Tateh Lehibib es un ingeniero saharaui licenciado por la Universidad de Argel que además posee un Máster en Eficiencia Energética. Este joven recibió el premio Personalidad del Año 2016 por el desarrollo de una idea innovadora para mejorar las condiciones de vida de su comunidad, que lleva más de 30 años refugiada. Se trata de construir viviendas con botellas de plástico, un modelo de vivienda alternativo capaz de plantar cara a las altas y duras temperaturas del desierto.

Esta genial idea de viviendas alternativas y sostenibles ha sido apoyada por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que además ha aportado 55.000 euros para construir otras 25 viviendas bajo este diseño. De este modo, se beneficiarán personas con algún tipo de discapacidad, enfermos mentales y familias en situación especialmente vulnerable que habiten en otros campamentos de refugiados de la zona.

Este proyecto de Tateh Lehbib ya ha conquistado a su comunidad, quienes se han implicado en la recogida de botellas para continuar con la construcción de estas viviendas y promover así la sostenibilidad entre la población saharaui. Este joven soñador espera que algún día los refugiados saharauis dejen de serlo y afirma que “el tiempo es lo único que no podemos reciclar”. Asegura que su sueño es construir una vivienda para cada familia de los campamentos, “no quiero vivir toda la vida como refugiado, quiero volver a nuestros territorios con la cabeza alta, pero mientras es mi derecho vivir con dignidad“.

El que ya ha sido apodado como “el loco de las botellas” ha querido utilizar las botellas que se desechaban en estos campos de refugiados para usarlas como cimientos. Las rellena de arena, cemento y tierra con paja, de esta forma se sustituye la tradicional construcción de casas con adobe y techo de chapa que son mucho más vulnerables ante las inundaciones y cuyo interior resulta demasiado caluroso ante las altas temperaturas que se llegan a alcanzar en el desierto, que pueden llegar hasta los 50 grados en algunos meses del año.

Aunque parezca una locura, estas botellas funcionan como un perfecto aislante térmico, el techo ha sido diseñado para favorecer la ventilación gracias a dos ventanas que permiten que el aire corra, lo que hace que la temperatura interior se llegue a reducir al menos 5 grados. Además al elegir construir estas casas en forma de círculo las hace más resistentes a las duras condiciones meteorológicas del desierto, donde son comunes los fuertes vientos y tormentas de arena.

Fuente: EcoInventos

Summary
Este ingeniero ha usado un material que te sorprenderá para construir casas para los refugiados del Sáhara
Article Name
Este ingeniero ha usado un material que te sorprenderá para construir casas para los refugiados del Sáhara
Description
El ingeniero Tateh Lehibib ha diseñado un modelo de vivienda alternativo: construir viviendas con botellas de plástico para los refugiados saharauis.
Author
Publisher Name
Casas increíbles
Publisher Logo