Los alimentos que llegan al mercado tienen que pasar por un control de calidad estricto, sobre todo si se venden envasados. Además de este proceso y unas reglas sanitarias que cualquier producto debe superar, hay alimentos que cuidan más o menos su producción y por lo tanto nos llegan con más o menos calidad.

Generalmente, nos fiamos de un producto por su sabor y por la fama que puede tener, sin embargo rara vez nos detenemos a mirar la etiqueta para saber exactamente cuáles son las características del producto que nos llevamos a casa. Son muchos los símbolos que encontramos en los paquetes pero, ¿en cuál debemos fijarnos? ¿Qué es lo importante y qué no lo es?

Pues bien, hoy os hablamos de un símbolo que os gustará encontrar en los productos que consumes habitualmente. Se trata de una U que a veces está acompañada de otras letras. Este símbolo significa que se trata de un producto kosher -apto para el consumo según la religión judía- pero además quiere decir que es de alta calidad.

Entendiendo que cualquier producto tiene una calidad apropiada para el consumo, estos se distinguen por tener un plus añadido. No sólo te asegura de que la cadena de producción cumple con todos los requisitos sino que además la materia prima es excelente. Por poner un ejemplo, la maquinaria con la que se hacen estos productos tienen que poder purificarse después de cada ciclo de producción. En caso de ser imposible, nunca obtendrían esta valoración.

Además, las organizaciones que certifican la producción añade otras letras al lado para determinar en que gran grupo se encuentra el alimento. Según las normas, los alimentos se pueden dividir en tres grandes grupos: cárnicos, lácteos y neutrales. Y para distinguir cualquiera de ellos nos fijamos en lo siguiente:

– U / OU: no contiene carne ni leche, producto neutral
– OU-D: producto lácteo
– OU-M: contiene carne

Fuente: genial.guru