La sal común o sal de mesa es un tipo de sal denominada cloruro sódico. Se emplea fundamentalmente como condimento de algunos platos y como conservante en los salazones de carnes y pescado. La sal es un condimento barato y que puede conseguirse fácilmente en cualquier tienda o supermercado, tanto, que se ha convertido en un imprescindible de nuestra cocina.

Normalmente nos limitamos a usar la sal de mesa únicamente para cocinar. Pero esta tiene muchos más usos muy prácticos que te resultarán de gran utilidad en tu día a día para solucionar pequeños problemas cotidianos.

Aquí te dejamos una lista con 10 trucos en los que usar la sal de manera muy eficiente y diferente del método tradicional que ¡te salvarán de más de un apuro!

1. Mal olor en los zapatos

Por su efecto desodorizante, la sal refresca las zapatillas malolientes. Espolvorea un poco dentro, deja actuar toda la noche y quita el exceso por la mañana.

2. Esponjas limpias

Puedes alargar la vida de las esponjas, sumergiéndolas durante toda la noche dentro de un litro agua fría con un vaso de sal.

3. Desagües limpios

Echa la mitad de una taza de sal por el desagüe y abre el grifo de agua fría durante unos segundos. Espera 10 minutos y vierte agua hirviendo por el desagüe. La sal eliminará el mal olor y desatascará la tubería.

4. Eliminar manchas de lápiz de labios

Espolvorea un poco de sal en la mancha de barra de labios y frota suavemente con los dedos. ¡Desaparece como por arte de magia!

5. Limpiar flores artificiales

Coloca las flores en una bolsa con un poco de sal y agita de arriba hacia abajo. ¡Lucirán como nuevas!

6. Deshacer el hielo de ventanas y otros cristales

Para quitar sin esfuerzo el hielo de las ventanas y parabrisas de los coches en días de mucho frío, sumerge una esponja en agua salada, limpie el cristal con normalidad y deja secar.

7. Limpiar sartenes con grasa

Frota las sartenes o cacerolas grasientas con sal antes de lavarlos con jabón o limpiador de lavavajillas. ¡Adiós grasa!

8. Desinfectar tablas de cortar alimentos

Para quitar el mal olor y desinfectar las tablas de cortar de la cocina, primero lávalas con agua y jabón y después frota con un paño empapado en agua salada.

9. Café con mejor sabor

Si tú café se ha quemado o te has pasado con el azúcar, puedes echar una pizca de sal para mejorar su sabor.

10. Quitar el óxido de la plancha

Si la superficie de la plancha está oxidada o algo rugosa, espolvorea algo de sal en papel de periódico y pon la plancha caliente sobre la sal. En un par de minutos, ¡como nueva!

Fuente: Littlethings