A la hora de elegir la distribución de nuestra casa solemos priorizar las habitaciones que más falta nos hacen. El dormitorio, la cocina, el salón, el cuarto de baño, la habitación de invitados o el despacho, etc. Las necesidades de cada uno son diferentes, por lo que la distribución de una casa a otra puede variar, pero me atrevería a decir que si a todos nos sobrara una habitación pequeña, sabríamos bien que uso darle: como vestidor.

No hace falta ser amante de la moda, ni tener un armario abarrotado de prendas para desear tener un vestidor. Los armarios no sólo ocupan un espacio precioso, sino que además se prestan a que la ropa se arrugue y desordene con mayor facilidad. Un vestidor que nos permita tener toda nuestra ropa y zapatos a la vista es la perfecta solución para mantenerlo todo ordenado.

Hay vestidores de todo tipo y para todos los gustos, pero nosotros queremos darte siete consejos básicos que debes tener en cuenta a la hora de equipar el tuyo propio. ¡Atentos!

1. La distribución

No hace falta tener una habitación de muchos metros cuadrados para montar un vestidor, lo único que debemos hacer es tener cuidado con la distribución. Dependiendo de la ropa que tengamos, podemos hacer la distribución lineal en una sola pared, en forma de L o en forma de U.

2. No escatimes en iluminación

El vestidor debe ser luminoso, no sólo para ver bien toda nuestra ropa y sus colores, sino también para comprobar qué tal nos sienta frente al espejo. Lo ideal es que tenga mucha luz natural, en caso contrario podremos recurrir a unos focos halógenos.

3. Espacio abierto

Tener un vestidor lleno de armarios con puertas no tiene mucho sentido, aunque el gusto de cada uno es incuestionable. Lo ideal es tener una habitación práctica, que nos permita tener toda nuestra ropa a la vista y que no tengamos que estar abriendo y cerrando armarios para saber qué tenemos y que no. El espacio diáfano nos hará sentirnos más a gusto y menos agobiados, aunque sea una habitación pequeña.

4. Cada cosa en su lugar

Una cosa es no tener armarios cerrados y otro no tener espacio acondicionado para nuestras cosas. En nuestro vestidor no sólo guardaremos las cosas en perchas, también necesitaremos baldas, cajones, perchas largas y cortas. Analiza bien toda la ropa que tienes, los complementos, zapatos, etc. para saber bien qué muebles necesitas.

5. El espejo, fundamental

Si algo no puede faltar en un vestidor, además de la ropa, es un espejo. Pero no uno cualquiera, debemos tener un espejo de cuerpo entero que esté bien iluminado, así no nos llevaremos sorpresas cuando nos veamos frente al espejo del ascensor. Además, el espejo nos ayudará a que la habitación parezca más amplia.

6. Mobiliario extra

Tener una mesa auxiliar donde poder depositar algunas cosas mientras elegimos nuestro look puede ser más importante de lo que crees. Tiene que ser una habitación que nos haga sentir cómodos en todo momento, así que un pequeño rincón en el que poder apoyar algunas prendas y ayudarnos a decidir, será bien recibido.

7. Los complementos que suman

Dependiendo del espacio que tengamos podemos hacer uso de algunos complementos que en ciertas ocasiones nos pueden beneficiar. Si tenemos el zapatero en el vestidor, es fundamental tener una butaca en la que sentarnos cómodamente. A su vez podemos recurrir a alfombras que nos permitan andar descalzos por nuestra ropa.

Fuente: proyectos.habitissimo