La mayoría de las personas que han tenido que cambiar la funda del edredón alguna vez en su vida han acabado diciendo lo mismo: “esto debería considerarse deporte olímpico”. Sudores y lágrimas costaba cambiar la funda del nórdico, que es pesado y poco manejable. Pero de nuevo, este sufrimiento puede evitarse con la información adecuada.

La vida está llena de trucos que desconocemos, y es cuando vamos descubriendo la otra cara de la moneda que nos percatamos de cuánto hemos sufrido en vano.

Ahora puede parecerte inverosímil, pero espera a ver el vídeo para comprobar cuán fácil era no morir en el intento de ser limpios con la ropa de cama.

Lo primero, extender en la cama la funda del edredón del revés

trucos-cambio-edredon5

Encima de la funda extendemos del mismo modo el edredón, y comenzamos a enrollar desde la parte que está cerrada

trucos-cambio-edredon4

Cuando esté completamente enrollado lo sujetamos por una esquina haciendo que la cara visible del edredón (la decorada) quede arriba

trucos-cambio-edredon8

Si nuestra funda tiene botones, este es el momento de cerrarlos

trucos-cambio-edredon3

Llega el momento de sujetar la esquina opuesta y dar la vuelta al edredón

trucos-cambio-edredon6

Desenrollamos…

trucos-cambio-edredon2

¡Y listo! La funda está perfectamente encajada en el edredón y no hemos sudado ni una gota

trucos-cambio-edredon1

Parece magia, ¿verdad? Pero no es más que habilidad

trucos-cambio-edredon7

Si no te queda del todo claro, el vídeo lo explica a las mil maravillas; todo sea aprender cosas nuevas que eviten morir en el intento

Fuente: Lorraine Lea