A todos nos gusta sentirnos a gusto en una casa en la que el orden predomine en todas y cada una de las habitaciones. Y es que el caos como tal, no gusta ni a los caóticos. A todos nos gusta la limpieza y el orden, pero muchas veces eso nos supone más trabajo del que nos gustaría, ya que hay algunos rincones de casa que parecen desordenarse con mucha facilidad.

Si eres de las personas que se toman su tiempo para buscar un lugar a cada cosa pero que, al cabo de los días tienes que volver a repetir el proceso, no te apures, es más normal de lo que imaginas.

Evitar este tipo de situaciones es sencillo si aplicamos algunos trucos de orden. Hablo de algunas pautas que nos ayudarán a que esos rincones que suelen desordenarse con facilidad se mantengan siempre con buena apariencia.

1. El recibidor

Suele ser un lugar que dejamos en el olvido y en realidad es de gran importancia, al menos en cuanto al orden se refiere. Y es que cuando entramos en casa comenzamos a desprendernos de todo lo que llevamos encima: el bolso, el abrigo, los zapatos, las llaves, etc. Si no tenemos un lugar para poner cada una de esas cosas, acaban desperdigadas por el espacio desordenándolo todo.

Para solucionar esto, lo mejor que podemos hacer es poner un pequeño mueble, tipo consola. De esta manera podemos poner un vacía bolsillos y algunas perchas para colgar los abrigos. Lo ideal es poder tener ahí también la zapatera, para así poder cambiarnos los zapatos nada más entrar a casa.

2. La pequeña librería

El rincón de los libros es otra zona que se suele desordenar con facilidad, ya que vamos acumulando los libros o revistas y acaban en el lugar que no deben. Lo primero que debemos hacer en este caso es deshacernos de aquellos catálogos de publicidad o revistas que no queramos. Evita los revisteros o similares, lo mejor es incorporar una pequeña librería, en vertical u horizontal. Si tienes pocos libros, quizás te conviene más una pequeña repisa, eso depende de cada uno.

3. Organización en el dormitorio

Evita poner en el dormitorio sillas o butacas en las que podamos ir dejando la ropa de varios días. Son mejores los espacios limpios que den un aspecto de orden. Una buena opción para almacenar cosas es comprar una cama con canapé,  así como una cómoda con varios cajones, de esta manera tendremos muy fácil acceso a todo.

4. Despacho o zona de trabajo

Si tenemos una zona de trabajo en casa nos daremos cuenta rápidamente que no pasará mucho tiempo hasta que la mesa se nos llene de papeles, folletos, tarjetas, etc., convirtiendo el espacio en un auténtico caos. Lo primero que tenemos que hacer es deshacernos periódicamente de aquellas cosas que no necesitamos, eso es primordial. Por otra parte, utiliza archivadores y cajas clasificando el material, todo quedará mucho más ordenado y será mucho más práctico.

5. El dormitorio de los pequeños

Los niños pequeños sí que tienen una habilidad especial para desordenar todo lo que tocan, en especial su habitación. No sabemos si mantener la habitación de los niños totalmente ordenada es posible, pero sí es cierto que hay algunos trucos que al menos nos ayudan a conseguirlo. Por ejemplo, la motivación de los niños para ordenar es fundamental, pero a su vez es importantes que pongamos estanterías que estén a su alcance, para que así puedan elegir los libros, por ejemplo. Otro truco muy práctico es tener una cajonera de varios colores para así poder clasificar los juguetes.

6. Armarios y complementos

Lo más importante de estas zonas es ser prácticos a la hora de elegir un armario o incluso a la hora de organizarlo. Es algo que utilizaremos varias veces al día, por lo que lo mejor que podemos hacer es colocar las cosas donde las encontremos con facilidad.

Clasifica la cosas según el uso que le des, asegúrate de que en los cajones la ropa no quede apelmazada, sino será más fácil desordenarla.

7. La cocina

Generalmente ponemos en la encimera muchos elementos que no utilizamos a diario, como una batidora, un tostador, etc. Todos esos elementos es mejor guardarlos en el armario, así podremos limpiar la encimera más fácilmente y el espacio quedará más limpio visualmente. Sucede lo mismo con la organización de los utensilios en colgadores, si los guardamos en un cubertero el espacio parecerá mucho más ordenado.

8. El baño

En el baño nos solemos encontrar con un problema generalizado: la falta de espacio. Por eso es fundamental que en el baño no haya nada que deba ir en otra habitación. Añade un mueble, ya sea en un rincón o debajo del lavabo, y organiza allí todas tus cosas, cuanto menos cosas queden al descubierto, mejor.

Fuente: proyectos.habitissimo