Si crees que tienes falta de espacio en casa, seguro que no pensarás lo mismo después de conocer la isla Migingo, que básicamente es un tumulto de tierra del tamaño de medio campo de fútbol donde habitan más de 130 personas, como imaginaréis, casi unas sobre otras.

Se trata de una minúscula isla que se encuentra en medio del Lago Victoria, el cuál está entre tres países: Kenia, Uganda y Tanzania. Y ha sido precisamente su ubicación lo que ha provocado muchas controversias entre los diferentes países, tantos, que varias guerras han estado a punto de iniciarse.

Es un cúmulo de tierra que no parece tener más importancia, ¿por qué pelearse por algo así? Pues aunque sea un lugar pequeño y pobre, gracias a su ubicación es una fuente de ingresos que ni Kenia ni Uganda quieren rechazar. Desde allí la pesca de perca de Nilo es muy abundante, por eso Uganda siempre ha luchado por exigir ese territorio como propio.

No obstante, hay documentos oficiales desde el año 1926 que marcan Migingo como parte de Kenia, por lo que Uganda finalmente no ha tenido opción de hacerse con esa pequeña isla. Sin embargo, sí que han asegurado que la mayor parte de las aguas del Lago cercanas a esa isla pertenecen a Uganda, que es ahí donde pudiera estar el beneficio económico.

El conflicto ha derivado en que Migingo tenga mucha pobreza y miseria, donde usan el agua del Lago para absolutamente todo: limpiar, cocinar, o como baño. Pero además, también ha derivado en mucha violencia ya que desde entonces son muchos los piratas que hay por la zona. Pese a todo, a día de hoy hay censadas 131 personas, aunque consta que en su momento llegó a haber más de 500 personas, una barbaridad teniendo en cuenta las dimensiones de la isla.

Además de los piratas y la violencia, algunos residentes han declarado que no es fácil vivir allí porque muchos agentes del gobierno piden sobornos. La vida no es fácil en Migingo, pero desde luego es necesaria para todos esos vecinos que necesitan la pesca para subsistir.

Fuente: Gizmodo