Cuán tedioso puede ser estar a vueltas con la plancha. Llegas a preguntarte hasta para qué sirve, y sin embargo hay veces que no puedes huir de usarla. Según las obligaciones de nuestro día a día se hará más o menos inevitable, pero está claro que cuando tenemos que usar traje, hay que llevarlo correctamente.

Y eso, por desgracia, implica llevarlo planchado. Muchas veces, además, tenemos que hacer algún viaje o trayecto con el traje en cuestión ya planchado a cuestas. Eso supone que lo llevemos como si transportáramos oro o un cuenco con líquido. Puede que no lo supiéramos, pero sin embargo, llevarlo en la maleta sin que se arrugue es posible.

Solo hay que conocer el truco adecuado y seguir los pasos al pie de la letra. “Todo tiene solución menos la muerte”, y al final va a ser verdad. Porque si esto, que parecía el imposible de los imposibles, se puede lograr, podremos conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

traje-doblado-maleta11

Bastan los dobleces adecuados sobre una superficie lisa para acabar doblando el traje de la forma exacta para que no se arrugue. Puede parecer cosa de magia, pero es tan real como este vídeo explicativo.

No hay que olvidar el toque final, un plástico protector. Y voilà, podremos ir de etiqueta y sin ninguna arruga.

traje-doblado-maleta33

Presta atención, porque cada detalle es importante para llegar a conseguir buenos resultados. Sin duda, uno de los trucos más útiles si usamos traje a menudo.

Fuente: sjlsharp