Saltar al contenido

C贸mo conseguir un dormitorio acogedor

dormitorio

Nuestro dormitorio es el lugar más íntimo y personal de la casa, él más nuestro. Allí nos refugiamos del ruido de la calle, es donde descansamos, soñamos, hacemos planes, hacemos el amor. Por eso es muy importante que sea un espacio donde nos sintamos bien, un espacio acogedor, y así mismo de acuerdo a nuestros gustos.

脥ndice

    Los colores de la habitación

    Dicen que sobre gustos no hay nada escrito, pero cuando se trata de decorar o redecorar el dormitorio, que como hemos dicho es un lugar de relax, para descansar, entregarnos al sueño, lo más recomendable para decorarlo son los tonos claros y fríos, blanco, verde, azul claro, crema o beige. Por lo tanto, los colores muy fuertes o estridentes no son la mejor opción: el rojo, el naranja, el amarillo. Porque te mantendrán alerta y si quieres estar en modo «descanso», no te van a ayudar en nada.

    Puedes combinar toda una gama de tonos de un mismo color tanto para las sábanas y edredones como para las paredes y objetos. Una excelente combinación puede ser diversos tonos de marrón, que es un color muy cálido, que vinculamos con la naturaleza. El armario de madera, lo puedes acompañar con tonos de un marrón más oscuro para las cortinas o persianas, un color tostado en el cobertor, un color arena en la mesa de noche y para las paredes dos tonos, blanco y beige.

    Mantener el orden

    Ese es un detalle muy importante, el cual debes tomar en cuenta, especialmente si el dormitorio es pequeño, tienes que mantenerlo en orden para que sea acogedor. Llegar a descansar a un espacio donde hay ropa u objetos en desorden por todos lados no funciona. Menos es más. Deja en el dormitorio los objetos indispensables. Los libros, la música, las pelis, búscales un espacio en el salón. Tener menos objetos en el dormitorio hará más fácil ordenarlo. Hay especialistas que recomiendan no tener televisores en el dormitorio porque los rayos que emiten van a dificultarte luego el descanso. En el dormitorio es mejor dejar solo los muebles y objetos indispensables.

    El corazón de la habitación es la cama, por lo que conviene que sea de calidad. Además, elegir un buen colchón tiene todo que ver con tu confort y un sueño relajante y reparador.

    La importancia del espacio

    ¿Qué dimensiones tiene el dormitorio que estás decorando? ¿Es pequeño o tienes espacio de sobra? Es un elemento importante a tomar en cuenta tanto para elegir los colores de la decoración como la cantidad de muebles u objetos que tendrás allí. Los colores claros en las paredes, además de ayudar al descanso, darán una sensación de amplitud a la habitación, la llenarán de luz, mientras que los tonos oscuros, tienen el efecto contrario. Sin embargo, puedes usar esos tonos más oscuros para crear algo de contraste en alfombras, alguna lamparilla en la mesa de noche, en cojines, el tope de la cama. Así la decoración no será plana.

    Plantas en el dormitorio

    Esta es una tendencia super actual. Agregar a la decoración del dormitorio las plantas, que siempre le dan un toque cálido, distinto a los espacios y los alegran muchísimo. ¿Te anotas a esta nueva tendencia? Si compras las plantas adecuadas para sitios cerrados, plantas de sombra, no te van a pedir muchos cuidados y van a llenar de oxígeno tu habitación.

    Cuando vayas a comprarlas elige preferiblemente las plantas de un tono más fuerte. Tienes que regarlas poco y si puedes deja la ventana abierta durante el día para que les llegue algo de luz y aire. Van a refrescar el ambiente de tu dormitorio un montón. La planta ideal para el dormitorio es el ficus, que es una planta de sombra que crece verticalmente. Otra planta ideal para el dormitorio, que además tiene muchísimas propiedades curativas es la aloe vera. Otra hermosa planta para decorar tu dormitorio es la sanseveira. Pero si tienes grandes ventanales puedes comprar una monstera, sus enormes hojas embellecerán tu dormitorio.

    La iluminación adecuada

    Algo muy importante para el descanso, además de elegir un buen colchón, es definitivamente la iluminación adecuada. En el dormitorio es fundamental. Para hacerlo acogedor no es suficiente la decoración y los objetos que allí tengas, la luz debe ser suave y cálida, debe invitar al relax. Para controlar fácilmente la intensidad de la luz pueden ayudarte los reguladores.