suave, fácil de mantener y limpiar. Se puede lavar a altas temperaturas, es duradera y duradera, gracias a la estructura característica de las fibras. Actualmente, la ropa de cama de algodón está disponible en muchos diseños, colores y tamaños, por lo que puede elegir un juego que combine perfectamente con la decoración de su dormitorio.

Tipos de tela de algodón

Vale la pena saber que existen varios tipos de ropa de cama de fibras de algodón. Distinguimos entre otros ropa de cama de algodón egipcio, franela, percal o satén. Todos estos tipos siguen siendo ropa de cama de fibra de algodón, solo difieren en su estructura.

La ropa de cama de satén es extremadamente lisa y suave, debido a su textura se considera ropa de cama refrescante, por lo que se usa a menudo en las calurosas noches de verano.

La ropa de cama de algodón egipcio está hecha de fibras de algodón extremadamente gruesas, lo que la hace más cálida, perfecta para las noches de invierno.

El lino hecho de percal es extremadamente agradable al tacto y se parece un poco al satén, pero es más grueso y cálido: la temporada de otoño / invierno perfecta.

La ropa de cama de franela es familiar para todos desde la infancia. La franela es un material excepcionalmente suave y, al mismo tiempo, cálido y ligero, muy querido por los niños.

La ropa de cama de algodón es la elección perfecta para todos: es suave y delicada para la piel, las fibras naturales brindan comodidad térmica. La tela de algodón está diseñada para personas alérgicas y para todas las personas con piel extremadamente sensible y propensa a irritaciones: gracias a las delicadas fibras permeables al aire, la piel no está expuesta a sobrecalentamiento, rozaduras o daños mecánicos.