El arquitecto Oliver Tanck, del Estudio Fluidlab, ha sido el responsable junto con los arquitectos Baurmann-Dürr, de la increíble reforma de esta vivienda situada en Karlsruhe (Alemania). Él mismo asemeja esta reforma con un coche mediante esta metáfora: “Abrir el ventanal de la terraza es como quitarle la capota a un coche. Se tiene esa maravillosa sensación de ver el cielo y las vistas abarcan toda la ciudad”, dice.

Los propietarios, una pareja con un niño, que vivían en el piso de abajo adquirieron la buhardilla para ampliar su vivienda, de tal forma que tendrían 159 metros cuadrados en total, ya que 55 corresponden al ático. Los desafíos eran complicados: tenían que construir un espacio grande y abierto ya que los espacios eran estrechos y reducidos. Además de, trabajar con las vigas de carga originales y rehabilitar todo aquello que estuviera en mal estado, ya que mucha de la madera estaba podrida.Por otro lado, dotar a la vivienda de un sistema de protección anti-incendios y hacer más espaciosas las habitaciones del piso de abajo.

Así era antes…

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.37.23

Houzz

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.38.30

Houzz

Y así quedó después…

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.38.05

Houzz

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.38.49

Houzz

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.37.33

Houzz

Captura de pantalla 2017-03-10 a las 13.55.34

Houzz

Fuente: Houzz