Saltar al contenido
Casas Increíbles

Reformas contra el calor

01/05/2020
Reformas contra el calor

Ahora que empiezan a subir las temperaturas, es el momento perfecto para preparar las reformas contra el calor más eficientes, gracias a las cuales vamos a conseguir disfrutar de un entorno con un ambiente mucho más agradable, a la vez que conseguiremos reducir el consumo eléctrico, aprovechando mejor el clima y ahorrando una buena cantidad de dinero.

Mejora el aislamiento de las paredes

Si vuestra casa ya tiene unos cuantos años a sus espaldas, es posible que el aislamiento de sus paredes no sea todo lo eficiente que cupiera esperar, o incluso, los ratones pueden haber ido deteriorándolo con el paso de los años si han conseguido entrar en la cámara.

Esto quiere decir que sí o sí, deberemos reforzar ya sea abriendo la cámara e introduciendo aislante en su interior, lo cual supone una reforma bastante considerable, o directamente podemos optar por sistemas mucho más rápidos, económicos y limpios como lo es la inyección de aislamiento en cámara con productos como por ejemplo la fibra de celulosa.

Para ello sólo habrá que hacer unos pequeños agujeros en las paredes, fáciles de arreglar, por lo que el proceso será mucho menos costoso y nos dará menos calentamientos de cabeza.

Las ventanas, una partida esencial en tus reformas contra el calor

Con mucha frecuencia, las ventanas son uno de los puntos débiles de la mayoría de viviendas.

Existen dos razones principales por las que esto ocurre:

  • Un mal aislamiento de los materiales de la ventana.
  • Una colocación deficiente en la unión de ventana y paredes.

Recuerda que la resistencia máxima a la entrada de la temperatura exterior estará ligada al elemento más débil de nuestra vivienda, de manera que si por ejemplo utilizamos vidrios simples para la ventana, estaremos perdiendo buena parte de la inversión que hayamos realizado para reforzar paredes o cualquier otro elemento.

Por ello, vale la pena invertir en ventanas de aislamiento con doble cristal.

Además, también es importante asegurarnos de que no existen huecos entre la ventana y la pared, es decir, espacios sin aislamientos o juntas mal rematadas, ya que esos pequeños fallos son los que estropearán un aislamiento que podría ser el ideal.

Evita los puentes térmicos aislando suelos y techos

Uno de los principales objetivos para mejorar la temperatura en el interior de una vivienda pasa por romper los puentes térmicos, algo que habitualmente se produce entre el techo y el suelo.

Para ello existen compuestos específicos de aislamiento térmico que podremos colocar en el falso techo, consiguiendo así un refuerzo mucho más eficiente del que podamos imaginar en nuestras próximas reformas contra el calor.

Si en nuestra vivienda no existe el falso techo, la mejor solución es crearlo siempre y cuando nos lo permita la altura disponible.

Recuerda que reforzando el techo en la planta inferior, estaremos mejorando el aislamiento del suelo de la superior.

No olvides que las puertas también son zonas de pérdida

Las puertas son una de las partes complicadas, ya que lo único que podemos hacer es comprar una que ofrezca un mejor aislamiento, pero al abrir y cerrar o debido a que no están completamente hermetizadas, vamos a perder sí o sí temperatura.

Pero además de cambiarla por una puerta aislante, también podemos instalar en su parte inferior un burlete, ideal para aquellas puertas que tienen un margen de separación muy amplio con respecto al suelo, ya que se trata de una inversión mínima que evitará corrientes y pérdidas de temperatura.

Y recuerda que realizar reformas contra el calor, supone una inversión que se rentabiliza a muy corto plazo, ya que el descenso de la factura mensual será considerable tanto durante los meses de calor como también en los meses de frío, por lo que verdaderamente vale la pena ponerse en marcha con ello.