Saltar al contenido
Casas Increíbles

Cómo montar tu propio cine en casa

28/04/2020

La manera de consumir entretenimiento ha cambiado mucho en los últimos años. Si bien es cierto que siguen llegando títulos fantásticos a nuestros cines, ahora tenemos un catálogo mayor para ver películas y series en casa. Y, si encima aprovechamos la mejor tecnología actual para hacernos nuestra propia sala de cine doméstica, ¿quién quiere salir?

Con un buen proyector y un equipo de sonido decente, puedes crear el ambiente ideal para disfrutar de cualquier tipo de película. Ya sean títulos de acción, drama o comedia, ahora podrás verlo todo como si estuvieras en un cine pero desde el sofá de tu piso. ¿Quieres saber cómo? Sigue estos consejos y visualiza las mejores películas como se merecen.

Cómo elegir un buen proyector

Hay varias factores a tener en cuenta antes de comprar un proyector. Lo más recomendable es ir directamente a una comparativa de los mejores proyectores,porque habrán expertos en tecnología de audio y vídeo que ofrecen la mejor orientación según las necesidades de cada cliente. En Comprar-proyector.com, tienes análisis con opiniones de usuarios y expertos para aconsejarte y recomendarte según tu presupuesto y requisitos.

Sin duda, esto permite ahorrar mucho tiempo de búsqueda y de análisis entre las diferentes marcas y la página siempre está actualizada con los precios del mercado.

Pero, ¿qué buscamos realmente en un proyector? Te dejamos algunos consejos básicos que hemos recopilado desde su web.

El primer detalle que se debe considerar al hacer una elección es la resolución. De entrada, asegúrate de que el formato es 16:9 porque la mayoría de las películas viene en ese formato. Ahora, para la resolución, deberías empezar por Full HD, que ofrece 1920 x 1080 pixeles; o un 4K, de 3840 x 2160 pixeles si cuentas con un mayor presupuesto. Es importante recordar que, a menor resolución, más baja será la calidad de la imagen que se verá en la pantalla.

Por otro lado, no se puede dejar de lado el balance de contrastes que ofrezca el equipo, porque esta característica es lo que permite disfrutar de una imagen viva, clara y con excelente profundidad.

La luz es fundamental

La iluminación ambiental determinará la potencia del proyector o la cantidad de lúmenes que se necesitan para que las imágenes se vean con nitidez. Si la sala queda totalmente a oscuras, bastarán unos 1500 lúmenes ANSI, y si el espacio recibe mucha luz ambiental, se necesitarán como mínimo 3000.

Otras características

La tecnología y las funciones del equipo varían según su marca y modelo. Es importante tener claro que un proyector digital, con posibilidades de conectividad remota, siempre será superior a un equipo barato que pudiera tener un gran rendimiento pero una calidad de imagen pobre.

Qué más se necesita para una experiencia total

Además del proyector, hay otros elementos que juegan un papel muy importante para que el cine en casa sea la mejor experiencia de entretenimiento:

  • El espacio: para garantizar la acústica es preferible que este sea rectangular. Cuando la habitación es cuadrada es un poco más difícil conseguir un buen sonido, pero tampoco es misión imposible.
  • ¿Pantalla o pared blanca?: los expertos coinciden en que lo mejor es la pantalla. Esta debe estar firmemente anclada al techo y sus medidas mínimas serían de 120 pulgadas.
  • El sonido: de nada sirve hacer una gran inversión en equipos de vídeo y no se haga lo mismo con el sonido. Hay sistemas para todos los presupuestos. Lo más modesto, pero muy eficiente, sería una barra de sonido. Un home cinema estaría en una gama media y los más exigentes pueden optar por un sistema profesional Dolby o DTS. Ten en cuenta que la mayoría de proyectores vienen con un sonido poco potente, por lo que quizá deberás complementarlo con un equipo extra.
  • Iluminación: se debe controlar la luz que entra por puertas y ventanas. Cuanto más oscura sea la sala, mejor. Las luces interiores deben alumbrar de manera indirecta, así que los focos pueden ir apuntados hacia el suelo o hacia el techo.
  • Decoración: la imaginación es la que manda. Tener muebles cómodos, colores armónicos y, por qué no, una máquina de palomitas de maíz, pondrán la sala de cualquier cine dentro de la casa. Los detalles como cables sueltos o elementos a la vista se pueden resolver con trucos sencillos. Además, es preferible que el proyector se instale en el techo.

¿Y si lo que se quiere es cine en 3D?

En este caso, es necesario asegurarse de que el proyector sea 3D. Dependiendo de la marca y de cuánto se esté dispuesto a invertir, se pueden conseguir desde los que proyectan 3D convencional hasta los más sofisticados que recrean el efecto sin necesidad de gafas especiales o gafas con cristales polarizados.

Los demás detalles son similares a los que se tendrían para instalar cualquier sala de cine en casa. El nivel de oscuridad en la habitación tiene que garantizarse para aprovechar al máximo las características de la película.

La pantalla debe ser de buena calidad. No importa si es fija, de pie o enrollable (esta última opción es la mejor si la habitación no es exclusiva para ver películas). Si se opta por la pared blanca, esta no puede tener manchas y debe ser totalmente lisa.

Por último, y aunque parezca obvio, es necesario verificar que la película sea 3D o se verá como cualquier otra.