En la isla alemana Rügen, situada en el mar Báltico, se encuentra el hotel más grande del mundo creado por Hitler pero curiosamente nunca ha sido utilizado.

Se trata de un gran complejo que recorre más de 3 kilómetros de la playa situado a 150 metros del mar. Fue construido entre los años 1936 y 1939 como parte de un plan de los nazis que tenía como objetivo ofrecerles a los trabajadores actividades de ocio y difundir propaganda ideológica.

Actualmente se ha subastado el edificio y ha sido vendido a una empresa privada por 2,2 millones de libras esterlinas que lo reformará para explotarlo.

El complejo se conoce como Prora, aunque los lugareños lo hacen llamar “El Coloso” por su gran tamaño.

Exactamente se encuentra en una bahía entre las regiones Sassnitz y Binz.

Dispone de 10.000 habitaciones pudiendo acoger a 20.000 personas. Absolutamente todas tienen vistas al mar.

Cerca de 9000 trabajadores participaron en la construcción de Prora durante tres años.

Al estallar la II Guerra Mundial, los trabajadores fueron desplazados a fábricas de armas dejando el complejo sin terminar.

El complejo incluye un cine y un teatro, salas de fiesta y piscinas.

Cuando se producían bombardeos por parte de los Aliados, mucha gente de Hamburgo se refugiaba en uno de los bloques.

Al terminar la Guerra, el edificio fue utilizado por los militares de Alemania del Este. Con la caída del muro volvió a quedar vacío.

Prora pertenecía al programa “Kraft durch Freude” que significa “Fuerza a través de la alegría”.

Se pretendía incetivar a los trabajadores con actividades de ocio mientras se difundía propaganda nazi.

El papel de las paredes y mucha infraestructura nos hace viajar en el tiempo para irnos a más de 70 años en el pasado.

Aunque no se terminó del todo, sólo quedaban pequeñas cosas muy banales. Las habitaciones, cocinas y baños estaban prácticamente montadas.

Además del paso del tiempo, las actuaciones de varios vándalos en todos estos años han derruido gran parte del edificio.

Los nuevos dueños del recinto quieren reformarlo para convertirlo en un complejo vacacional moderno.

La idea es construir cientos de apartamentos individuales con cafeterías, discotecas y piscinas.

Fuente: dailymail, ruta-33, viralnova